Miopes

Miopes

domingo, 15 de mayo de 2011

Formarse o desaparecer

España ha sido siempre un país conservador. Incluso en generaciones más recientes, por no decir que incluso ésta lo es. Hace poco leí que uno de los problemas que los españoles muestran ante los idiomas es la mentalidad poco aperturista que tenemos. No, no estoy hablando del antiguo régimen ni nada por el estilo. Simplemente, los españoles no nos interesamos por el extranjero. Sí vemos sus películas (anglosajonas), escuchamos su música (ídem), pero siempre queremos dar una pátina de españolidad en todo esto. De ahí el doblaje. Y lo que es más, no soportamos un doblaje en español de Puerto Rico por ejemplo. Nos parece irrisorio, porque no es que queramos comprenderlo, lo que queremos es que nos resulte familiar lo que estamos viendo. Hoy en día, mis alumnos muestran, en su mayor parte, la misma mentalidad que sus padres y, en algunos casos, que sus abuelos. 

Pero no quiero hablar de los idiomas. Este post va alrededor de dos conversaciones que he tenido este fin de semana. Una fue ayer mismo, mientras hablaba con un viejo amigo que acaba de abrir un negocio que no le está yendo mal del todo... para ser un negocio nuevo. Cuando intenta contratar a alguien y le suelta que su sueldo neto será de 980€ netos hay normalmente dos reacciones. Los que tienen un mejor currículum, o al menos una mayor experiencia profesional, suelen comentar que han tenido sueldos de todo tipo, pero que el vivir en una ciudad menos exigente (la empresa no está en Madrid, gran capital de los abusos del alquiler) y tener un trabajo en el que se empieza de cero y teniendo en cuenta que hay incentivos...pues no está mal. Es un puesto junior con lo que no está tan mal pagado si vemos lo que hay por ahí. Los nuevos, recién licenciados o aquellos que apenas han trabajado, suelen decir aquello de "no me he tirado cuatro años estudiando una carrera para ganar mil euros" o "no me interesa, no voy a ganar más que cobrando el paro". Resulta cuanto menos curioso que un chaval (o chavala) de 25 años que se ha pasado su adolescencia de campamento en campamento, la universidad pagada por las becas o por sus padres y los veranos yéndose a Inglaterra a hacer cursillos y trabajar en un Upper Crust en Londres simplemente para pagarse las copas, tenga ese discurso tan poco realista. No están interesados en formarse un currículum, quieren trabajar en su trabajo soñado y cobrar su salario deseado sin pasar por penurias de aprendizaje ni mucho menos. Esto es una generalización, claro está. Todos conocemos casos que no pertenecen a esta categoría.


Y luego está el tema de la formación y el reciclaje. Que de eso tampoco somos muy amantes. Conozco varias personas en paro que directamente se limitan a esperar a que llegue una oferta. Echan currículums sí, pero es que ¿cuántos CV se pueden recibir en una empresa? ¿Vale sencillamente con tener un perfil estándard? Con cinco millones de parados, uno tiene que intentar despegarse de los demás, imaginación al poder y, en la medida de las posibilidades de cada uno, formarse para dar el salto. Todo esto viene gracias a conocer la nueva web Curshop, una web especializada en la búsqueda de cursos de formación. Básicamente funciona como una web de búsqueda de cursos por toda España y también online. Tú vas poniendo tus preferencias y te van apareciendo las opciones con incluso promociones y descuento. Hay cursos de todo tipo y adaptados a cualquier horario. Desde luego es interesante echar un vistazo. 

Lo que digo de la formación tuvo otro ejemplo más este viernes cuando me encontré a un amigo en Madrid. El chaval habla yo que sé cuantos idiomas, tuvo sus estudios de marketing y ha vivido en varios países haciendo trabajos de lo más variado. Hace poco se encontró en paro. No sabía muy bien que hacer. Y decidió hacer un máster (que se pagó él con su dinero, con lo que tuvo que dejar de vivir sólo para volverse con sus padres. Sí ya sé que no todo el mundo puede) en Gestión Medioambiental. Ahora ha encontrado una beca (no remunderada, eso sí) en París para trabajar en la UNESCO. Desde luego el esfuerzo es brutal, sus ahorros irán todos a esta experiencia, pero ha cambiado completamente su futuro profesional gracias a  tener una mente abierta. Yo sinceramente creo que la va a ir muy bien. Le enviaremos unos choricillos. 

Ya sé que no es una entrada al uso, pero tras un fin de semana rodeado de peperos y socialistos donde se debatía quién tenía la culpa de la debacle económica en la que nos encontramos, pues creo que la conclusión ha sido que mucha de la culpa es de nosotros mismos. No hay que olvidar que estamos con cinco millones de parados, pero hasta en los mejores tiempos estábamos sobre los dos millones y medio. Un poquito de culpa sí que tenemos. 

3 comentarios:

Andrés dijo...

Y pensar que yo malgasté toda mi juventud trabajando por lo que ahora serían 500 euros...

Tienes razón que hay que tener una mentalidad abierta y ser espabilado, luego te ves a gente que parece vivir del cuento y ahí les tienes, con un nivel de vida que ya quisieran muchos.

Desde luego que la culpa muchas veces es nuestra, yo flipo que el sábado por la tarde se cierran muchos negocios y no puedes comprar, y luego se quejan de que no hay trabajo. No sé si viene mucho al tema del post, pero creo que en España no hay ganas de trabajar.

Me decía mi casera cuando se fue de vacaciones que trabajaba los domingos y por eso cerraba todo agosto, pero luego me asomo y la charcutería la tiene cerrada muchas veces. Esto me da risa porque cuando yo trabajaba en el supermercado, salía a las 2 de la madrugada y me curraba todos los festivos, hasta el 1 de enero, etc. y nunca supe lo que era librar un domingo.

Por cierto, también de acuerdo con que lo extranjero parece ser más fashion, pero ni oír hablar de visionar una película inglesa subtitulada, a la mayoría de los españoles les aterra leer subtítulos o pensar que eso les puede servir para practicar inglés.

Worc dijo...

Hola Antò!!! Unas apreciaciones de lo más acertadas, sobre todo cuando comentas que hay gente que espera que los trabajos les caigan del cielo y los que no soportan ver como se les caen los anillos. Estoy de acuerdo, hay que empezar de lo que sea e ir poco a poco escalando que oportunidades generalmente las hay. Creo que más que ser de mente abierta hay que analizar un poco la situación y no dejarse llevar por gustos, considero más importante el saber aceptar la realidad y adaptarse a ella antes que seguir lamentándonos por lo que no llega.

Un abrazo.

Antò dijo...

Gracias por los comentarios, siempre me maravilla que alguien pueda dedicar tanto tiempo a comentar algo que he escrito. Y tan bien.

Andrés: Gracias por la aportación. Es muy valiosa, la verdad. No es que yo crea que en España no hay ganas de trabajar, conozco mucha gente que sí es currante, lo malo es los otros que se llenan de derechos sin contemplar deberes. En eso tenemos mucho que aprender, por ejemplo, de algunos que tú conoces muy bien, los japoneses. Un abrazo

Worc: Hola! A mi sí me da esa impresión que no veo en otros sitios. Tengo una amiga en Francia que estudió Historia y se pasó toda su vida trabajando de bar en bar y esperando unas oposiciones. Un día decidió poner punto y seguido a esa espera y se inscribió en un módulo de asistente social y ahora trabaja cuidando enfermos y ancianos. Ha encontrado totalmente su camino, pero lo que nunca hizo fue pararse. Y tuvo que pasar su temporadita de carencias de todo tipo, pero ahí está toda feliz. Oye, un abrazo.