Miopes

Miopes

sábado, 7 de mayo de 2011

El horror cotidiano de Montxo Armendáriz: No tengas miedo

9/10

  "No tengas miedo" es la última película del navarro, nacido en Olleta en 1949, Montxo Armendáriz. A pesar que su primera película data de 1984, "Tasio", Armendáriz sólo cuenta con nueve películas como director en su filmografía. Eso sí, también aparece siempre como guionista. Ya sea de sus propias historias, o de novelas como "Historias del Kronen" de José Ángel Mañas, o la más reciente "Obaba", basada en la novela "Obaboak" de Bernardo Atxaga. Es un deseo de hacer obras personales y que sean independientes una de otra. Y si echamos un vistazo a la filmografía del director, así lo vemos. Todas sus películas son diferentes e interesantes. Mi favorita siempre ha sido "Secretos del corazón", para mí una auténtica joya del cine español de los 90. Reconozco que cuando vi "Historias..." no me gustó mucho, siempre la vi como una respuesta a "Trainspotting" que nunca me convenció, más un estilismo impuesto que una verdadera buena historia. Su última película, hace ya seis años, "Obaba" también me pareció interesante, sin llegar a encandilarme como había pasado con "Secretos...". Y, personalmente, me cae bien este hombre. Me recuerda a este tipo de hombre tranquilo, norteño, muy poco propenso a las extravagancias y que huye de las banalidades, o las estridencias visuales. En la sociedad y en el cine. Un hombre tranquilo que aspirar a remover consciencias. Por todo esto, el hecho de que se estrene una nueva película de Montxo Armendáriz me parece algo ,cuando menos, interesante.

  El argumento surge a partir de las conversaciones que Armendáriz tuvo con especialistas en psicología de su entorno. Supo entonces de los desórdenes físicos y psíquicos que los abusos infantiles provocan en el posterior adulto. Tras una intensa época de información, Armendáriz empezó el proyecto de una nueva película que iba a tratar un tema de abusos sexuales a niños dentro de la familia. Un tema muy complicado de abordar sin caer en el amarillismo o, simplemente, en el morbo. Se trata de la historia de Silvia (Michelle Jenner), una joven de 25 años que ha sido víctima de abusos desde los seis años por parte de su padre. Nos aparece el personaje de Silvia en tres diferentes momentos de su vida. Vemos como se va creando un mundo de engaño y mentira para no reconocer que sus propios monstruos no le dejan ser, simplemente ser, convirtiéndose en una sombra que deambula por las calles, dando una imagen de normalidad ante los demás, incluso delante de su agresor, pero que languidece por dentro de forma imparable. 


  A nivel técnico, la película es impecable. La localización (Pamplona), la iluminación, el guión, los actores...todo está bien en su justa medida. Es decir, no hay grandes alardes ni tampoco actuaciones que tiendan a la exageración. Michelle Jenner está muy bien, pero muy bien. Vemos la fragilidad del personaje en cada mirada, en cada gesto y en cada palabra de las pocas que salen de su boca, ya que los diálogos son contados. Todo el peso recae sobre ella ya que la historia se nos cuenta a partir de ella, de su punto de vista. Lluís Homar, está, como siempre, estupendo. Ya había colabora en la anterior película de Armendáriz, "Obaba", y está verdaderamente creíble en un papel tan duro como el de agresor sexual de su propia hija. Los matices que da un personaje, que pocas veces se nos aparece soberbio, al contrario, casi débil y tan frágil como la propia protagonista. La humanización del personaje del padre es quizás uno de los mayores logros de toda la película. Belén Rueda, cada vez lo hace mejor, es lo que se dice siempre, pero es que sinceramente creo que es una excelente actriz. Si bien su papel queda más deslucido en comparación con los otros dos protagonistas, dibuja perfectamente el perfil de madre que no quiere ver lo que está pasando. La escena del café cuando Silvia le confiesa, no es la primera vez, por lo que está pasando, resulta de lo más descorazonador, pero no por el dramatismo, sino justamente por la falta de él. El resto de actores está tan bien como el resto de la película, Nuria Gago, Rubén Ochandiano, Cristina Plazas, Javier Pereira...A lo largo de la película vamos viendo integrados una serie de testimonios interpretados por actores que. sinceramente, te ponen los pelos de punta. 


  Leyendo entrevistas y reportajes al margen de la película, te das cuenta de una realidad espantosa. El 20% de la población ha podido sufrir abusos infantiles. Una de cada cuatro niñas y uno de cada siete niños. Y no hay que irse a niveles sociales, digamos, bajos, como en la película "Precious", en absoluto. Prácticamente se puede ver en cualquier estrato social. Resulta devastador pensar que cualquier persona con la que te encuentras de forma habitual, ha podido ser víctima de una agresión por parte de alguien en quien confiaba y que, incluso, quería. ¿Cómo puede quedar ese ser humano ante tal traición? LLevo todo el día pensando en lo que vi en el cine. No me resultó agradable, no me gustó, pero es necesario que esta película exista.

  Además No tengas miedo no juega con el morbo. Se mantiene en un tono comedido aunque directo. No hace grandes perífrasis para hablar de los temas más duros, pero tampoco vende la degradación del personaje a cada momento. Es una película intimista, sin escenas de rabia o de violencia, casi se mantiene en un tono de entumecimiento, en el mismo tono en el que se mueve la protagonista. La música juega otro papel importante. No hay banda sonora como tal. Tan sólo la música que pueda sonar donde están los personajes, o las bellísimas notas que hacen sonar tanto Maite, la mejor amiga de Silvia, como la propia Silvia. La música como vía de escape, como necesidad vital o quizás, aunque duela, como coraza para protegerse de lo que le está pasando y necesario lastre del que habrá que deshacerse tarde o temprano.

  Montxo Armendáriz ha vuelto a hacer una película que emociona, pero que no es para nada sentimental. Aquí no tenemos escenas baratas para soltar lágrima fácil. Aquí hay dureza, horror del de verdad, del que nos rodea en esta sociedad de apariencias que nos tiene atrapados. Apariencias por no hablar de un problema que pueda hacerte diferente, que la gente pueda juzgarte, sentir lástima por ti, rehuirte o compadecerte, que no sabes ya que es peor. Sin duda, otro gran acierto del maestro de Olleta. De lo mejor que he visto en lo que va de año. 


3 comentarios:

Carmen dijo...

No me la pierdo!! Como para perdérsela después de leer tu reseña!
Ya te contaré...
Besos,

Antò dijo...

Gracias! Y sí que merece la pena, tanto por como está hecha como por el tema. Que no es fácil. Un besico

Antò dijo...

Querida Carmen, te contesté hace tiempo a tu mensaje, pero la caída de blogger hizo que me convirtiera en un malqueda...ya lo siento. Merece la pena verla, quizás no te parezca tan buena como a mí, pero desde luego no sales del cine indiferente. Y eso ya es algo. Un besico