Miopes

Miopes

jueves, 21 de julio de 2011

The Proposition, el western de la década

10/10
"I will civilise this land". Esta frase es repetida por el Capitán Stanley (Ray Winstone) al principio de la película. Necesita tener claro sus prioridades. Esa tierra que trata de civilizar no es otra que Australia, a finales del siglo XIX, siendo ésta una inmensa colonia del Imperio Británico a la que había colonizar a base de integrar a la población local o masacrarla. Los aborígenes, a los que los europeos llamaban directamente "negros". Australia se había convertido en el siglo XVIII en una colonia de centros penales, pero el auge de las migraciones en el XIX y la ingente cantidad de recursos que ofrecía atrajo población de todo el mundo, principalmente Europa y Asia. En 1901, Australia se independencia del Reino Unido aunque sigue manteniendo una importante relación con él. No en vano, muchos de los habitantes ahora australianos procedían de allí. Autoridades incluidas, como el caso del Capitán Stanley y su deseo de convertir el  outback al que había sido destinado en un lugar habitable. 

En la zona hay una banda de forajidos comandada por los hermanos Burns. Han sembrado el pánico en el outback, no sólo por sus pillajes, sino también por su ausencia de respeto a la vida humana. La última acción que ha conmocionado a los habitantes de esta zona rural es la violación y asesinato de Eliza Hopkins, estando ella embarazada, así como del resto de los suyos. Su captura se hace obligada para dar un escarmiento a otros que quisieran imitarlos. En la primera escena, vemos como Stanley y sus hombres atacan un burdel donde está parte de la banda. Concretamente Charlie Burns (Guy Pearce) y su hermano pequeño Mikey (Richard Wilson). Todos mueren menos ellos dos. Stanley tiene un plan para ellos. En una escena realmente conseguida, Stanley le hace la famosa propuesta de la que habla el título. Charlie será liberado, se le dará un arma y un caballo. Deberá ir a buscar a su hermano Arthur (con el que ya parece que no están, quizás por lo de la masacre de los Hopkins), deberá encontrarlo en el desierto y matarlo. Si no lo hace en nueve días, justo en Navidad, su hermano Mikey será colgado. Si lo hace, los dos serán liberados. Uno de los dos hermanos debe morir. Stanley le hace ver que Arthur es una abominación, es un ser cruel que no merece otra cosa. Charlie se va, pero Mikey es llevado a prisión. Allí es insultado por el pueblo mientras espera el día en que lo liberen o lo ahorquen. Mientras tanto, Martha Stanley (Emily Watson) es la esposa del capitán Stanley, mujer delicada y atormentada por las atrocidades que ha visto. Eden Fletcher (David Wenham) es el superior de Stanley. No quiere contentarse con ahorcar a Mikey, necesita un castigo público para que la gente vea que tiene poder y decide darle 100 latigazos. Stanley se opone. Pero cuando se corre la voz que dejó escapar a Charlie gracias a ese plan suyo, incluso su mujer le pide que castigue al joven Mikey. La escena de los latigazos marca un punto de inflexión en la película. 



The Proposition es una película dura, sin demasiadas licencias poéticas, salvo una cuidada estética. La fotografía es maravillosa, tiene unos atardeceres que parecen de otro planeta. Quizás porque Australia les parecería a estos personajes otro planeta, como nos parece a nosotros pobres diablos que sólo la hemos visto en fotos. Toda la ambientación es sublime, sentimos el asco, el calor, el sufrimiento de esos personajes condenados a vivir en un mundo que tienen que crear. Los actores están perfectos. Danny Huston interpreta al hermano mayor, Arthur Burns. Lo hace con convicción, presentándonos  a un personaje depravado según cuentan pero del que solo sus acciones nos pueden indicar algo así. Es tranquilo, reflexivo, casi lunático. Los aborígenes dicen de él que es un perro, le han salido orejas y rabo y aúlla a la luna. John Hurt tiene un pequeño papel como cazarecompensas. Su escena en la cantina con Charlie (Pearce) es magnífica. Por favor, no veáis esta película doblada. Esas voces valen oro. Claro, tampoco sé si está tan siquiera doblada, porque no la estrenaron en España a pesar que muchos la consideraron como una de las películas del año 2005. 



Emily Watson transmite la delicadeza e incluso debilidad de una mujer que no pertenece al sitio donde vive.  Su personaje añora un Londres que está demasiado lejos, tan solo queda en su casa decorada al gusto europeo y en las revistas de moda que hojea con melancolía. Su escena en la bañera, desnuda, contando a su marido el sueño que tuvo con la difunta Eliza Hopkins resulta escalofriante. Ray Winstone es el capitán, que sufre por querer colonizar la zona para poder vivir feliz con su esposa, quiere ofrecerle ese regalo. La envidia de sus hombres será su perdición. Winstone es un actor que personalmente me encanta. Creo que transmite una energía y una credibilidad apabullantes. El protagonista, el otro, es el australiano Guy Pearce. Charlie está decidido a encontrar a su hermano Arthur, pero no tiene muy claro el matarlo o no. Sabe que si no lo hace, estarán condenados a huir y cada vez será más difícil. Sabe también que su hermano está fuera de control. Guy Pearce está también muy bien presentándonos un personaje frío, taciturno, traumatizado por lo que ha visto y atormentado por las dudas. John Hillcoat es el director.  
Conocido sobre todo por The Road, y por trabajar en los audivisuales de Nick Cave co-autor de la banda sonora junto con el compositor Warren Ellis. La música es especialmente evocadora. Melodías hipnóticas y de gran belleza siendo simples, a veces tan delicadas que resultan como los susurros de Cave antes de encontrar a su hermano. Dentro de la violencia que vemos en la película, encontramos también una poesía evidente. Bella y terrible al mismo tiempo. 

Ejemplo de esto es esta escena en la que se mezcla la belleza de la canción tradicional Peggy Gordon con el castigo público del joven Mikey Burns.




P.D. Este post va dedicado a Dani de Freak's City. Su blog cumple hoy la friolera de 6 años, igual que The Proposition. Enhorabuena y a seguir tirando como siempre.

                                                            Samuel: What's a misanthrope, Arthur?
                                      Two Bob: Some bugger who fuckin' hates every other bugger.
                                                 Samuel: Hey, I didn't ask you, you black bastard
                               Arthur : He's right Samuel. A misanthrope is one who hates humanity.
                                                       Samuel: Is that what we are, misanthropes?
                                                              Arthur: Good lord no. We're a family. 

2 comentarios:

Dani dijo...

¡Gracias! :)

Además, un post muy adecuado, porque adoro el western y, por alguna razón, no he visto éste. Así que cuando vea The Proposition, te comentaré.

Un abrazo, grande.

Antò dijo...

De nada ;) Esta película no se estrenó en España, al menos que yo sepa, pero ya había escuchado hablar de ella hace años. ¡Recomendada!