Miopes

Miopes

miércoles, 27 de abril de 2011

Recordando a Thunder, esos vecinos tan majos (III)

Habíamos dejado a los Thunder desmantelados. Tras una década que había empezado como un tiro (ver 1 y 2), los fracasos de los últimos años habían provocado desilusión. El hecho de no tener compañía discográfica no ayudaba tampoco. Mira que estaban mal colocados estos chicos. En el sentido más amplio de la palabra. Pero tampoco es culpa todo del mercado discográfico. Si quieres jugar el juego pues tienes que seguir las reglas. Y la música de estos señores ingleses no entraba en el torneo. No ya por el estilo, sino por unas composiciones que no motivaban especialmente a la parroquia roquera. Si bien en el Reino Unido aún tenían algo de éxito, al menos entre un cierto rango de público, fuera de las fronteras de la Pérfida Albión no había nada que hacer. 


Tras la ruptura, amistosa por supuesto. Hubo varios proyectos en solitario o uniones con otras bandas, pero que fueron algo muy serio. Y entonces, ¿por qué se reunieron? Pues no hay como un Monster of Rock itinerante para unir a la familia. Y así fue, Danny Bowes empezó a moverse para conseguir un buen cartel y girar por el Reino Unido con lo mejor de un rock que parecía no morir nunca. Y ahí va el cartel: Alice Cooper, Quireboys, Dogs D'Amour, y los Thunder. Sin posibilidad de queja ninguna. Por lo que he leído en críticas, el concierto fue un éxito. De hecho se dice que los Thunder eran los ganadores en cuanto a merchandising, ganando incluso al sempiterno e incombustible Alice Cooper. Presentaron sus grandes éxitos ("Love walked in" siempre triunfante) y un nuevo EP ("Back from the crack") con temas nuevos y presagio de lo que sería su disco de regreso, Shooting at the sun.


  • "Shooting at the sun" (Frontiers Records, 2003)
7/10
Un disco de regreso, que se publicaría a finales del 2003, después de volver a foguearse con una larga y exitosa gira acompañados de Deep Purple. Parecía que a pesar de todo, la banda no había perdido fuelle. Incluso ganaron adeptos. Y se habían aceptado a sí mismos, es decir, una banda de blues rock que interpretan las canciones de forma genial, pero que no van a renovar y poner boca a bajo el panorama musical. El disco empieza bien. "Loser" es un tema de manual de "hardroquero melódico con el pelo corto". Ese tipo de coros pegadizos que tan bien quedan mientras limpias la casa, ya me entendéis. El resto del disco pues no está mal. Tiene buenos temas como "Shooting at the sun" o " If I can't feel love". Unos riffs potentes, de esos crudos y directos con ese aroma de banda que está empezando pero que siente respeto por los clásicos. Otra de las que me enganchó es "Somebody get me a spin doctor", ya presente en el EP anterior y que es un temazo del rock contundente que hacían en sus primeros tiempos sin historias complicadas. Muy buenas también "This man inside", de esos medios tiempos que lucen también la emocionante y emocional voz de Danny y "Blown away" con un gran Luke Morley demostrando que técnicamente es un guitarrista impecable. Buen disco para los amantes de los primeros Thunder, o sea, de los mejores Thunder.

  • "The Magnificent Seventh" (Frontiers Records, 2005)
8/10
Tras el éxito, sí el éxito, de "Shooting at the sun", Thunder volvían a estar ahí. Más giras con Deep Purple, varios conciertos importantes y ganas de hacer buena música. Así que se decidieron a hacer el que para mí es el mejor disco desde "Laughing at Judgement Day". Aunque tenga temas flojos ("Monkey see, Monkey do", tema manido donde los haya) tiene auténticas joyas. El primer tema ya es toda una declaración de principios " I love you more than rock and roll", una canción de lo más stoniana, divertida y con ganas de ser cantada una y otra vez en sus conciertos. El resto del disco está lleno de medios tiempos, alguna que otra balada pero de gran calidad y mucha melodía. De esta parte son especialmente buenas "I'm dreaming again". Una de esas canciones con un estribillo irresistible, de las que se llamaban power ballads, seguida de, quizás, la mejor canción del álbum "Amy's on the run", una de mis favoritas a partir de ahora, con unas guitarras fantásticas para una canción que aunque pegadiza no es del todo convencional. "The pride" es un tema más sucio y "Fade into the sun" es puro A.O.R. ochentero como podrían hacer los Foreigner de la última etapa. "Together or apart" es la GRAN canción del disco. Muchos matices en 6 minutos donde los Thunder vuelven a dejar lo mejor de sí mismos. Buenas letras, una voz fantástica y unas guitarras perfectas. Luke Morley se sale en este disco de todas formas, la guitarra suena vibrante y llena de emociones. El resto de la banda acompaña con un buen trabajo, aunque meramente de acompañamiento. Muy buen disco. Ay si hubieran sacado este en vez de aquel "maledetto" Behind closed doors.....




  •  "Robert Johnson's Tombstone" (Frontiers, 2006)
8/10
Para este octavo (o noveno si contamos los directos) disco, los Thunder decidieron, al menos de forma aparente, volver aún más a las raíces, a la del mismísmo Robert Johnson y su pacto con el diablo en aquel famoso cruce de carretera. Un primer tema sin estribillo pero muy muy soul, incluso más duro de lo habitual nos enseña los dientes en este disco que se fue a grabar en una tierra tan Blues como es... España¿?. El disco cuenta con unos riffs potentes, mucho más que en los discos precedentes. Es un hard rock más menos basado en la melodía, aunque siempre bajo el prisma de Thunder, que no es precisamente una banada de grindcore. Me gusta "Dirty dream" que es casi AC/DC en algunas partes... o a lo mejor me lo parece a mí, a saber.... seguido de otro medio tiempo algo soul llamado "A million faces", gran canción también. "The devil made me do it" es otra muestra de viejo rock and roll como era "I love you more than rock and roll". Esas guitarras humeantes acompañadas de Jack Daniels....aunque los Thunder tienen más pinta de padres de familia en pic-nic que de hijos de Satanás, la verdad. "Don't wanna talk about love" es el clásico tema hecho para levantar al personal, con un riff, este sí, a lo Angus Young y un Danny más hardrocker que nunca, ésta es de las mejores canciones de Thunder. Casi quince años después, Thunder habían vuelto a coger la forma y lo estaban demostrando. "Last man standing" es otro de esos temas largos que siempre incorporan. Un tema casi progresivo, aunque recuerda a aquellos del "Laughing at Judgment day". Gran estribillo para esta canción. "My darkest hour" es un tema íntimo, con arreglos de violines que se desmarca un poco del clásico sensiblero de las baladas de los Thunder. No hay que perderse tampoco ese "Andy Warhol said", con gran estribillo, y la que cierra "Stubbor kinda love", un clásico tema de fiesta rock and roll. Muy buen disco, sin pretensiones pero a la altura de lo mejor de Thunder, que ya gozaban con un repertorio que ya quisieran muchos. 

  • "Bang!"  (Townsend, 2008)
7/10
La banda ya le había cogido el tranquillo a esto del sonido más bluesy y no se iban a poner samples y hacer música electrónica. "Bang!" es más de lo mismo. Lo tomas o lo dejas. Desafortunadamente, la mayoría de gente lo dejó. Estando Franz Ferdinand  para qué te vas a poner a escuchar a unos abuelos tocando canciones como si fueran Humble Pie. No me interesa. Y el disco por supuesto, no está mal. "On the radio" es el clásico tema con un buen estribillo y un amortizante riff que encaja en cualquier sitio (por cierto, habría que hacer un estudio de lo bien que queda la palabra "radio" en las canciones en inglés). Con una portada algo chusca y grabado tres meses en un castillo, así son ellos, el sonido es perfecto y las canciones están muy bien. "Retribution", "Candy man", "Turn left at California" son de las mejores, aunque te deja la impresión que todo esto ya lo has escuchado antes y mejor. Mi favorita, por sucia y barriobajera, es "Miracle man", la más blues rock de todas. Pero sin olvidar (eso nunca) esos coros especiales tan propios de los Bowes, Morley and co. Buen disco, una vez más. 

A pesar de llevar prácticamente seis años de racha, de unas giras fantásticas donde no les falta público y de buenas críticas en las revistas especializadas (claro, en el resto no se sabe quienes son estos señores), el 28/1/2009 deciden tirar la toalla una vez más. Y veinte años después, estos caballeros del blues rock lo dejan y en verano de ese año hacen su último concierto hasta la fecha. Cada uno siguió su camino. Luke Morley está con su banda The Union. Harry está...con todo el mundo (Magnum, Bad Influence, Monsters of British Rock....estos baterías), Chris, el bajista, está con ese invento llamado The Ultimate Eagles...pero todos ellos se van a reunir para un nuevo fesival este verano el 24 de Julio en el Victoria Park de Londres, dentro del High Voltage Festival. Nada un festivalillo de tres al cuarto donde tocarán principiantes tipo Dream Theater, Judas Priest, Jethro Tull, Michael Schenker Group, Slash, Queensrycha o Anathema, entre otros. Quién sabe, lo mismo se animan y se dedican a tocar otra década...total ya que están. Si os gusta el rock clásico y sabéis disfrutar de unas buenas melodías hechas con las tripas, echadle un vistazo a la discografía de los Thunder, os aseguro que no os va a defraudar. 



2 comentarios:

La Perfida Canalla dijo...

Muy pero que muy instructivo...Volvere
Por cierto soy Perfida
Un saludo coleguita

Antò dijo...

Muchas gracias Pérfida! Uno está aquí para lo que se tercie. Un saludo!