Miopes

Miopes

viernes, 13 de abril de 2012

"L'amore è femmina" de Nina Zilli. Laca, amor y fantasía

NINA ZILLI "L'amore è femmina" (Universal, 2012)
7/10
Para aquellos que no conozcan a Maria Chiara Fraschetta, conocida artísticamente como Nina Zilli, quizás deberían saber dos cosas. Una buena y otra mala. La buena es que han dicho de ella que es la Amy Whinehouse italiana. Pensándolo bien, quizás no sea tan bueno. Su estilo se puede asemejar, principalmente en su primer disco, y la estética no anda muy lejos (aunque mucho más saludable, dónde va a parar). La mala es que la Zilli va a representar a Italia en el próximo festival de Eurovision. Depende si eres un fan de este concurso tan...especial, o no. En mi caso, esta participación supone una mancha en el expediente. Una cosa es San Remo, que en Italia es algo muy importante, pero algo muy distinto es la pantomima eurovisiva. Ahora bien, entiendo que siempre se pueden sacar cosas interesantes de dicho festival. En realidad, este escepticismo que presento por Eurovision y Nina Zilli se debe al encasilllamiento que supone. La cantante nacida en Piacenza es mucho más que una rutilante estrella pop que desea abrirse camino por la puerta grande. En sus discos escuchas R&B, soul, ska, reggae...también pop, pero el que nos lleva a las grandes cantantes italianas de los setenta, a Mina, a Patty Pravo, etc. Se hizo muy conocida, incluso fuera de Italia, con su primer EP y su primer disco, Sempre lontano (2010) gracias a ese hit que fue 50mila. Una canción fantástica sacada directamente de los años sesenta e incluida en la banda sonora de Tengo algo que deciros de Ferzan Özpetek. 

Y ahora viene el segundo disco, con el contundente nombre de L'amore è femmina. En general, un disco que no me ha enamorado, al menos no de sus canciones. Otra cosa es la interpretación de la Zilli, que es espectacular. Son temas más pop, aunque también hay cierta experimentación, sin tampoco venirnos demasiado arriba, con una influencia mucho mayor de Mina. Se deja a un lado aquí a la cantante favorita de Nina Zilli, la otra gran Nina, Nina Simone. Canciones ligeras, con estribillos fáciles, arreglos musicales con sello retro, ideales para escuchar de fondo, pero quizás no dejarán la marca que debiera alguien tan apasionado por la música y con tanto talento. 

Se abre el disco con Per le strade, el tema más pop de todo el álbum, pero siempre dentro de la línea de la tradición italiana. Per sempre es el segundo corte, y si se puede decir algo así de alguien tan jove, es una canción marca de la casa. La voz profunda de Nina va subiendo para un estribillo emocionante, cargado de fuerza que te transporta a otra época. Una notte sería un tema que continuaría con la línea de Amy. También dentro del soul más light con unos arreglos años setenta. L'inverno all'improvviso es una canción muy elegante, con otro gran estribillo y unos arreglos muy atractivos. Pero acusa la repetición y la monotonía que están presentes a lo largo del disco. La felicità es una de las mejores interpretaciones del disco, un tema lento que te va atrapando a cada escucha. L'amore è femmina es el tema con el que va a ir a Eurovision. Entiendo por qué, unos coros más rock que el resto del disco, unas guitarras algo más presentes. Seguro que es una canción pegadiza, algo repetitiva también. Piangone le viole es otro de los cortes "modernos", una canción que entra fácil, muy pegadiza. Non qui empieza con unos arreglos orquestales que le dan un toque a banda sonora clásica de James Bond, etapa Roger Moore, me temo. Un pequeño cambio lo tenemos en La casa sull'albero, el tema blues del disco: "siamo condannati a far la spesa solo il sabbato in un centro commerciale fuori città", poesía urbana de actualidad que diría aquel. Anna tiene esas guitarras que tan bien entrarían en Pulp Fiction. Un'altra estate es totalmente italiana. Te imaginas a a una Rita Pavone interpretando perfectamente esta canción tan vintage. Y sin embargo también te puede hacer pensar a Madness en cierto modo. Y finalmente, tenemos Lasciatemi dormire, otro tema muy ligero que invita al buen tiempo y a echarse una siesta sin contemplaciones. En definitiva, un conjunto de canciones pegadizas, agradables, incluso bonitas...es decir, un poco sosas. La Zilli puede hacerlo mucho mejor.



2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Joder, pues la chica tiene buen aspecto, habrá que echarle un ojo, musicalmente hablando, porque si es la Amy italiana, tendrá un vozarrón. Un abrazo amigo.

Antò dijo...

Sí que tiene talento, aparte de ser mona. Lástima que se vaya a estropear me parece a mí. Lo comercial tira siempre. ¡Un abrazo!