Miopes

Miopes

martes, 28 de febrero de 2012

The Artist: El tiempo la pondrá en su sitio

THE ARTIST (2011)
7 / 10
Ya está. A The Artist le han dado los parabienes definitivos y es la ganadora de los Oscars en la gala de ayer. Y todas las tirrias que las envidias suelen remover están creciendo como las setas. Como toda buena sorpresa, muchos empiezan a verlo como un bluff, como un truco de marketing (muy bueno) ayudado por una apuesta original y la simpatía del público. Quizás 10 años antes, esta misma película hubiera pasado inadvertida, pero ha caído en gracia y este año es el año de The Artist. 

Me gustó la película del desconocido Michel Hazanavicius. Un proyecto de siete años, pensado hasta el mínimo detalle y donde participa como gran gancho el simpático Jean Dujardin, ahora oscarizado. ¿Quién iba a pensar algo así cuando veíamos la serie Un gars, une fille o los bodrios tipo Mariages? Sí, las películas en las que homenajea al agente secreto clásico, bajo el nombre de OSS 117 o aquella de Le Convoyeur estaban bastante bien, pero no lo veía de otra manera como un chaval majete más dedicado a lucir sonrisa socarrona que a actuar con mayúsculas. Y ahí lo tienes, con su estatuilla. Pero volviendo al tema inicial, me gustó esta película, no tanto por Dujardin como por el resto del elenco, lo curioso del experimento, un regreso al origen del cine pero sin olvidar que estamos en el 2012. Pero aún con todo, no creo que ésta fuera la mejor película del año, algo que no es de extrañar. Nunca estoy de acuerdo con que una película se convierta en la mejor del año de forma absoluta. Pensemos en algunas de las ganadoras de estos últimos años: Slumdog Millionaire (2009), No country for old men (2008), Chicago (2002), Una mente maravillosa (2001), Shakespeare in love (1998), etc. ¿De verdad pondríamos de forma unánime estas películas entre las mejores de los últimos años?

Hace poco oí un periodista cuyo nombre no recuerdo, comentando que no recordamos las películas que ésta homenajea. Si así lo hubiéramos hecho, no la apreciaríamos tanto. Puede ser. Pero el punto fuerte de esta película es recoger con tanto acierto el espíritu naïf de aquellos años. Grandes escenarios, estrellas rutilantes consideradas quasidivinas, el público enamorado, los tiempos del cambio al sonido, la criba que eso supuso. Hay muchos detalles que hacen de The Artist un experimento muy interesante que se merece un gran reconocimiento. Los actores se vuelven mucho más expresivos por la falta de sonido, sin duda, sus gestos nos parecen más grandes, más irreales, pero por otro lado tenemos momentos extraordinarios, de gran plasticidad, algo imposible con palabras. La escena en la que Peppy Miller (Bérénice Béjo) fantasea con la americana de George Valentin (Dujardin), o la conversación de Peppy con el personaje de Malcolm McDowell. O también su encuentro (segundo) con el propio Valentin, enfrentados en un baile sin saber quienes eran cada uno. Y todo ello aderezado con la ausencia de voz, a veces hasta de música. La escena en la que Valentin descubre el sonido es de gran fuerza visual (y sonora). Sí creo que The Artist no pasará el juicio del tiempo tan bien como otras, pero las buenas vibraciones que transmite, la alegría que contagia y las buenas actuaciones de esos magníficos secundarios junto con un gran dirección hacen que el Oscar no sea algo tan raro. No estoy de acuerdo, pero tampoco me parece algo tan extraño. Al fin y al cabo estamos hablando de una comedia: ¿cuántas comedias han ganado en los últimos veinte años? ¿Cuántas comedias han ganado? Pues por qué no premiar algo tan distinto como The Artist.

P. D. Me encanta Béréncie Béjo. Ahí lo dejo.

2 comentarios:

Renaissance dijo...

No sé si me valdría como "recordar" las películas mudas que he visto, porque voy más por el cine europeo y el expresionismo alemán (la cabra tira al monte), pero The Artist me ha parecido un ejercicio visual muy bonito y cuidado, aunque de argumento, más allá del homenaje al cine de entretenimiento de los años veinte, se queda un poco corto. Hay que saber un poco el típo de película que es, y desde luego, me ha parecido algo más honesta que cosas como El arbol de la vida.

Carmen dijo...

No puedo opinar, no la he visto pero inicialmente me atrae mucho. El trailer me ha parecido precioso...
Besos,