Miopes

Miopes

domingo, 24 de julio de 2011

Hoy va de peleas (II)

No sé si alguna vez habéis estado en una pelea. No es muy agradable, no. Por supuesto no me refiero a esas peleas perfectas en la que el puñetazo va al sitio perfecto, siempre tienes una barra de metal cerca o simplemente das esa patada voladora fantástica que lanza a tu oponente contra la pared. Ni siquiera sé muy bien si podría dormir a alguien de un golpe en la cabeza. Todo el mundo lo hace genial, da igual que seas un boina verde que una ama de casa en apuros. Curiosamente el otro día vi una película, À bout portant, donde sí aparecía esta situación. El protagonista no era capaz de hacer perder el conocimiento a un tipo con la culata de una pistola. Vaya inútil. Todo el que haya visto cine sabe que es facilísimo. Vamos a seguir con más escenas que contengan peleas de verdad, nada de chucufletas con saltitos de 20 metros o garras de adamantium, pero, como en el primer post, alguna se me escapará:

El jinete pálido (Pale rider, 1987) Dir. Clint Eastwood Int. Clint Eastwood, Michael Moriarty, Richard Kiel

Esta escena me marcó de pequeño. Ver al imponente entonces Clint Eastwood, con su sempiterna cara de mala leche, "El tío de la manta" como lo llamaba mi padre, haciendo de sacerdote en el Salvaje Oeste tenía su punto de emoción. Y aquí, en la secuencia del mazo tan conocida, enfrentándose al increíble Richard Kiel, un hombre que gozaba de un aspecto amenazador donde los haya. Pero en una pelea de mazos tú no vas a poder con el viejo Clint. Sí lo sé, ya empezamos con las trampas. Dije que era solamente a base de puñetazos u otras partes del cuerpo, pero es que no me puedo resistir a semejante escena. ¡Por Dios bendito! ¡El gigante había roto una piedra (seguramente caliza, que ésas se rompen fáciles, pero una piedra al fin y al cabo) de un solo golpe! Además es una escena que hace referencia a tantas otras, como la famosa escena de Indiana Jones, el espadachín amenazador y la pistola. 


Commando (1985) Dir. Marc L. Lester Int. Arnold Schwarzenegger, Rae Dawn Chong, Vernon Wells

De acuerdo, de acuerdo. Otra pelea que no debería haber añadido al lote. Pero ¡por favor, es mi infancia la que dicta las normas! No creo que haya habido en mi vida de cinéfago una escena más repetida que la del final de Commando, imposible. No puedo ser parcial aquí, hay demasiado sentimentalismo implicado. Hace mucho tiempo que no la veo y supongo que la película es pésima, pero tampoco se puede negar que tiene momentos ya míticos de las películas calificadas dentro del género "hostias y pan rallao". Ya sabéis lo "te acurdas cuando te dije que te mataría el último....te mentí" o "Let off some steam, Bennett" y luego pasó lo que pasó. Además, no sé si os acordáis, pero el personaje de Arnold se llamaba Matrix, John Matrix. ¿Casualidad? Yo creo que no.


Están vivos (They live, 1988) Dir. John Carpenter Int. Roddy Piper, Keith David, Meg Foster


¡Qué película! Me estoy dando un paseo por el boulevard de los sueños rotos que me voy a quedar tonto. Están vivos fue la última gran película de John Carpenter, al menos del Carpenter más genuino. Poco presupuesto, historias turbulentas donde un héroe anónimo debe sacar lo mejor de sí para que prevalezca el bien. Si alguien no la ha visto, los aliens han invadido la tierra, pero se esconden bajo un aspecto humano. Solo un albañil llamado George Nada (el gran Roddy Piper) puede verlos gracias a unas gafas de sol que permiten ver su verdadera identidad. Mucho sentido del humor, buena ciencia-ficción con  su punto de acidez contra la sociedad dormida y una pelea entre Nada y su amigo Frank (Keith David). Eso sí que es una pelea de verdad, aunque sea por unas gafas. De las que cuando terminas te ríes y te vas a tomarte unas cervezas. Lástima que los malditos aliens tenían que venir a fastidiar.


El castañazo (Slaph shot, 1977) - Dir. George Roy Hill - Int. Paul Newman, Michael Ontkean, Strother Martin, Jeff Carlson, Steve Carlson, Dave Hanson

No me vienen a la cabeza muchas películas sobre el hockey hielo. De hecho sólo me viene una (El castañazo) y otra con Emilio Estévez para Disney, pero no recuerdo el nombre. Será que el resto del mundo le importa más bien poco ese deporte. Pero lo que no se puede negar es su espectacularidad. No es lo mismo una pelea de fútbol, callejera, casi siempre tramposa y con cobardes que dan pataditas y se van corriendo, a una de hockey. No se puede comparar, solo hay que echar un vistazo a esta famosa secuencia con los hermanos Hanson dándolo todo.
Además la película estaba bien. Una comedia divertida con un Paul Newman desatado. De nuevo el tándem Hill - Newman aparece por aquí. Tenían arte, caramba.

Una historia del Bronx (A Bronx tale, 1993) - Dir. Robert De Niro - Int. Robert De Niro, Chazz Palminteri


En esta scorsesiana película dirigida por el propio De Niro en el 93, encontramos un personaje bastante merecedor de nuestra desconfianza, Sonny LoSpecchio (Palminteri). El capo mafioso del Bronx no le gusta que nadie se meta en su territorio así cuando estos Hell's Angels se instalan en el bar y deciden armar bronca, el viejo Sonny les enseña buenos modales de una forma inesperada. Es una escena potente, casi podemos ver al cabroncete de Joe Pesci rematando la faena.  La música presente en todo momento marca una gran distancia con la violencia que estamos viendo. Por un lado tenemos el "Come together" de los Beatles (poco Scorsese, le va más los Rolling Stones) y con el final "Ten Commandments of love" de Harvey and the Moonglows. Clásico.




Conspiración de silencio (Bad day at Black Rock, 1955) - Dir. John Sturges - Int. Spencer Tracy, Robert Ryan, Ernest Borgine, Walter Brennan, Anna Francis


McCreedy contra todos. Nadie en el pueblo le hace mucha gracia que este manco, callado y de aspecto amenazador venga husmeado, haciendo preguntas y queriendo meterse en sus vidas. El personaje de Ernest Borgnine cree que le puede meter el miedo en el cuerpo. Pero McCreedy (Spencer Tracy) sabe repartir cuando hay que hacerlo. Una pelea como en los good ol' days, ahora quizás parece infantil, pero me sigue encantando. Ojo, y sin música.


Le llaman Bodhi (Point Break, 1991) - Dir. Kathryn Bigelow - Int. Patrick Swayze, Keanu Reeves, Gary Busey


Kathryn Bigelow tiene una carrera a sus espaldas más que respetable que fue recompensada con The Hurt Locker, pero la Bigelow ya había demostrado antes que sabía como dirigir escenas de acción. En este éxito de 1991 tuvo ocasión de probarlo en varias ocasiones. Visualmente fue muy impactante. La joven estrella Keanu Reeves con el tristemente fallecido Patrick Swayze hacían un tándem fantástico. En especial en esta buenísima escena final en la que el infiltrado Johnny Utah debe detener a Bodhi, que está en Australia esperando la Gran Ola. Tremenda pelea en la playa bajo la lluvia por vivir en la cárcel o morir libre.

Arma Letal (Lethal Weapon, 1987) - Dir. Richard Donner - Int. Mel Gibson, Danny Glover, Gary Busey

Martin Riggs y Roger Murtaugh son una de las grandes parejas del cine, al menos de la segunda parte del siglo XX, tampoco hay que exagerar. Una de los ejemplos de como debe ser una buddy movie. Lo primero, divertida, con un toque amargo y acción. Un poco de tensión no le viene mal. En esta escena tenemos la pelea de Riggs (Mel Gibson) y del personaje de Gary Busey. Rodeado de policías, de nuevo bajo la lluvia, se ponen tibios a puñetazos y utilizando otras técnicas no demasiado ortodoxas. Un amasijo de llaves, patadas estilo capoeira y jiujitsu y todo en el jardín del pobre Murtaugh. Aquí podéis tener una descripción perfecta de la escena desde el punto vista de la técnica de lucha.


El diario de Bridget Jones (Bridget Jones' diary, 2001) - Dir. Sharon Maguire - Int. Renée Zellweger, Colin Firth, Hugh Grant

Porque no todos somos unas máquinas de matar andantes, nuestras peleas son chuscas y poco fotogénicas. Y ahí tenemos a esos dos caballeros ingleses que no consiguen dirimir sus diferencias mediante una educada conversación junto a una taza de té y unas galletitas de mantequilla. Nope. Se lían a tortas al son del "It's raining men", versión Geri Halliwell. Esta sí que es un combate "de verdad".




El castigador (The punisher, 2004) - Dir. Jonathan Hensleigh - Int. Thomas Jane, John Travolta, Samantha Mathis

No me gustó nada, pero nada, esta recreación del archiconocido personaje de cómic creado por Gerry Conway, Ross Andru y John Romita Jr. Ni me molesté en ver esa segunda parte, Punisher War Zone. Pero las cosas como son, la pelea entre Frank Castle y el Ruso es épica. La escena puede parecer un poco kitsch incluso, con ese ruso que parece sacado de un anuncio de Jean-Paul Gaultier pero es una pelea como Dios manda, aunque sea entre dos colosos.


Pasajero 57 (Passenger 57, 1992) - Dir. Kevin Hooks  - Int. Wesley Snipes, Bruce Payne, Tom Sizemore

Como cambian las cosas. Yo tenía un buen recuerdo de esta película, la emoción del secuestro aéreo y todo eso. Cuando la volví a ver me pareció mucho peor. No deberíamos volver a ver nuestros clásicos de juventud por si las moscas. Pero Wesley Snipes es un auténtico action man y no hace falta que se vista de Blade. En la lucha contra el malo malísimo al final de la película tenemos una situación de esas bien tensas que rematan perfectamente cualquier película que se precie. Y si no, juzgadla vosotros mismos, pero con un poco de piedad, por favor.


El mito de Bourne (The Bourne Supremacy, 2004) - Dir. Paul Greengrass - Int. Matt Damon, Joan Allen, Karl Urban, Julie Stiles

Es una de mis series favoritas. Tienen las películas de Jason Bourne un estilo muy personal, es ese género de acción a la europea que da tan buenos resultados, al menos de cara al espectador. Las tres películas tienen escenas realmente trabajadas. Yo me quedo con ésta, una pelea doméstica con el estreñido Marton Csokas. También tiene trampa, los dos están superentrenados para matar, pero la pongo por el bien aprovechado uso de diferentes enseres.



Horizontes de grandeza (The big country, 1958) - Dir. William Wyler  - Int. Gregory Peck, Charlton Heston, Jean Simmons, Carroll Baker

De las películas que marcan época. Horizontes de grandeza siempre era un must-see en casa cuando la echaban después de comer (porque antes ponían buenas películas después de comer, hijos míos). El macarra interpretado por Heston no deja en paz al bueno de Peck, así que deciden arreglarlo como buenos colonos del Viejo Oeste. A puñetazos. En la madrugada, Peck llama a su enemigo para seguir la pelea lejos de casa (qué educados, no quieren despertar a nadie ni romper nada). Con las primeras luces del día, una pelea de ritmo pausado, apenas sin música. Sería muy diferente si la rodaran ahora.


Faster, Pussycat! Kill, Kill! (1965) - Dir. Russ Meyer  - Int. Tura Satana, Haji, Lori Williams

No es que se pueda concluir que Faster, Pussycat es una obra maestra...o sí, según como se mire. Y como uno tiene esa mirada tan malsana pues habrá que considerarla un clásico. Pero es que Tura Satana es demasiado icónica como para olvidarla. Pongo dos secuencias ya clásicas de esta cinta del guarrete de Russ Meyer. La primera es cuando se encuentran las tres strippers malvadas a la pareja y nos encontramos la pelea con el novio. Sinceramente, un tío que va con esos pantaloncitos cortos de cuadros en medio del desierto se merece todo lo que le pase. La segunda es la famosa catfight entre las tres strippers con Tura Satana repartiendo mamporros y golpes bajos.

Fight Club (1999) Dir. David Fincher Int. Edward Norton, Brad Pitt y Helena Bonham-Carter

No he podido encontrar el enlace a esta pelea en concreto. Supongo que el spoiler es demasiado importante. Diré solo para aquellos que no la hayáis visto, cosa que me parece muy mal, que es la pelea final entre los personajes de Norton y Pitt. Desde luego, la escena ya se puede calificar como una de las más reconocibles del cine moderno. Una película llena de humor negro y de la que se ha hablado mucho y bien, y los que hayan hablado mal habrán tenido sus motivos. De todas formas, no todo el mundo está obligado a participar en el club de la lucha...oops, cuidado con las reglas...

Para terminar, tres grandes inclusiones:

- Gracias a Sergio y a su recomendación de la película Manos peligrosas, con un impecable Richard Widmark repartiendo a diestro y siniestro en el metro, eso sí, sin perder la elegancia.
- Sí, pongo esta escena de Aterriza como puedas como homenaje a mí mismo y a todo lo que me gustaría hacer cuando paso por esas zonas clave donde cientos de jóvenes ataviados con toda clase de siglas intentan sacarme el dinero, por alguna buena causa, eso sí. El piloto tiene razón.
- Como homenaje a todas esas fantásticas peleas no puedo olvidarme de esa fantástica chorrada que es Team America. Nada de efectos digitales, en todo caso, manuales.

3 comentarios:

Renaissance dijo...

Hala lo que ha dicho...
¡Pero si después de Están Vivos, Carpenter todavía hizo En la boca del miedo! Y aunque no tenga peleas, es una de las mejores películas lovecraftianas hasta la fecha.

Juls dijo...

Grandes peleas, sí señor.

Antò dijo...

Ok,de acuerdo, vale, te lo compro tienes razón. En la boca del miedo me gustó bastante, pero ¡Vampiros y Fantasmas de Marte son una KK!

Grandes peleas, Juls pero, ¡todavía quedan muchas más!

Saludos