Miopes

Miopes

sábado, 23 de julio de 2011

Simon Pegg y Nick Frost nos ofrecen un festival de guiños en Paul

5/10
De nuevo, otro ejemplo de parodia. Y de nuevo las referencias trabajan para la historia, pero no son metidas con calzador, lo que se agradece. De nuevo el dúo dinámico de la comedia británica, es decir Simon Pegg y Nick Frost, trabajando junto al director de Superbad o Adventureland, Greg Mottola, nos traen una comedia plagada de guiños a películas del género. ¿Cuáles? La verdad es que los homenajes son muy obvios en algunas ocasiones: E.T., la saga Star Wars, Encuentros en la Tercera Fase, Strar Trek, Alien, e incluso Indiana Jones y el Arca Perdida.

Paul nos cuenta la historia de dos fanáticos de la ciencia ficción que deciden viajar desde Inglaterra ("New England? No, Old England", como dice uno de los agentes) para asistir a la Comic-Con de ese año (qué casualidad, es justo este fin de semana). Desde luego la satisfacción es total. Están todos sus ídolos, las camareras van vestidas de princesa Leia, en fin. Su siguiente destino es alquilar una caravana (RV) y viajar hasta el área 51, con el secreto deseo de contactar con vida extraterrestre, si puede ser. Graeme Willy (Pegg), entusiasta y gran dibujante y Clive Gollings (Frost), escritor de ciencia ficción ganador del premio Nebula años atrás. Tras un desafortunado incidente con unos duros sureños, los británicos emprenden rumbo hacia la famosa zona reservada cuando son testigos de un accidente de coche. Allí conocerán a Paul (voz de Seth Rogen en USA, Santi Millán en España), un extraterrestre que lleva 60 años en una base militar hasta que se dio cuenta que era prisionero. Se escapa con el objetivo de ser recogido y devuelto a su planeta. Aquí comienza una persecución al estilo clásico con alguna sorpresa final. Más o menos. 

Es divertida, sí. Tantas referencias y algún que otro buen chiste hacen que la película se vea con agrado. Puedes jugar a pillar todos los guiños, que son muchísimos (ojo con las camisetas que llevan los protagonistas) Pero la historia me ha aburrido bastante. Una vez pasada la gracia del alien fumador y malhablado no vemos nada más que nos atrape. De acuerdo, tienes a dos colegas fans de la Ciencia Ficción que encuentran su sueño hecho realidad, algún que otro acólito que se les va sumando, más los Hombres de Negro que van detrás. Todo bastante predecible con alguna broma para amenizar el trayecto. No es que esté en contra de lo predecible, no se puede inventar siempre y tampoco creo que fuera su intención. Lo importante es hacer pasar al espectador un buen rato, pero aún con todo, más de un bostezo se me escapó. 

Sin embargo, algo de polémica sí ha creado esta película. Está bien que no deje indiferente. Una de las cosas que menos me gustan de Paul es el aspecto de película encorsetada. Da la impresión de tener que seguir las pautas de Hollywood, incluso siendo una parodia. En Hot Fuzz y Shaun of the Dead veíamos más libertad, quizás por estar rodadas en Gran Bretaña y con humor inglés sin reservas, un humor mucho más fino y agudo que el americano. Pues bien, muchos se quejan de como los protagonistas ven a los americanos (más freaks que ellos, lerdos y estereotipados al máximo). En cierto modo, eso es así. Pero no es menos cierto que nos tenemos que tragar cada cliché por parte de ciertas películas made in Hollywood sobre el resto del mundo, que no viene mal que les den un trato parecido. Pero siendo justos, las bromas no son especialmente maliciosas, tan solo un compendio de acentos, frases típicas, poses...nada verdaderamente dañino. Luego tenemos las referencias religiosas, parece que no han sentado muy bien a los grupos cristianos. Se sienten castigados y piensan (a veces de forma justa, es cierto) que son el único objeto de burlas y no se meten con otras religiones tipo Islam. No me parece tan poco muy cruel el trato con ellos, quizás el padre cristiano extremista (un papel bastante gris) pueda resultar ofensivo. Lo que es, para mí, es muy poco divertido. 

La actuación tampoco es especialmente brillante. Mucho gag gestual, mucha mueca y poco más. Es como si quisieran hacer un producto con el que reírse fácilmente. Hay actores sacados del Saturday Night Live como la protagonista femenina Kirsten Wiig, haciendo de una joven ignorante de los placeres mundanos de la vida, o Bill Hader, como joven agente con ganas de escalar puestos. Otros actores importantes como Jason Bateman, el agente Zoil, Lorenzo Zoil (chiste implícito con la película de Susan Sarandon), Jane Lynch como dura camarera de bar de carretera y peinado imposible y bastantes más. Lo mejor de la película es ver las referencias y el compadreo que se forma cuando la ves con alguien que te entiende. El resto no merece mucho más la pena.

2 comentarios:

Renaissance dijo...

Shaun of the dead fue una película muy redonda, y resultaría difícil igualarla (Hot Fuzz me tuvo su gracia, pero no me gusta mucho el género de policías, por lo que pierde algo de tirón). En cambio, las apariciones de Simon Pegg en Estados Unidos, las veo bastante encorsetadas: Run Fatboy Run y alguna otra, daban la impresión de intentar convertirlo en un nuevo personaje de comedia romántica, algo más torpón y cercano al público, ahora que el mundo ha descubierto que Hugh Grant era insoportable.
Y este Paul...bueno, el trailer ya implica una película muy cortada por los cánones habituales de la comedia. Deberían plantearse volver a trabajar con Edward Wright, que era el que le sacaba verdadero partido a ambos.

Antò dijo...

Muy buen apunte con lo de Edgar Wright. Es un director de una imaginación desboradante, se vio en la última Scott Pilgrim, aunque a mí personalmente, no me gustara nada. Y con el talento cómico de estos dos formaban un gran equipo.