Miopes

Miopes

miércoles, 6 de julio de 2011

Arch Enemy mantiene el listón con Khaos Legions

7/10
"Khaos Legions" (Century Media, 2011) de los suecos Arch Enemy es uno de los discos que más estoy escuchando este año, la verdad. Y me ha ido gustando poco a poco, incluso llegué a repudiarlo al principio por considerarlo más de lo mismo. Pero ahí están los suecos, otrora bandera del death metal melódico y hoy...no sé muy bien como llamarlo pero está bastante lejos de lo que un servidor conoce como death metal, sacando su octavo disco en el décimo aniversario de la incorporación de Angela Gossow a la banda sustituyendo al anterior vocalista, Johan Liiva. Este detalle no es baladí, la banda cambió de cantante, algo que no siempre suele funcionar y además, cambian a una cantante, lo que, afrontémoslo, en el mundo del rock en general y del metal en particular, no es demasiado habitual, y sin embargo el sonido de la banda no decayó en potencia y energía, al contrario, y lo que es más, su popularidad crece disco tras disco. No puedo decir demasiadas cosas malas de esta banda, me declaro seguidor de su guitarrista fundador, Michael Amott. Éste había sido guitarrista de dos de las bandas punteras de los 80/90 en los estilos más extremos, como fueron Carcass y Candlemass. En general, la banda no ha sido santo de mi devoción, pero siempre le he echado un vistazo a las novedades. Considero que está compuesto de músicos espectaculares y que tienen siempre algo que ofrecer. Y este Khaos Legions, sin ser seguramente su mejor disco, es una buena prueba de ello. 

Empezamos por lo peor del disco, la introducción. Casi siempre, estas piezas pueden ser un poco relleno, pero cuando ya metes vocecitas en plan somos la caña prepárate, pues me tiran para atrás. Menos mal que luego llega Yesterday is dead and gone y ya se me olvida un poco todo. El primer track no llega a ser uno de esos himnos rompecuellos pero es brutal como inicio y la voz de Angela está como siempre a la altura. Un tema social acompañando al video que nos viene como anillo al dedo a todos los movimientos que estamos teniendo hoy en día, y unos riffs asesinos. El siguiente Bloodstained cross es el clásico tema desenfrenado con un estribillo que tiende a la épica ralentizándose con coros y todo. Under Black Flags We March tienen un inicio marcado por el bajo que me encanta, es un tema machacón, pero con un estupendo solo de guitarra que nos muestra el lado más melódico de los Arch Enemy. No Gods, No masters es el tema Accept del álbum. Que sí, que Angela ha copiado descaradamente al gran Udo Dirskschneider, es uno de los temas que más me recuerda al heavy metal tradicional con un irresistible riff ochentero. 
City of the dead el tema más impresionante musicalmente hablando, la colección de riffs y solos que se pegan los hermanos Michael y Christopher Amott. Through the eyes of a raven tiene otro solo onanista pero la melodía aquí es más machacona y la verdad es que de los que menos me gustan. Cruelty without beauty es un tema muy Metallica, Kirk Hammett adoraría esos riffs. Incluso de los Metallica de los incios, los buenos dirían algunos. Tiene una batería infernal y una sección de cuerda que caen como cuchillos. Es el tema más death de todos quizás, pero desde luego es uno de los que más me llaman la atención por esa mezcla de oscura melodía con contundente ferocidad. La voz de Angela aquí es de lo más gutural de todo el disco. Un instrumental, We are a godless entity, y luego Cult of Chaos que sigue los parámetros de la anterior en cuanto a ritmo frenético y riffs que golpean una vez tras otra. Quizás demasiado monótono, a pesar de ese pequeño receso en medio de la canción. Thorns in my flesh parece continuar con la línea de las anteriores canciones para meter en medio un riff que sí, es cierto, es clavadito a It's a sin, el clásico de los Pet Shop Boys. Sí lo sé, como se puede meter en una crítica a Arch Enemy y los chicos de la tienda de animales, pues así son las cosas. Además ese tema en concreto es un temazo, la verdad que les iría perfectamente a los Angela & co. Turn to dust es otra instrumental, bastante tradicional, sigue los parámetros de las intro clásicas Queenrÿche por ejemplo. De Vengeance is mine no tengo mucho que decir, más de lo mismo y en cuanto a Secrets, tiene una gran intro y la canción refleja perfectamente lo que es todo el disco: una mezcla de oscuros sonidos death con sorprendentes coros muy melódicos. 
Lo peor del disco es lo repetitivo que se hace. Llega un momento que todas esos riffs y la portentosa voz de Angela, acompañado de la batería de Daniel Erlandsson y el bajo de Sharlee D'Angelo, te terminan saturando. Demasiadas veces vemos lo mismo una y otra vez. Supongo que el repetir la fórmula es lo que les da su merecida fama y respeto por parte de los fans, pero un escuchante con gustos más eclécticos lo podría encontrar monótono tirando a aburrido. Las letras, a veces más trilladas que la propia música no ayudan demasiado. Lo que tanto echamos en cara los grupos mainstream, su falta de riesgo y originalidad, también podría achacarse un poco a este Khaos Legions. Aún con todo, sigue siendo un buen disco con momentos más que interesantes, sobre todo las primeras cinco canciones.


Sé que no se escucha muy bien pero se puede apreciar la fuerza del grupo en directo. Si queréis podéis ver el video oficial de Yesterday is dead and gone aquí

2 comentarios:

Vanessa dijo...

Arch Enemy es una banda que no sigo, de la que prácticamente no he escuchado nada, pero que despierta en mi una curiosidad muy grande. Obviamente, esto es por su cantante femenina, rubísima, guapísima y con esa voz... tan peculiar.

Dices que en este disco se alejan algo del Death Metal, ¿es así? Quizá entonces haya llegado mi momento, ya que ese es un género que no me gusta en absoluto.

No sé, sea como sea, lo que quiero intentar es verles en el Sonisphere este año... en 8 días, ¡vamos! :)

Antò dijo...

Sí, Angela es muy rubia, muy guapa y es más dura que la carne perro. Yo creo que no son una banda de death al uso, quizás sea por la influencia alemana que siempre los hace más melódicos. Este disco puede saturar, a veces, se hace muy pesado. Yo tampoco soy nada seguidor del death pero tengo amigos que lo han sido y mucho. Y como a todos los seguidores acérrimos del death/doom/black, cuando un grupo baja el pistón o se pone a hacer coros se convierten inmediatamente en caca de la vaca. Le ha pasado a Arch Enemy y a In Flames (mi próxima crítica) algunos lo ponen ya en el mismo nivel que Justin Bieber....exagerados, pijo.

Voy a intentar ir al Sonisphere, aunque sólo podría ir el viernes, imposible el sábado. Me apetece mucho ver a Slash y a The Darkness, y por supuesto a mis amigos Archienemigos ;)