Miopes

Miopes

jueves, 27 de enero de 2011

Ya tengo escenas para mi muestra teatral


Casi dos semanas sin escribir en el blog. Desde luego nunca voy a pasar de blogger principiante con futuro, si acaso a principiante acabado. A veces cuesta incluso pensar una idea que desarrollar, y el hacerlo, el desarrollarla quiero decir, se hace harto complicado cuando no quieres que sea algo mecánico. En definitiva, el blog me necesita de mis cuidados y tengo que pasarme a ponerle un paño caliente. En realidad no quería hablar de eso. Estoy todo emocionado porque ya tenemos en la humilde escuela de teatro donde pierdo las noches, las escenas de las obras que vamos a representar este mayo. Como actor ultramateur estoy más que emocionado. En serio. El sistema es muy sencillo. Habrá una parte de muestra de interpretación y una parte de expresión corporal que todo junto llegará a las dos horas y algo. Somos cuatro "actores" así que nos tendremos que diversificar y resultar más polivalentes de lo que nunca fuimos.  Después de mucho madurar los cientos de propuestas que trajimos, tenemos una selección bastante interesante de obras y, sobre todo, de escenas. No sé si daremos con la tecla, pero desde luego, ya sólo los textos merecen la pena. Calidad oiga. 

El primer texto que cayó fue un par de escenas de la película Sóla en la oscuridad (Wait until dark, 1967). Estaba interpretada por Audrey Hepburn haciendo de ciega y unos actores no demasiado conocidos en la actualidad pero que brillaron en un par de secuencias bastante bien logradas. Dos trapicheros se dirigen a casa de una amiga suya que les espera para darles un encargo, allí se encuentran con una trampa por parte de un siniestro tipo y en medio la presencia de una mujer ciega 
con una escena final con gasolina, cerillas y oscuridad excelente. A ver como lo conseguimos.
Existe una obra de teatro bastante interesante también, pero nosotros hemos tomado como referencia la película. Sobre todo la escena final y la del encargo/trampa que resulta de lo más teatral. No teníamos muy claro si queríamos una película, hubo desde luego muchas propuestas: Eva al desnudo, El quinteto de la muerte, Funny Games (ésta encajaba perfectamente), La gata sobre el tejado de zinc caliente, Recuerda, Atraco a las 3...pero parece que nos decidimos por la que menos nos implicaba emocionalmente, es decir, por la que más igual nos daba.
Tenemos más obras, cinco más. La segunda en caer y que pronto nos llamó la atención fue el clásico de Lope de Vega "La dama boba". Este ejemplo perfecto del Siglo de Oro español nos venía al pelo, aunque no pudiéramos hacerla entera y sólo una escena y cortita. La historia de Fineas, una chica a la que todos consideran una bala perdida, más tonta que mandarla hacer, pero que a la postre se superpone a todo el que la rodea, le iba muy bien a nuestra única compañera del grupo. En realidad es un pequeño recosido de dos escenas en la que la protagonista se ríe y pone de los nervios a dos profesores que intentan educarla a base de paciencia y honorarios. La más corta de todas, pero una de las más divertidas. 
No estamos muy convencidos de hacer nada de teatro americano tan moderno, ya llevábamos dos (Sóla en la oscuridad y otra que contaré más tarde) y Woody Allen nos hacía gracia relativamente. Pero al leer "Adulterios" dijimos que adelante. Es una pieza de un acto llamada "Riverside drive" sobre un psicópata que acosa a un escritor de éxito, del cual van a hacer una película sobre su última obra, reclamándole la autoría de ese libro. Este autor está extrañado y angustiado por la presencia de este loco que no para de meterle ideas absurdas en la cabeza, como la de asesinar a su amante a la que espera de un momento a otro. La verdad es que el bueno de Woody tiene unos diálogos muy afilados y aunque yo era el que más reticencias ponía en un principio, la obra es divertida, con un toque de humor negro que gusta. Nos lo vamos a pasar bien con ésta.
Luego llegó la otra americana, una obra corta de Tennessee Williams llamada "Siete vagones de algodón". La historia refleja muy bien el universo Williams con personajes sureños, delimitados por sus pasiones, bajas como debe de ser, y que son víctimas de su propio sino. El incendio en una plantación de algodon y la soledad de una mujer en una sociedad que la considera un objeto del que poder hacer uso a su antojo. La hemos tenido que acortar un poquito porque se salía del tiempo, pero merece la pena hacerla entera porque es verdaderamente intensa. Quizás no es de lo más conocido del gran dramaturgo de la decadencia americana, se puede considerar como una obra menor, pero merecerá la pena. 
Una de las que yo tenía en mente desde hace mucho tiempo es "El hombre de la flor en la boca". Una pieza corta de Pirandello sobre un curioso encuentro una noche, en un bar indeterminado en un pueblo de iguales características. Allí un padre de familia que ha perdido el tren a su sitio de vacaciones mantiene una conversación con un extraño tipo que le descubre los secretos de la vida. Delicatessen. Hay un video por internet interpretado por Vittorio Gassman. No aspiro yo a tanto, pero habrá que poner toda la carne en el asador, de eso estoy seguro.
Y la última en subirse al carro ha sido la escena inicial ("now is the winter of my discontent...") de Ricardo III, de Shakespeare. Esta obra lo tiene todo, pero sobre todo, es una obra basada en la venganza, el odio y la envidia. El bardo expone lo peor de la ambición humana en esta obra que ha sido revisada cientos de veces. Me acuerdo de dos versiones especialmente notables la de Ian Mckellen, una especie de versión distópica del clásico, situándola en los años 30 pero en una Inglanterra fascista, y esa rareza que es Looking for Richard de Al Pacino.

Ya hemos empezado con los ensayos, de momento la cosa no parece que avance mucho. Dentro de cinco meses habrá que tenerlo todo mejor que perfecto, ya iré contado.

5 comentarios:

Dani dijo...

Joder macho, os ponéis cotas altas y piezas de lo más interesantes y míticas. Si pudiera ir a verlo...

Sóla en la oscuridad me parece un peliculón, aunque hace tiempo que no la veo, la verdad.

Últimamente veo Ricardo III citada mucho por ahí... o debo ser yo que veo cosas raras. No sé cómo puedo seguir sin haber ido a ver una obra de teatro de Shakespeare...

Y, btw, mi única experiencia con el teatro (en el escenario, me refiero, porque en la vida he hecho de sobra, hasta en el trabajo :P) fue cuando en 3º de la ESO (lo que sería, abuelo, su 1º de BUP, creo XDD) en la clase de Lengua nos dividieron en grupos y nos hicieron interpretar varias obras. A mí me tocó "El libro del buen amor" donde me marqué un monólogo frente a la amada muerta, que si me viera hoy me pegaba de ostias XDDD

Un abrazo y nunca fuerces para escribir en el blog, que te venga, que es lo mejor.

Dani dijo...

Ah, lo de que ""La dama boba" le iba muy bien a nuestra única compañera del grupo", nunca puede sonar bien XDD

Ana dijo...

Entre el uno imaginándose a sí mismo en escena como un auténtico ......... (rellenar la línea de puntos con un nombre de actor mítico que no me sé ninguno) y el otro, que se ha puesto una foto de galán madurito en el perfil de blogger me tenéis loca.
Por cierto, cuando estrenes en Gran Vía quiero entradas gratis. By the way tengo tu libro ahora en Madrid, así que cuando vengas a ensayar tu otra obra avisa. Pagas tú los churros.

Antò dijo...

Dani, es cierto, con lo maja que es (no pun intended) no se merece llamarse boba, aunque siendo de Burgos...el término bobo se emplea muy a menudo. Son obras muy buenas, cuando las lees dices mecagontó yo quiero decir estas cosas. Y Shakespeare bueno, es como todo, depende de quien lo haga te gustará o te parecerá un tostón. Pero este texto es especialmente bueno. Hay que ir a por todas, no vamos a ir con medias tintas. Luego saldrá una caca, pero ahí estamos.
Ya, sé que es mejor no forzar. No me gusta escribir si no tengo claro lo que voy a decir. Un saludo, campeón.

Ana: este domingo voy a Madrid, pero no sé cuando iré, quizás tenga que invitarte a café y pastas. El 6 voy también. ¡Nos veremos!

Andrés dijo...

Pues sólo me resta desearte mucha suerte y que lo paséis bien durante los ensayos, que sea fructífera la experiencia sobre todo.

Es verdad que habéis optado por material de gran calidad, "Sola en la oscuridad" es una obra maestra.

Saludos.