Miopes

Miopes

jueves, 2 de junio de 2011

Érase una vez en Francia: la historia de Joseph Joanovici, un superviviente


Il était une fois en France (Érase una vez en Francia, Glénat 2007-2010) es una de esas historias que de vez en cuando lees y te hacen recapacitar sobre los misterios de la condición humana. No somos negro o blanco, y es en la gama de colores donde nos desenvolvemos y lo que nos convierte en héroes o villanos, o incluso en las dos cosas. Basada en la historia real de Joseph Joanovici (hasta cierto punto, al menos), inmigrante rumano que llega a Francia a principios de siglo XX y trabaja como chatarrero creando un emporio del metal y llegando a trabajar para los nazis (siendo judío) y después para la Resistencia francesa. Todo ello con el último fin de enriquecerse a toda costa y sin saber leer ni escribir. Una historia desoladora a ratos porque nos muestra lo peor del ser humano, los abusos de poder, el desprecio al semejante y la codicia. Una historia muy lograda y perfectamente presentada en la edición de Glénat, que como siempre, cuida muchísimo sus productos. Los autores son Fabien Nury (guionista) y Sylvain Vallée (dibujante) con la ayuda más que necesaria de Delf dándole el color necesario. Hacía ya tiempo que me habían hablado de esta historia de la que se han publicado, hasta ahora, cuatro tomos. En un reciente viaje a Francia me hice con los cuatro con el único fin de disfrutar de una historia apasionante. Y así ha sido. En esta primera entrada comentaré los dos primeros tomos: "L'empire de Monsieur Joseph" y "Le vol noir des corbeaux". 

  • L'empire de Monsieur Joseph 
Entre finales del siglo XIX y principios del XX se desarrollaron en el Imperio Ruso y en las regiones que correspondían al territorio de los zares,  una serie de revueltas antijudías, principalmente, llamadas pogramos (ataque, en ruso). El objetivo era arrebatar sus tierras con falsas acusaciones, provocando en la mayor parte de los casos la desaparición de familias enteras. Con el terrible espectáculos de unos soldados zaristas asesinando impunemente una familia de judíos en 1905, en Kishinev, provincia de Besarabia (entonces Rumanía, ahora Moldavia) comienza este primer tomo llamado "El imperio del Señor Joseph". El joven Joseph Joanovici ve como asesinan parte de su familia y vecinos de forma cruel, pero aún así mantiene la sangre fría para estar callado y conseguir tranquilizar a Eva, la que sería posteriormente su mujer y con la que emigraría a Francia, bajo la protección de un tío que tenía un pequeño negocio de chatarra. Seguidamente, vemos otro salto en el tiempo, vemos a un Joseph de más de 70 años en 1965, angustiado por las pesadillas del pasado y por la presencia extraña de un juez retirado que le vigila desde la ventana de un bar. Tras ese salto en el tiempo volvemos atrás, pero a 1947. La guerra ha terminado y ahora todos buscan su sitio en esta nueva Francia liberada de los nazis. Joanovici es considerado un héroe, y no le faltan amigos que le deban favores, pero aún así hay pruebas que le incriminan y lo tachan de colaboricionista ("collabo"). Pocos crímenes eran peor vistos que el hecho de haber trabajado para los nazis, lucrándose además, mientras el resto de compatriotas malvivían o directamente eran deportados o ejecutados. En diversos flashbacks o analepsis, que es más resultón, nos vemos enterando de como Joseph consigue ahorrar el dinero para arrebatar a su tío político el negocio, como ayuda a su hermano, como se genera ciertos enemigos que le llevan a entrar en negocios muy turbios. Conocemos a Jacques Legentil, el nombre del ex-juez que le persigue, cuando era juez de instrucción y como su familia es salvajemente amenazada por alguien que no quiera que siga por esa vía. Se trata de una suma de esperanzas (rotas o no) y un deseo básico de supervivencia. Por supuesto, no hay que olvidar a otro personaje importantísimo como es Lucie Smichtd, la alsaciana que hará de secretaria, amante, defensora de Joseph. La conocida posteriormente como Lucieferro, Lucie-Fer en francés, que sin duda tiene más gracia.
"Notez bien que je respecte le patriotisme. C'est une valeur que je partage. Mon pays c'est ma famille. Les autres peuvent crever" (Sepa que yo respeto el patriotismo. Es un valor que comparto. Mi país es mi familia, los demás se pueden ir al carajo).
  • Le vol noir des corbeaux
El negocio de Joseph estaba en alza, pero los nazis llegan a París. Es el momento de la huida, el momento de dejarlo todo atrás. Cuando eres un judío no te quedan muchas opciones. Pero cambia de idea, decide quedarse y seguir ganando dinero pues la oportunidad de negocio existía. Consigue cambiar su identidad y hacerse pasar por un ruso ortodoxo. Se separa de su mujer y sus dos hijas, y sólo queda la compañía de Lucie. En un París ocupado por los nazis, no te puedes fiar de nadie. Y lo va a aprender. Asistimos en este segundo episodio ("El negro vuelo de los cuervos") a otra transformación de Joanovici. Consigue ganarse la confianza de los nazis y, en especial, de su "amigo" Otto, gracias a su buen hacer con los negocios y a la cantidad ingente de metal que envía a Alemania para poder seguir construyendo armamento que pueda hacerles ganar la guerra. Marcel, el hermano de Joseph, le echa en cara que ahora trabaje para aquellos que están deportando (aún no se sabía muy bien que pasaba con los judíos en los campos de concentración) a sus compañeros a Drancy (más de 65000 judíos y gitanos fueron deportados a esta ciudad de Francia y luego trasladados a campos de exterminio en Alemania, sólo 2000 sobrevivieron). Joseph se excusa diciendo que el metal es de pésima calidad, pero eso también se descubrirá y será arrestado y descubierta su verdadera religión. Gracias al sacrificio de Lucie, Joseph será liberado y protegido. Pero verá que las personas que lo protegen sólo quieren más y más de él. Verá en este episodio lo peor del género humano en tiempos de necesidad, en esa decepcionante régimen de Vichy que supuso una vergüenza para los propios franceses. Y él se adaptará, como ya había hecho antes.


He leído en varias ocasiones que se compara esta historia con la de "Érase una vez en América" (el título está basado en la película de Sergio Leone, no cabe duda) e incluso con "El padrino". Tienen muchos puntos en común, quizás Joseph no es un criminal, no quiere vivir contra la ley, pero necesita dinero en un mundo en el que todo el mundo quiere aprovecharse de su condición de inmigrante e iletrado. Su ingenio y su desparpajo le abrirán puertas y crearán envidias, contra las que tendrá que luchar casi sin desearlo. Eso no lo libera de culpa. Joanovici es un personaje codicioso, ansía el poder, quizás por su complejo de donnadie. Incluso olvidará a su familia con tal de conseguir sus fines. La moralidad de los personajes está siempre puesta en tela de juicio por las acciones que cometen, pero el contexto en el que se mueven resulta clave para entenderlos. El guión está firmado por Fabien Nury, nacido en 1976, y ya premio en el Festival de Angouleme por su trabajo en "Il était une fois en France", ya se ha convertido en uno de los nuevos guionistas más reconocidos. Sylvain Vallée (nacido en 1972) es el dibujante y pertenece sin ninguna duda a la escuela de línea clara del cómic franco-belga. Sus dibujos transmiten con un realismo total las palabras de Nury. Las dos escenas finales de cada tomo, donde no hay palabras y sólo la fuerza de sus dibujos, son un buen ejemplo del buen trabajo realizado. Como buen seguidor del cómic europeo y en especial del franco-belga, esta obra no me ha dejado frío en absoluto. He sufrido con los personajes, he maldecido las decisiones tomadas por ellos y estoy ansioso de continuar su lectura. Una pequeña joya del realismo en el cómic, un reflejo de la historia de Francia más oscura, que aporta interés a cada página. Su adaptación a la pantalla (grande o pequeña, eso se verá) será obligada sin duda, resulta de lo más cinematográfico tanto en en diálogos como en el diseño de personajes. Recomendadísimo.



Otras opiniones ....
Mis cómics y más
Kozmic books

No hay comentarios: