Miopes

Miopes

sábado, 19 de noviembre de 2011

Crossed, de Garth Ennis y Jacen Burrows.

Garth Ennis podrá gustarte más o menos, pero al lector de cómic novato le puede suponer un auténtico "destroyer". Sus guiones no dejan indiferente a nadie, tiene una forma de narrar historias que te hacen perder la fé en la especie humana. Tanto en Preacher como en The Boys ya hemos visto parte de la habilidad narrativa de Ennis, pero aquí en Crossed, el tipo roza el nihilismo, cuando no se mete de lleno. Aquí cuenta con la espectacular ayuda del dibujante Jacen Burrows que ya había trabajado con Ennis en Chronicles of Wormwood. Todo ello amparado por Avatar Press, mejor lugar no había para albergar semejante locura.

El mundo se ha vuelto loco, una vez más. Un grupo de supervivientes intenta escapar a través de un escenario terrible. Una plaga vuelve a los seres humanos animales sin ningún tipo de raciocinio que no sea el de la cruelda. Es como si todos los instintos más bajos estuvieran sin control, siendo la lujuria y la violencia asesina los predominantes. Stan, Kelly y Thomas se unirán a la dura Cindy y a su hijo para escapar como sea, preguntándose qué está pasando. A su alrededor, imágenes de violaciones, mutilaciones, el horror más absoluto. Pronto se darán cuenta que mediante los fluidos la plaga se propaga y es lo que están buscando, de una manera desordenada en un principio, mucho más controlada después, pero siempre salvaje. El grupo de supervivientes pasará por un auténtico calvario a lo largo de los nueve números que conforman esta primera serie (la única que tiene a Ennis como guionista), teniendo como objetivo el llegar a Alaska en la creencia que allí tendrán una oportunidad. 

No es difícil ver como esta historia se enmarca dentro de la oleada zombie que estamos viviendo, en todos sus formatos. Si cabe, estos "crossed" de Ennis y Burrows me parecen aún más terribles que los propios zombies. El muerto viviente es una deformación del ser humano, terrible y perturbadora, pero tú no tienes porqué ver su "humanidad". Ennis nos presenta aquí unos seres terribles, sin remordimientos, sin sentimientos, pero de apariencia espantosamente humana. Vemos estos seres como un reflejo de nosotros mismos con todas nuestras perversiones expuestas en nuestro propio rostro con esa terrible cruz de sangre y pus. No hay treguas, no hay descanso, los autores nos ofrecen una visión apocalíptica del mundo y sin esperanzas. Llega un momento en la narración que los supervivientes empiezan a plantearse la vieja diatriba en este tipo de historias llamadas "survival": ¿tenemos derecho a seguir viviendo cuando una raza superior nos están extinguiendo, no es eso la evolución? 


No es un cómic para gente sensible. Cada portada viene seguida de otra de una crueldad hiriente. No se escapa nadie de la posibilidad de ser masacrado, y no hay contemplaciones en el guión tampoco. La historia es tan simple como parece, es un corre que te pillo contínuo. Salpicado, eso sí, con jugosos flashbacks y suculentas confesiones fuera de lo común, que crean un retrato bastante colorido de los protagonitas. Hay imágenes que se te quedan en la memoria mucho tiempo, quizás demasiado. El empleo del gore está sobreexplotado, creo que una vez puesta en marcha, la historia no necesitaba tanta carga de violencia para continuar, aunque eso irá en gustos imagino. Al final te quedas con una historia contundente, sin demasiados matices, que te deja algo frío al final, si bien no creo que fuera la intención del autor el hacerlo de otra manera. Hay que recordar que ya hay cuatro series de Crossed. Family Values, 3D y Psychopath. Son historias paralelas a la de Ennis, que transcurre unos diez meses después del primer brote, pero no mantienen ninguna continuidad en la trama. Por cierto, el año pasado se dijo que se iba a hacer una película con Kevin Spacey. No sé nada del proyecto, pero no lo veo. Creo que no hay película, y menos mainstream, que pueda transmitir tan fielmente lo que Crossed nos cuenta. Para el que disfrute del cómic sin grandes pretensiones, pero con buen estómago.




2 comentarios:

Renaissance dijo...

De Garth Ennis había leído War Stories y alguno de Predicador, que en su día me parecieron bastante bestias, con mala idea, y que se pasaban el moribundo comics code por el forro. Y, en estos días en los que los muertos vivientes son la moda (desde series, novelas malas, hasta páginas de facebook en plan "yo también quiero que haya una invasión zombie"), me resulta más inquietante una visión como la que se empezó en 28 días después o esta misma.
(De hecho, mi prima de cinco años solucionó la diferencia explicándonos un día: "yo a los zombies no les tengo miedo ¡corro más que ellos!")

Antò dijo...

Sí, pero es que los infectados de Ennis son del estilo 28 días con plus de sadismo. La tercera parte que estoy leyendo me está pareciendo pelín nauseabunda...por otro tu sobrina tiene toda la razón !