Miopes

Miopes

miércoles, 20 de julio de 2011

Big Talk, el nuevo spin-off de los Killers

6/10
The Killers  es una banda con un escandaloso éxito, basado en una evolución hacia el synth-pop, a una imagen nada particular y a canciones pegadizas. En sus discos escuchamos muchas canciones más bien de relleno, mucha morralla, pero tienen tres o cuatro que sobresalen. Construyen las canciones de forma perfecta, son de esas que se quedan ahí en tu cabeza dando vueltas durante días, semanas o meses. Puede que la culpa la tenga su cantante Brandon Flowers, pero desde luego no es el único responsable del éxito de la banda. Flowers sacó un disco el año pasado llamado Flamingo que tuvo cierto éxito. Ahora es el turno del batería de los chicos de Las Vegas, Ronnie Vannucci Jr. Aprovechando el parón de los Killers, Vannucci ha montado un proyecto llamado Big Talk, con el que ha sacado un disco de mismo nombre donde demuestra que no es simplemente el batería de una de las bandas más populares de la década. Vannucci ha confeccionado, en parte junto a su antiguo compañero Tylor Milne, doce canciones de corte quizás un poco más clásico que con The killers, pero sin duda de gran calidad. No hay duda que el Vannucci es un gran compositor y un buen letrista, sabe perfectamente como hacer buenas canciones de pop rock pegadizas, aunque no estoy yo demasiado seguro si este disco (publicado por Epitaph) pudiera tener muchas oportunidades si no viniera con la marca de la "banda madre". Es decir, las canciones son buenas, no hay duda, pero tampoco la última sensación que pueda explotar y desde luego, Ronnie Vannucci no es un gran cantante. Las comparaciones con Flowers son obligadas y pierde el batería, pero tampoco es un desastre de magnitudes épicas. Queda, digamos, resultón, apropiado para el contexto general del álbum.

Pero es que Big Talk empieza fantástico. La primera  canción, Katzenjammer, es un tema pop con un potentísimo riff que recuerda a los grandes himnos de las bandas de los 80 como Big Star o The Smithereens, o a otras más recientes como Weezer o incluso Goo Goo Dolls. Fue la primera canción que escuché del disco y me pareció buenísima. Lástima que el resto del álbum no consigue mantener el tipo. Quizás porque en este tema lo que menos se nota es precisamente la voz de Vannucci, nos dejamos llevar por el brillante sonido del grupo y el resultado es un temazo. Éste es uno de los que van muy bien con The Killers, lo veo perfectamente tocado en directo e incluso cantado por el propio Flowers. La siguiente canción es Getaways, otro de los temas fuertes del álbum. Me recuerda muchísimo a The Cars, ahora que han vuelto, e incluso al Tom Petty de Echo o The last Dj. Con eso digo que Vannucci ha optado por una música de rock americano "clásico" de estribillos repetitivos pero siempre pegadizos, con buenos riffs y coros. Y sin embargo, The next one living es algo más british. Aquí podría parecer por un tema de Kaiser Chiefs o Franz Ferdinand, bandas que surgieron al rebufo del éxito de The Killers, curiosamente. Replica es otro temazo anclado en los ochenta, con profusión de teclados y ese medio tiempo clásico de todas las bandas que marcaron la época, tipo Duran Duran. En general todos los temas mantienen un nivel alto, incluso me parece mejor disco que el Flamingo de Brandon Flowers. Espero sinceramente que no les de a todos por sacar un disco cada uno, como si fueran los Kiss o los Eagles, porque ya sería demasiado, nenicos. . Un disco que le gustará a quien siga  siga disfrutando con los discos de Ocasek y sus Cars, el rock ochentero universitario americano y en general las buenas canciones pop que no aspiran a la modernidad.  


No hay comentarios: