Miopes

Miopes

domingo, 19 de junio de 2011

Adiós Mr. Clemons

Dice la leyenda que se encontraba un joven Bruce Springsteen tocando con su banda, The Bruce Springsteen Band en el Student Prince, Kingston Avenue, Band en Ashbury Park (New Jersey, por supuesto) cuando de repente la puerta del local se abrió, casi arrancándola de los goznes. Una sombra alargada de un enorme tipo negro cargada de confianza entró en el local. El tipo le dijo al joven Bruce: "Quiero tocar con tu banda", a lo que éste respondió "Claro, haz lo que quieras". Corría septiembre del año 1971 y la enorme sombra de imponente figura no era otra que la de Clarence Clemons, también conocido como El Príncipe de la Ciudad y el Duque de Paducah o, simplemente, Big Man. Seguramente no sería la primera vez que se veían, eran músicos que tocaban una y otra vez en los bares de la ciudad, y en aquel circuito se conocía todo el mundo, pero estos dos amigos les gustó mantener la anécdota de aquel encuentro que marcó un sonido muy especial de una banda con las que soñaría cualquier músico: la E Street Band.

Clarence Clemons murió ayer 18 de junio en Florida, a los 69 años, tras un ataque que le había tenido seis días al borde la muerte. Toda muerte es sentida, al menos por alguien, pero es que Clarence Clemons significaba muchas cosas para mucha gente. Era la mano derecha de Bruce Springsteen, claro que sí, pero es que daba la impresión de ser un tipo genial. Una sonrisa eterna que disfrutaba haciendo disfrutar a la gente. Un tipo que había empezado en una familia humilde, con un saxofón como regalo de navidad, que se había decidido en un principio por hacer versiones de James Brown, sin descuidar a la gente del barrio de donde venía él. Había estado echando una mano a los chicos más problemáticos de una escuela de barrio. Oímos esa historia de vez en cuando, el gran tipo que se preocupa por los demás. En Clarence siempre fue así. Para el Boss, Clarence fue más que un compañero, fue un hermano, una amistad fraguada en cuarenta años de unión, dando algunos de los mejores momentos de la historia del rock. 

Mi pequeña historia con Clarence es la misma para muchos. Hace ya 13 o 14 años, la E Street Band se volvió a unir con ese disco de rarezas que acababan de sacar. Vinieron a Madrid, a La Peineta, y allí fuimos unos cuantos murcianos en autobús. Ida y vuelta en mismo día. El concierto estaba ganado. No era material verdaderamente nuevo, eran todo grandes éxitos y ver a la mítica banda reunida. Qué más se puede pedir. Pero para mí ver a Clarence fue un espectáculo, recuerdo perfectamente cuando Bruce estaba despidiendo a los músicos, todos enormes, grandísimos, pensad los nombres de la E Street Band: Roy Bittan al piano, Danny Federici a los teclados, Nils Lofgren a la guitarra, banjo y lo que hiciera falta, Patti Scialfa a la guitarra y corros, Steven Van Zandt (qué grande, metafóricamente hablando) a la guitarra y el maestro Max Weinberg a la batería...todos mayúsculos pero en el momento en el que Bruce dijo aquello tan famoso de "and now, the biggest man you've ever seen....Clarence Clemons", el estadio se vino abajo, la ovación a ese hombre no tenía parangón. Era alguien especial.

Descanse en paz, Mr. Clemons.

Dicen que fue la primera canción que tocaron juntos...se me pone la piel de gallina.

No hay comentarios: