Miopes

Miopes

jueves, 6 de octubre de 2011

Jobs

Hoy ha muerto Steve Jobs. Todo el mundo lo sabe ya, incluso aquellos que no saben (sabían) quien era Steve Jobs. En diferentes medios leo que fue un visionario, un genio creado a sí mismo. Y que gracias al co-fundador de Apple, el mundo es un lugar mejor. Hemos cambiado la forma de ver, de escuchar de leer, diría que incluso de sentir. Nuestras relaciones personales no son las mismas que las de nuestros padres, que digo, que las de nuestros hermanos mayores. Así pues, descanse en paz este hombre, que nunca supe si fue un buen hombre, o simplemente alguien ambicioso decidido a conseguir lo que quería y como lo quería. No recuerdo un despliegue de cariño y respeto a nivel mundial tan enorme en mucho tiempo, al menos no por un multimillonario.
    Como algunos otros, no estaba yo muy familiarizado con la figura de Jobs, tampoco he tenido nunca sus productos en mi mano. Nada de iPad, ni iPhone ni Macintosh ni nada con manzana cerca. Pero no me hace falta para entender la grandeza de un ser humano como éste. Sus citas se están convirtiendo en los aforismos que nos acompañarán en los años venideros. Viendo no hace mucho la película Con derecho a roce (Friends with Benefits), encontramos una prueba evidente de lo que Jobs ha transformado la sociedad. Los móviles tienen un papel preponderante, básico diría, pero es que cuando los protagonista se ponen a jurar sobre una biblia que está en la pantalla del iPad...a eso llamo yo cambio. 

Jobs no fue un ingeniero ni un economista, y sin embargo estaba rodeado de ellos. He oído que abandonaba reuniones donde se barajaban cantidades estratosféricas para pasar días enteros con sus ingenieros a los que exprimía hasta las lágrimas. No tendría la formación pero tuvo el instinto y el trabajo  para destrozar nuestras visiones del futuro.  El resultado está por todas partes, a lo mejor esta misma entrada se está leyendo desde uno de esos inventos inimaginables. Lo dicho, descanse en paz.

5 comentarios:

Renaissance dijo...

Es curioso, siendo un magnate como fue, y ambicioso como solo puede serlo alguien que ha llegado a la cima, fue un personaje mucho más respetado de lo que llegó a serlo Bill Gates en toda su vida. Quizá precisamente por esa visión suya de querer las cosas a su manera y que funcionaran por sus propios medios, en lugar de intentar alcanzar el monopolio por todos los medios.

Si no estás familiarizado con sus productos...bueno, es que pocos lo están (a mí, por lo menos, me hace mucho más servicio un mp3 de 40 euros que aprender a manejar un Itunes), especialmente con los de gama alta...Porque a ver quien junta hoy 600 euros para un Ipad.

Reyhan dijo...

Creo que lo que ha llegado a la gente de este hombre es que fue una persona que siempre creyó en sus ideas y puso la carne en el asador para conseguir sus objetivos. No pienso que sin conocerle podamos decir si era una buena persona o no, pero sí que fue alguien que consiguió sus metas en la vida, siempre arriesgó y aprendió del fracaso.

Ahora que ha muerto seguro que se exagera mucho su persona - de hecho, ya está ocurriendo - y al final ya no sabremos que es verdad y qué no, y será el Kurt Cobain de la informática.

Antò dijo...

Exacto Renaissance, teniendo un mp3 de gama media por una cuarta parte que cualquier iCosa no me hizo adentrarme mucho en su mundo. Y lo de Gates me hace pensar, el tipo destina dinero a todo tipo de ongs y demás (quizás por beneficios fiscales) y sin embargo nadie piensa que es un icono y un modelo a seguir. De todas formas, estas altas esferas se escapan a mi raciocinio. Un saludo

Andrés dijo...

Pues yo no entiendo porqué se le ha dado tanta importancia a este hombre realmente, aunque suene algo desalmado o una falta de respeto por una persona que ha muerto.

Tengo la sensación de que si no hubiese existido él, otra persona hubiese hecho su mismo trabajo.

Cuando trabajaba en Atari le dijeron que el tablero de circuitos del juego Breakout era muy grande, y que le darían 100 dólares por cada circuito que eliminara. Como Steve no entendía de estas cosas, le dijo a Steve Wozniack de qué se trataba el asunto y, sabiendo que Woz es un ingeniero maravilloso, le prometió la mitad del dinero por cada circuito que eliminara.

No sé, dicen que su virtud fue rodearse de personas inteligentes a las que él les exigía un trabajo perfecto.

En fin, que no veo tanto mérito cuando lo único que hizo fue forrarse con sus negocios. Si alguien gana dinero, es un mérito que existe, pero que a mi personalmente no me afecta.

Bueno, todo esto lo hablo sin mucho conocimiento de causa, pero es lo que veo a simple vista, como que se ha sobrevalorado su figura.

Saludos.

Antò dijo...

Gracias por la aportación, Andrés. Creo que hay muchas clases de inteligencia, y algunas están mejor vistas que otras. Este hombre sabía tratar a la gente, aunque fuera para su propio beneficio. Tampoco me parece una persona excepcional, al menos no más excepcional que el dueño de Zara y nadie lo ensalza de esa manera. Un saludo