Miopes

Miopes

lunes, 7 de febrero de 2011

Gary Moore

Con una discreta página en negro y un escueto mensaje de condolencia, la web de Gary Moore  aparece cerrada ante el fallecimiento de este gran trabajador del blues rock.  Moore murió ayer en Estepona a los 59 años tras una vida que aparentemente había significado el sueño de cualquier amante del rock and roll. Un irlandés como Dios manda, duro como una roca y amante de la música hecha con las vísceras, llegó a publicar veinte discos en solitario que iban de rock duro más clásico, el de los setenta, el de cuando una banda era sagrada y nos sabíamos el nombre de todos los miembros, hasta el blues más puro. Respondía al mismo tipo de guitarrista aguerrido que desdeñaba los aspectos más comerciales y estaba dispuesto a suicidarse ,musicalmente hablando, por sus propias ideas. No siempre fue santo de mi devoción, pero siempre creí que Gary Moore estaba destinado a ser un icono blues, aunque sólo fuera por su apariencia totalmente alejada de la clásica rock and roll star y su evidente parentesco con su compatritota Rory Gallagher, otro monstruo irlandés del mejor blues rock. Como la mayoría de gente de mi generación, conocía a Moore una vez que oí hablar de Phil Lynott y la mejor banda de rock irlandesa de la historia, con permiso de la que estamos pensando, Thin Lizzy. Pero Moore era mucho más, su primer grupo, Skid Row (sí, como la de Sebastian) ya marcaba su camino y sus incursiones con otras bandas o proyectos siempre fueron muy interesantes. Especialmente llamativa fue esa recreación de Cream en los 90 que fue BBM, sin Clapton, claro. La verdad es que echar una mirada a la discografía de Moore es encontrar luces y sombras, pero desde luego lo que na falta es energía, actitud y sinceridad. Descanse en paz, Robert William Gary Moore.

Muchas son las canciones que me gustan de este guitarrista de Belfast. No sabría cual poner, quizás su tema más conocido, "Parisienne walkaways", o ese metalero "Over the hills and far away", o su temazo del 91 "Still got the blues" o "Cold day in hell", o por supuesto, su trallazo musical que es "Out in the fields". Muchas como digo, pero me quedo con este tema de Thin Lizzy que Gary Moore tocó como homenaje a Phil Lynott. Hoy se la podemos dedicar también. Después de estos solos, la música que escuchemos durante lo que queda del día nos parecerá la banda sonora de los Teletubbies.

4 comentarios:

sergio dijo...

PARDIEZ, CÓMO TOCABA ESTE HOMBRE!!

Antò dijo...

como los mismérrimos ángeles...aunque no sé si de los de arriba o de los de abajo

Andrés dijo...

Desde luego es una gran pérdida cuando un genio como él nos abandona y era tan querido. Descanse en paz.

Antò dijo...

Para mí, Gary Moore era un auténtico currante del blues rock, y la gente que hace las cosas con pasión enganchan fuera de modas y tendencias.