Miopes

Miopes

sábado, 26 de noviembre de 2011

Attack the block

6,5 / 10
Si me entero yo, como buen amante del cine ochentero, que hay una película donde unos chicos malos malotes, pobres ovejas descarriadas, de la periferia londinense son atacadas por unos seres alienígenas de implacable actitud y voraz apetito, entro en crisis orgásmica. ¿Pero no eso la temática de los Critters? Pero en los Critters no había malos malotes, solo gente sana del campo, creo. Aquí tenemos a la chusma abandonada de las afueras enfrentándose contra aliens despiadados. Muchos además. La ciudad se hunde, la hecatombe de la civilización, y nos salvan unos descarriados. Espera, eso lo hemos vista ya. Sí, y nos sigue gustando. 

La cosa no empieza muy bien. No podemos simpatizar con un grupo de chavales que rodean a una indefensa y agradable señorita, Sam (Jodie Whittaker) en medio de la noche, robando a base de miedo y amenazando con una agresión sexual. No señor, así no te puedes convertir en un héroe de barrio. Pero ahí los tenemos, un grupo de delincuentes de poca monta con su pequeño botín. Fantaseando con sus hazañas, tienen la suerte de encontrarse con una extraña y agresiva criatura a la que matan. No saben qué es, un perro, un mono...pero se la llevan, un poco para que alguien les diga lo que es, un mucho para exhibirse. Encerrados en un bloque de viviendas de lo más claustrofóbico, descubren que el bichito en cuestión no está solo y muchos amiguitos han venido a hacérsela pasar canutas. Ahí tenemos un grupo de personajes de lo más variopinto que deben hacer frente común a semejantes criaturas. Y todo en apenas hora y media. Como debe ser.



No pretende esta película ser un nuevo Alien para las generaciones venideras, la tensión, que la hay, es más efectista que real. Mucha pose, mucha posturita, mucha frase hecha para definir al personaje. No, no voy a decir que haya sido la mejor película del año. Pero sí ha sido divertida. Lo mejor de todo es como el director maneja un grupo de chavales tan diferentes, con actores más conocidos y, sobre todo, como filma las escenas de acción en un esa zona de bloques, fría como un laberinto de cemento. Me han encantado todas esas secuencias de persecución a pie, en coche, en bicicleta...muy conseguidas. Las actuaciones están bien, es decir, en una película donde se pasan la mitad de la película con un bate de baseball en la mano (de cricket hubiera sido demasiado british...) amén de otras contundentes armas de cuerpo a cuerpo, o bien los personajes están fumados, qué se puede pedir más...bastante es que la acción no decae y tiene ciertos momentos de distensión. Pero ojo, esto de comedia adolescente nada, salvo algunos momentos de humor, el ambiente de toda la trama es más bien oscuro. En consonancia con todo esa nueva generación que estamos viendo de adolescentes descreídos, que piensan que The Goonies es demasiado infantil (y, sin embargo, se mueren por Twilight cuánta incoherencia junta). Hay muchos cabos sueltos, hay momentos en que la historia no tiene interés y sólo quieres que aparezcan los invasores y desmembren a algún personaje, pero aún así, es muy divertida y se pasa volando. Me vale. 

P.D. Además, la estética de los bichitos alienígenas está más que bien, simple pero efectiva.

P.D. (2) Había olvidado mencionar la urbana banda sonora a cargo de los Basement Jaxx. Otros que se unen al grupo de bandas de electro que se meten a eso de las bandas sonoras.  Ya tenemos algún ejemplo este año: Daft Punk con Tron: Legacy, The Chemical Brothers con Hanna. Es una banda sonora creada para la película y sirve más de acompañamiento que como otra cosa. Funciona bien, pero no llega a las de los dos citados anteriormente. ¡Ojo! Este video tiene spoilers muy muy importantes.




1 comentario:

Renaissance dijo...

Otra vez te has adelantado a las películas que tengo pendiente (¡y todavía me queda Paul por terminar!) Encima, en esta sale Nick Frost otra vez. Cómo se le echa de menos al trío que formaba con Pegg y Wright.

Y sí, yo también creo que los chavales hoy, en cuanto a ocio, andan un poco desorientados. En tiempos creía que Una pandilla alucinante era una pasada por tener monstruos.