Miopes

Miopes

sábado, 17 de septiembre de 2011

"21" Adele

9/10
Adele Adkins tiene solo dos discos (19 y 21), pero ya la comparan con las más grandes voces del soul. Quizás sea exagerado, algo parecido le pasó a la tristemente fallecida Amy Whinehouse, todo el mundo quiso colocarla en un lugar en el que aún no había llegado. Pero como Amy, Adele tiene madera para llegar muy lejos. Sus canciones (que ella escribe, punto importante) son populares y además recibe el deseado apoyo de crítica y público. Su primer disco, 19, grabado con apenas la edad que indica el título, tiene temas brillantes como los primeros Daydreamer o el superéxtio Chasing pavements. Dos años después saca un disco aún mejor, con muchas más influencias e incluso mejor escrito. Uno de los discos del año, que tiene el "privilegio" de sonar en las radiofórmulas y en las independientes. Cierto es que Adele puede cantar en los premios MTV, pero su calidad indiscutible y esa pose de dura fragilidad le hacen atractiva a un público realmente variado. 
  Nacida en 1988 en Tottenham, Londres, dice en una entrevista que tuvo que dejar su colegio porque su escuela secundaria era bastante dura y tenía como principal ambición que "las alumnas no se quedaran embarazadas", por eso se fue a The Brit School en Croydon, lugar donde también habían estudiado Kate Nash, o la propia Amy. Dice que su gran inspiración llegó con su vecina de habitación Shingai Shoniwa, cantante de The Noisettes, que la convenció para crear sus propias canciones en lugar de "ir cantando versiones de Destiny's Child". Tiene una voz desgarradora, llena de emoción, que tiende a dejarse llevar por éstas consiguiendo quizás un sonido menos limpio, pero mucho más sensual. Una artista diferente, el otro día viéndola en los premios MTV uno se preguntaba que pintaba con todos esos fashion victims. Cierto es que no encaja con el prototipo de las Pussycat Dolls (menos mal), pero como ella dice "no hace falta tener una talla cero para estar guapa". También dice en una entrevista que le "encanta el culo y las tetas de Katy Perry, realmente le encantan. Pero no hace música para los ojos, sino para los oídos". Ah, ¿pero todavía se hace música así? Desde luego.

21 empieza con ese tema tan escuchado este año, Rolling in the deep. Un blues, marcado por un ritmo repetitivo que te engancha mostrando el poderío vocal de Adele. Rumor has it tiene una fantástica percusión, Phil Spector estaría contentísimo. Es un tema más soul, de hecho a lo largo del álbum, el soul, el blues, el jazz, el rythm and blues o incluso el pop van mezclándose con toda tranquilidad. Turning tables es una balada que emociona, sobre piano y ligeros arreglos de viento, la degarradora voz de Adele realmente te llega a atrapar. La temática de sus composiciones es la del amor, principalmente el amor roto que se resiste a partir. Hemos escuchado muchas veces lo mismo, es cierto, pero no es motivo para que deje de electrizarte. Don't you remember, una de las más flojas, si es que se puede decir algo así, tiene reminiscencias más pop, casi country-rock. A ratos me puede recordar a una Faith Hill cualquiera, con un estribillo que se me hace muy empalagoso y pesado. Set fire to the rain es otro de los puntos fuertes del álbum, una balada con tintes épicos, donde Adele vuelve a dejarse llevar. Take it all puede recordar a una Carole King más soul, con unos coros gospel que le dan un toque especial. I'll be waiting es uno de mis temas favoritos. Nada especial, pero la voz de Adele aquí es más soul que nunca, y los arreglos de viento y cuerda son totalmente soul. Una canción que recuerda a su admirada Jill Scott. Donde se deja la piel es en Someone like you, realmente te pone la carne de gallina. Lovesong es otra canción de amor desesperado, la guitarra me hace pensar en el folk latino, de la música tradicional brasileña. Termina el disco con I found a boy, donde se luce absolutamente. Un disco esencialmente pop, dice la propia Adele, pero que gustará a aquellos que amen la música soul, o sea, a todas las personas coherentes y de bien.




P.D. Me he fijado que hay una versión del Rolling in the deep hecha por Linkin Park, no son santo de mi devoción, pero tengo que reconocer que hay que tener lo que hay que tener para cantarla solo con un piano (y un público entregado, eso sí).

2 comentarios:

sergio dijo...

MUY BUENA RESEÑA, SR MIOPE, GRACIAS!

Antò dijo...

Muchas gracias, Sergio, pero no hay por qué darlas. ¿Te gusta Adele o te parece un poco flor de un día (de dos en este caso)?