Miopes

Miopes

martes, 13 de marzo de 2012

Litfiba para las nuevas huestes desencantadas: "Grande Nazione"

LITFIBA "Grande Nazione" (2012)
6/10
Hablar hoy en día, e incluso ya hace unos cuantos años, de Litfiba, es hablar de Piero Pelù y Ghigo Rezulli. Con tantos cambios de formación, esta pareja de viejos zorros son Litfiba. Una de las formaciones más importantes de la década de los ochenta y noventa en Italia, una de esas bandas de culto que se vieron condenadas a desaparecer para no morir de éxito. La banda siempre tendrá su rinconcito en mi corazón lingüístico, ya que fue con unas cassettes mal grabadas de sus discos Terremoto y Litfiba 3, con las que empecé mi relación con el italiano. Sí, algunos podrían haber empezado con una simpática y sonriente moza genovesa, pero yo iba de underground. Canciones influenciadas por el punk pero sobre todo por el movimiento new wave. Más cerca a unos The Cure pasados por la batidora de los sonidos más latinos, muy de moda por la época tanto en Francia como en Italia, la voz tan reconocible de Piero Pelù, su estilo tan particular a la hora de interpretar. El compositor y alma del grupo, "Ghigo" Renzulli atraido al rock duro más clásico de bandas de origen punk como los Buzzcocks. No era música de un acceso inmediato, estaban muy lejos de una comercialidad evidente, sus primeros EPs fueron más bien experimentos musicales incluidos en el trasvase artístico que suponía la banda sonora de un espectáculo teatral llamado Eneide di Krypton. Mucho tiempo ha pasado, el estilo se ha diversificado, los miembros han ido cambiando, Piero Pelù ha tenido su etapa mainstream (siempre a su modo) y ahora, tras un regreso en forma de recopilatorio hace un par de años, han vuelto con un buen disco de rock básico y contundente llamado Grande Nazione.


¿Y cómo suena un disco de Litfiba en estos tiempos tan convulsos? Una cosa está clara, sus letras siempre han sido muy simples y repetitivas (ideal para el aprendizaje, aburridas para el oyente nativo). Tenían su aquel en los 90, dejándose llevar por el espíritu de la época, pero hoy en día pueden cansar a ratos. El estilo narcisista de Pelù no ayuda tampoco. Un ejemplo de esto lo encontramos en el tema "Squalo". Una vez y ya cansa, es de lo peor del disco junto con "Brado", donde hay un intento de rap o vete a saber qué es. En realidad solo salvo cinco canciones de todo el disco, pero es que considero que son muy buenas. "Elettrica" con un potente estilo que sí recuerda a los ochenta más new wave, incluso me lleva a pensar a unos Radio Futura de la Escuela de Calor. Cosas mías. "Luna Dark" me recuerda a los Echo and the Bunnymen. Tiene una atmósfera que mantiene un misterio y que resulta atractiva, con una potente línea de guitarras a cargo de Renzulli. Me gusta especialmente el tema "Grande Nazione", esa revisión de la Italia malherida de la actualidad. Los Litfiba siempre han querido ser un espejo de la sociedad que les rodeaba, algo así como un grupo agitaconsciencias, no siempre con éxito, convirtiéndose en parodia de sí mismos. "Fiesta tosta" es el tema inicial que pone las cosas en su sitio. Lo mejor del disco es la cuidada producción y lo potente que suena cada tema. Una base rítmica espectacular y unos riffs muy acertadas que hacen el disco no se haga para nada pesado, algo que con el bueno de Piero Pelù, sinceramente, a veces pasa. Este disco ha levantado muchos expectativas. Era el regreso de una de las bandas más afamadas de la historia del rock itálico, no era para menos. No es el mejor disco de la historia, claro que no, pero es mucho mejor de lo que podríamos esperar. A disfrutar sin prejuicios (y sin comparar, ¡lo pasado pasado está!).





Y para aquellos que no conocían a Litfiba, pongo uno de sus temas clásicos, ojo al video con torero y todo.