Miopes

Miopes

domingo, 13 de noviembre de 2011

Criadas y señoras (The help), tan clásica como efectiva

7/10

Una de esas películas que sabemos que les va a ir bien en esta carrera que son los oscars. Hay mejores películas (y peores, muchas además), pero Criadas y señoras (The help) tiene todas las características de ese tipo de producciones que encajan como un guante en el gusto de los académicos desde el principio de los tiempos. No he tenido ocasión de leer la novela de Kathryn Stockett, ignoro el grado de fidelidad que habrá guardado el director y guionista (y actor) Tate Taylor, pero éste ha confeccionado una historia muy emotiva que te engancha desde el principio.

En una ciudad del estado de Mississippi nos encontramos con las historias de unas criadas negras en el seno de familias blancas, de las llamadas, de bien. Es el principio de los años sesenta, los Estados Unidos están preparándose para una década de cambios políticos y sociales, y este estado clave en la América más profunda sigue manteniendo unas reglas muy estrictas que están condenadas a desaparecer. Es la historia de estas criadas negras que se dedicaron a llevar las casas de los blancos, lo que incluía la cría de los hijos. La parte más dolorosa no venía del trato, en demasiadas ocasiones, vejatorio que recibían de sus jefes, sino quizás del olvido en el que caían estos niños blancos una vez que crecían con tal de seguir manteniendo unos roles sociales ya tan fijados. Es la historia de Aibileen y Minny dos criadas decididas a colaborar con Skeeter en su intención de escribir un libro sobre las vidas de todo ese "servicio". Skeeter representa el cambio generacional entre las mujeres blancas, independiente y con pensamiento propio, no quiere prestarse al juego social al que todos la quieren someter. 

Hay muchas cosas que destacar en The help, no cabe duda. Desde el cartel vemos que va a ser una película colorista (nada de chistes malos), llena de luz como corresponde a un estado del sur por supuesto. Un vestuario realmente lucido en unas actrices que destacan en casi todos los papeles. Los sesenta son muy cinematográficos, los sesenta americanos, claro. Si obviamos los conflictos armados, los magnicidios y las revoluciones sociales...los sesenta son perfectos. Buena música, peinados espectaculares, entallados vestidos con curvas, pero curvas de verdad...un placer. Junto con todos esos detallitos, tenemos una trama que desarrolla una historia conmovedora, un poco sensiblera a ratos, inverosímil en otros, pero que a poco que te dejes llevar, se disfruta. Lo mejor no es la trama, que tiene algún que otro altibajo y que parece contada a tirones. Parece que los eventos van ocurriendo solos, sin un nudo que los una. Quizás el adaptar una novela tenga esos incovenientes, o quizás simplemente una historia más trabajada hubiese sido demasiado larga y sería un pecado que tantos detalles tan interesantes se perdieran. En el dvd habrá escenas eliminadas, quizás den un poco más de coherencia.

Pero, de nuevo, lo mejor de esta historia son sus personajes, sus personajes femeninos. Los masculinos, como no podría ser de otra manera, son meros comparsas. Aibileen Clark (Viola Davis) es personaje que inicia la historia, su tranquilidad y su prudencia son esenciales para seguir con su vida, a veces convulsionada por la aparición de ese terremoto emocional que es Minny Jackson (Octavia Spencer), puede tener los mejores momentos de la película seguramente. Entre las "señoras" están Bryce Dallas Howard en el papel de Hilly Holbrook, alguien a la que se puede facilmente odiar, aunque pronto te das cuenta de que no es otra cosa más que una víctima de su propia vida. Otro peculiar personaje es Celia Foote (Jessica Chastain), marginada por el selecto grupo de señoras bien de la ciudad que lucha por integrarse aún a riesgo de su propia salud. Celia es de los personajes que mejor crece durante la película, para mi gusto. Y tenemos a Skeeter (Enma Stone), la protogonista y símbolo del cambio. Además, muchos personajes secundarios que van y vienen con diferente suerte. A mi me gusta especialmente el de Mary Steenburgen en el papel de la editora Elain Stein, siempre al teléfono e implecablemente vestida animando a Skeeter a que de el gran paso. 

Y sí me ha gustado Emma Stone, a pesar de no ser una actriz que me enamore. Me ha parecido divertido esa forma de caminar, tan antinatural y, claro, poco femenina. Es cierto que sí le va ese tipo de personaje que no encaja. Bryce Dallas Howard está muy bien como mujer insoportable que esclaviza a quién le rodea. La nueva estrella Jessica Chastain gana enteros haciendo un personaje tan aparentemente vacío como Celia, llenándolo de humanidad y hasta de gracia. El personaje de Minny es un regalo, llevando de la risa al drama en un segundo, mientras que Aibileen es el equilibrio. Está condimentada esta película con todo tipo de salsas y especias, pero creo que con la que nos quedamos todos es la de la esperanza en que los tiempos cambian, sobre todo cuando decidimos cambiarlos. 

P.D. El trabajo del director no ha sido especialmente destacable, su montaje final me ha parecido lo peor de toda la película, así que tendrá que ponerse las pilas para una próxima vez. También es verdad que manejar tal cantidad de presupuesto y de personal no debe ser nada fácil. Una cosa que me ha gustado mucho es el principio de la cinta. Aparece una libreta de notas, la de Skeeter, y una mano escribe "The help", no hay más títulos de crédito hasta el final. Me pareció un detalle magnífico.




5 comentarios:

Carmen dijo...

Me muero por ver la película, pero no para disfrutarla sino con la pérfida intención de tener por donde atacar. Es que tengo una de prejuicios contra ella... A lo mejor, finalmente salgo con las oreja gachas y convencida. Ya te contaré...
Besines,

Antò dijo...

¿Lo de los prejuicios es por haber leído ya la novela o por no creerte la historia criada buena-señora mala? Lo digo porque en algunas escenas de la película llega a irritar que todo sea tan maniqueo. ¿O será porque estás en contra del exceso de laca de aquella época? No me extrañaría nada....No sé si te gustará, entretiene porque tiene un buen ritmo, pero no es un clásico moderno para nada. Tampoco creo que el libro me enganchara demasiado, sinceramente. Este tipo de historias con sabor a best-seller tan evidente me tira para atrás. ¿Debería darle una oportunidad? Besicos

Sergio Klos dijo...

Hola Antò:
Me estreno como lector tuyo y he elegido tu crítica sobre The Help, después de leerla me has creado el interés de ver la película. Seguro que no quieres dedicarte a esto a un nivel más profesional?
Un abrazo,
El marido de tu sister

Antò dijo...

Gracias Sergio por esos comentarios que me obligarán a pagarte algo la próxima vez que te vea...¿profesional? Qué va, son bastante normalitos, alguna que otra entrada me ha salido apañada pero la media es tirando a charla de bar. Que bueno, se trataba de eso...Un abrazo!

Tiendas Muebles dijo...

Yo sólo he visto la película, no leí el libro. Y la película es interesante (por momentos me recordaba a la gran Tomates Verdes Fritos), aunque desde mi punto de vista, demasiado pastelona (en todos los sentidos posibles). La excusa que pone para denunciar el racismo (creo que para eso no hace falta excusa) de que el servicio utilice un cuarto de baño distinto al de los dueño de la casa, flojea un poco. Hay miles de motivos de mayor peso y menos comprensibles. Es cierto que si alguien es bueno para cuidar de tus hijos, también debería serlo para hacer sus necesidades en tu excusado, pero ¡cuanta gente no hay que es incapaz de hacer nada en un baño público o fuera de su propia casa!. Mucho más importante me parece y, apenas se esboza, el hecho de acusar a las criadas negras de robar, por ejemplo.