Miopes

Miopes

domingo, 13 de febrero de 2011

Valor de Ley

¿Es Jeff Bridges el mejor actor del Hollywood actual? No, en serio. ¿Lo es? Este hombre me parece que rebosa talento, que borda los personajes, que trasmite credibilidad y sobre todo, entusiasmo en cada uno de sus trabajos. Yo, a este hombre, yo le tengo fé. Que es decir mucho. Creo que es una declaración de principios que no deja lugar a dudas. Jeff Bridges es lo que Pacino o De Niro dejaron de ser hace un buen rato. Un actor con todas las de la ley.

Claro...están también los que no piensan igual y me parece correcto, por supuesto. Son los problemas de la democracia. La gente dice cosas que no te gustan pero tienes que decir aquello de "es tu opinión" o "para gustos, colores" (¿?). Ayer me decían que Jeff Bridges lleva haciendo el mismo personaje (concretamente The Dude, cuál si no) desde hace más de una década...bueno, pues ellos se lo pierden.
9/10
Valor de ley es la nueva película de los Coen. Los hermanos se están construyendo una filmografía de las que permanecen en los anales. Creo que en estos días de espectáculo y distracción, sus películas siguen apostando por el talento de los actores y el soporte de un buen guión. Han decidido lanzarse al remake o la recreación de la misma historia que había tomado en la homónima Valor de ley de 1969, que valió el óscar a John Wayne por la interpretación de Rooster Cogburn, role que ha tomado en esta ocasión Jeff Bridges. Ésta es la historia, el padre de Mattie Ross (Mattie Ross, sorpresa de la película y el personaje que se come la pantalla) ha sido asesinado por Tom Chaney (Josh Brolin) cuando se encontraban de viaje fuera de su granja, huyendo posteriormente con una yegua y dos monedas de oro. Nadie parece preocuparse por lo que le pase a Chaney o a la joven Mattie, de apenas 14 años. Mattie decide buscar a un alguacil que busque y capture a Chaney. De esta manera podrá ver como Chaney es ajusticiado y la venganza por su padre se completará. Contrata a Rooster, un impulsivo y poco escrupuloso alguacil que demuestra pocas maneras, con un aspecto fiero gracias a ese parche en el ojo derecho, pero también posee unas agallas fuera de lo común. Verdaderas agallas (True Grit, como el título original). Finalmente acepta ir en la búsqueda de Chaney, siendo acompañado por el ranger de Texas LaBoeuf (Matt Damon) e incluso por la propia Mattie. A partir de ahí se desarrolla una historia truculenta, narrada con la coherencia (o no) de los Cohen.

Sinceramente, he disfrutado esta película como un niño. Como cuando de chico nos tragábamos esas grandes películas que solían poner después de comer, cuando todavían ponían algo decente a esas horas. Los actores están muy bien, y la estética es perfecta. Me imagino lo que tuvieron que disfrutar con ese vestuario absolutamente maravilloso. Sobre todo el del personaje de Mattie y LaBoeuf. Por cierto, no es tan habitual ver westerns con nieve, ¿verdad? No se me ocurren demasiados, por no decir ninguno. Aparte de Paint your wagon, pero eso es un musical y eso desvirtúa un poco la esencia del género, aunque siga siendo una gran película. Pero luego están los Coen que han reescrito esta historia de forma magistral con unos diálogos brillantes, que hacían reir a la sala y emocionar a partes iguales. Las réplicas del socarrón Cogburn son geniales, como los esfuerzos denostados del insigne Texas Ranger por parecer tan duro como su extraño compañero de viaje y, por supuesto, la marisabidilla Mattie Ross, que tiene una de las mejores escenas en su alocución con el comerciante de ponys. Una escena redonda sin duda, sobre todo con la coletilla final ("un momento...estamos negociando otra vez?"). Los Coen abordan este tipo de situaciones como nadie, diálogos aparentemente banales pasan a convertirse en transcendentes al marcar la personalidad de los personajes. Nos encontramos con una Mattie fuerte, aguerrida, ingenua algunas veces, pero decidida a hacer lo que es justo, y eso no es otra cosa que ver a Chaney ahorcado en una plaza pública. Resulta impactante el ahorcamiento que vemos en las primeras escenas. Desde luego la presentación de los personajes no puede ser más eficaz. A Cogburn lo vemos en "excusado" vociferando a la pobre niña, para más tarde verlo en toda su gloria en medio de un juicio donde cuenta el "ajusticiamiento" de dos hermanos. LaBoeuf se nos presenta como el príncipe azul, caballero de capa y espada dispuesto a socorrer a los débiles por la gracia de Dios. Creo que Damon hace un gran papel aquí, breve, conciso, sin aspavientos pero muy completo. Fuera de su registro habitual, diría yo. El personaje de Chaney es expuesto de una manera directa, casi sin esperarlo, nos encontramos con alguien que parece realmente estúpido, pero tan estúpido como despiadado. Brolin es un gran actor, siempre me lo ha parecido, aquí en un papel tan corto sigue estando a la altura. 


Por lo demás la película gustará aquellos que entren en el juego de los Coen, como ocurre siempre, y también en el universo legendario del oeste americano. De sobra es conocido que si existe una mitología en Estados Unidos, ésta es la de la Conquista del Oeste, la Nueva Frontera y los personajes que salieron de ella. Personajes planos en muchos aspectos, estereotipados, salvajes sin ninguna duda, pero con un encanto especial que ha atraido a varias generaciones desde siempre. Es un universo machista, clasista y seguramente irreal en algunos aspectos. Ese sentido del honor tan especial, la valentía que muestran los personajes y sobre todo, la justicia. La justicia de unos o de los otros, pero que siempre es implacable y te pone en tu sitio. Nada de eso es verdad o mentira, los mitos son así, pero para eso ya está la escena final de "El hombre que mató a Liberty Valance" : "Si tienes que elegir entre la historia del hombre y la leyenda, publica la leyenda". Los Coen lo usan muy bien, crean personajes idealizados, muy diferentes unos de otros, pero que en algunos casos casi se convierten más en un concepto que en un verdadero ser humano. 

El final responde a los tiempos que estamos viviendo, un poco de descrédito de esa época. Casi todos los westerns que se hacen ahora (incluyendo la fantástica serie Deadwood) vienen a ser de los llamados "crepusculares". El final de una época que nos muestra un nuevo siglo que traerá modernidad, infamia, egoismo y progreso. Como dicen al final de la película "Time just gets away from us". Sublime.


Algunos compadres que la vieron:





5 comentarios:

Renaissance dijo...

No conozco mucho la carrera de Jeff Bridges, aunque su papel como Rooster Cogburn me convenció (quizá es un actor con un carácter menos cantoso que Pacino o De Niro), y la niña protagonista es fantástica: han conseguido hacer que funcione una mezclcla de decisión y capacidad para negociar con la falta de madurez que podría tener un personaje así, sin que en ningún momento llega a resultar cargante.

sergio dijo...

Jeff Bridges es uno de esos actores a los que el paso del tiempo, en vez de perjudicarle, le ha sentado de maravilla. Lleva muchas décadas de carrera, y en la parte central de ésta era un actor correcto pero nada más, como dijo algún crítico, "demasiado americano", es decir, con expresividad limitada y papales "estándar". Me remito por ejemplo, al film "A la mañana siguiente", con Jane Fonda, o incluso a "The mirro has two faces", con la Streisand. Pero desde hace pocos años (sí, seguramente desde su papel como The dude), ha sabido adquirir esa mirada e inexpresividad que dice más que cualquier carantoña, y su rostro ha sido esculpido por las arrugas en lugar de arruinado por ellas. Y sí, la verdad es que en los últimos años está que se sale este hombre. Hasta en Tron Legacy hace un papel más que digno. Y claro, elige mucho mejor los papeles que Al Pacino o De Niro en la actualidad (¿quién asesora a estos dos??).
By the way, buen post señor miope.

sergio dijo...

Por cierto señor Miope, no sé si estará usted de acuerdo en que el sr. Matt Damon lleva un carrerón. Buen guionista, con una franquicia taquilera y prestigiosa como la de Bourne, y presente como actor principal o de reparto en casi todas las mejores películas que se rueda, como ésta de los Cohen o las últimas de Esatwood (aclaración: las películas menores de Eastwood son obras maestras menores, y me pelearé con quien me contradiga en un alarde de respeto por la democracia :-))

Andrés dijo...

Aunque no me suelen llamar la atención los western típicos, estos sí consiguen llamar mi atención.

Me apunto esta recomendación, saludos.

Antò dijo...

Renaissance, pues sí merece la pena echar un vistazo a la carrera de Jeff Bridges. "El rey pescador", bastante antes de "El gran Lebowski", es una obra maestra (aunque es una opinión muy personal). La chica es muy buena, pero es que encima tiene realmente 14 años!!!

Sergio: Muchas gracias! Has dado en el clavo...¿quién asesora a Pacino y De Niro?¿Dónde están esas actuaciones y esos personajes que hicieron historia? Por qué tanto tic? De acuerdo con Matt Damon, al principio era reticente. Pero es que el tipo (también demasiado americano para mí en un principio) sabe elegir muy bien y rodearse mejor. Tiene películas realmente interesantes y es capaz de crear personajes de lo más dispar. Y de Eastwood...bueno, qué puedo decir. Adoro a ese tío. "Medianoche en el jardín del bien y del mal", "Mystic river", "Million Dollar Baby" y cualquier otra película suya, empieze por M o no tiene una calidad desbordante.

Andrés: No te culpo. Hay mucho western que son clichés andantes. Pero también es verdad que los buenos son historias universales, y envueltas en toda esa mística que rodea este tipo de cine. Pero, hay cada truño también...

Saludos!!!!