Miopes

Miopes

viernes, 10 de junio de 2011

Érase una vez en Francia: Honneur et Police & Aux armes, citoyens!


Segunda entrada dedicada a Il était une fois en France, el cómic multipremiado creado por Fabien Nury y Sylvain Vallée, basdo en la historia de Joseph Joanovici y su superviviencia en una Francia ocupada por los nazis. Trata fundamentalmente de aclarar si estamos hablando de un héroe o un aprovechado sin escrúpulos, capaz de todo para conseguir sus objetivos, pase lo que pase. Voy a hablar del volumen 3 (Honneur et Police) y el 4 (Aux armes, citoyens!), los años de la ocupación nazi en París y sobre todo de la Resistencia. Años difíciles en los que los boches (nombre despectivo al que se referían los franceses a los alemanes, procendente de alboche) dominaban la ciudad en todos sus aspectos, y las denuncias y delaciones estaban a la orden del día. Y sin embargo, la primera página de Honneur et Police es bastante clara en lo que propone. Se ve en una habitación que parece más bien una bodega, a Joseph y a su secretaria y amante circunstancial, Lucie contando dinero, mientras Joseph sigue haciendo sus propias cuentas con sus gráficos de creación propia. La última viñeta es una imagen de toda la bodega repleta de dinero y lingotes. Dinero a espuertas en un momento en el que nadie puede conseguir nada. Obsceno.




Honneur et Police hace referencia al grupo de la Resistencia interior francesa más importante durante la ocupación nazi, el llamado Honneur de la Police. Hubo una famosa redada de los nazis contra los dirigentes del grupo en la Brassie Le Zimmer, que es perfectamente narrada aquí. El sucesor de los detenidos Dubent y Porte en ese grupo de Resistencia clandestino (como todos) será Armand Fournet, uno de los personajes principales en estos dos tomos. Apoyado por Joanovici no dudará en pasar por encima de cualquiera por liberar París y Francia, si bien no llega a saber que la manipulación de Joanovici llega muy lejos. 

Aux armes, citoyens! hace referencia a una de las líneas de La Marseillaise, el himno de Francia que volvió a cobrar una enorme fuerza y simbolismo bajo la opresión de la Gestapo francesa. Es el fin de esa ocupación, la entrada de las fuerzas aliadas en París y la llegada de la Resistencia exterior, la situada en Londres con De Gaulle a la cabeza. Son tiempos complicados para Joseph. Aunque en París se le pueda considerar un héroe, es un personaje oscuro con propósitos poco claros, muy sospechosos, que no gusta a la Resitencia Exterior. Alguien que tiene un salvoconducto de la Gestapo significa que ha tenido contactos muy estrechos con la policía alemana, por lo que puede tener que ver la deportación de tantos ciudadanos franceses. La mujer de Joseph, Eva, no perdona todo lo que está haciendo su marido. Joseph se ve obligado a usar todo su dinero y los favores que le deben para salir de una situación más que difícil.

En estos dos tomos asistimos a la creación de una red de personajes de lo más variado. La traición y la ambición es lo que predomina en esta historia que sigue siendo de supervivencia. Cuando lees la vida de Joanovici puedes incluso a entender como se desarrollaron los acontecimientos. Joseph vende al jefe de la Resistencia y a los jefes de la Gestapo por igual, conviriténdose en un héroe para ambos bandos, ¿qué tipo de persona puede hacer algo así? ¿Es realmente Joanovici una mala persona, un bastardo sin piedad, o no tuvo otra opción? Es tan bonito ser un héroe de esos de pantalla grande, donde todo está claro y nunca te arrepientes de tus decisiones porque siempre son correctas, pero en la vida real, esto no se ve a menudo. De nuevo, muy recomendado.


No hay comentarios: