Miopes

Miopes

domingo, 16 de enero de 2011

Kid Rock vuelve a casa con su Born free


Aunque se veía venir ya desde hace tiempo con ciertas dosis de rock tradicional americano entre sus temas más hip-hop, este Born free (Atlantic, 2010) me ha parecido una de las transformaciones o evoluciones como queráis llamarlo, más evidentes de los últimos tiempos. Nadie podía imaginarse que el rubiales con cara de macarra de patio que gritaba desaforado aquello de bawitdaba da bang a dang diggy diggy diggy said the boogy said up jump the boogy en su disco Devil without a cause (Atlantic, 1998) se haya pasado al country rock más setentero en un salto mortal sin red. Robert James "Bob" Ritchie, a.k.a. Kid Rock  (nacido por cierto el 17 de enero de 1971, con lo que mañana hace 40 añitos el chaval....have a happy birthday, buddy!) se hizo muy conocido por su estilo rap-metal de los 90, su hip-hop blanco mezclado con guitarras de rock clásico no hizo demasiada gracia a los seguidores más acérrimos del estilo y consideraban a Rock como una especie de Vanilla Ice para el cambio de milenio, que no podía compararse para nada con el Real McCoy que no era otro que Eminem. Es cierto que el estilo viva la virgen de este chico nacido en Romeo, Michigan no le hacían ser otra cosa que un party man que no pareciera aportar música de verdad, si se me permite. Luego estaba su breve pero intensa relación con Pamela Anderson que no hizo más que confirmar lo que todos sabíamos, a Kid Rock le gustaba aprovechar el momento y disfrutar lo que la vida le estaba dando. 

8/10
Tras su gran éxito del 98, llegaron una serie de álbums muy recomendables que seguían un poco el camino marcado pero que empezaban también a enseñarnos ciertas pistas que finalmente nos llevarían a este Born free. En este álbum no hay hip hop, hay puro y sólido rock sureño, rock tradicional americano y country rock. Para la ocasión, el señor Ritchie se ha rodeado de unos músicos de sesión de peso, que confieren al álbum un sonido excelente junto con la producción del sempiterno Rick Rubin. Entre estos músicos nos encontramos al batería Chad Smith, sí el batería de los Red Hot Chili Peppers, a Matt Sweeney, guitarrista de Chavez o de Guided by Voices, o David Hidalgo, guitarrista de Los Lobos, junto con Benmont Tench, el mítico teclista que acompaña a Tom Petty con los Heartbreakers. Una banda cinco estrellas, sin duda. Y como Born free es un disco de celebración, Kid Rock no ha querido privarse de la presencia de más amiguetes como diría el castizo, y ha contado con la participación de artistas muy próximos al nuevo estilo adoptado de Rock, como son Sheryl Crow, Zac Brown, Martina McBride o el origen de todo este cambio, Bob Seger.

Canción por canción, el disco es impecable. Es una colección de temas muy cuidada tanto en arreglos musicales como en las letras, de las cuales es co-autor el propio Rock. Obviamente no estamos hablando de Mark Lanegan o Lambchop, esto es party rock and roll y esas letras van en consonacia con ese modo de ver la música. Aquí tenemos temáticas ligeras, accesibles a cualquiera, amor o desamor a raudales, sentimientos encontrados, necesidad de encontrar su camino...digamos lo típico. Supongo que el tema inicial es bastante indicador de todo lo que vendrá después: Fast, on a rough road riding / High, through the mountains climbing / twisting, turning further from my home. No, las letras no se las ha escrito Aldo Guthrie ni Rufus Wainwright, o cualquier otro cantautor "sesudo" digamos, pero realmente se ajusta de forma perfecta con el espíritu de este nuevo Kid Rock. 




El video está lleno de clichés que resumen cualquier cosa que pudiera decir sobre él. Sin embargo, a pesar de tener un estribillo facilón y que incluso puede cansar, no os desesperéis. El resto es mucho mejor. El siguiente tema "Slow my roll" es un tema bastante poderoso, siempre en ese tono de fiesta que no deja Ritchie. Antes he dicho que había abandonado el hip-hop y ciertamente es así, pero no ha podido resistirse a meter una colaboración de T.I. en la canción "Care" que es una de mis favoritas sin duda. Precioso tema incluyendo la participación de T.I. y de mi admirada Martina McBride, es un clásico medio tiempo con tintes country o incluso alt. country (sea eso lo que sea, porque lo que es yo..) que realmente me encanta (Cuz I cant stop the war / Shelter homeless, feed the poor / I can't walk on water / I can't save your sons and daughters / I can't change the world and make things fair 

/ The least that I can do / The least that I can do / The least that I can do is care). Quizás un poco ingenuo de nuevo en ese estilo "salvemos el mundo o por lo menos, intentémoslo" pero realmente llega esta canción.

Más tarde tenemos la mejor parte del álbum para mí: "Purple sky", con un estribillo sencillamente genial, "When it rains", "God bless Saturday" donde el viejo Kid Rock se asoma para hacernos ver que no se va a retirar y la grandísima "Collide" con Sheryl Crow y al piano el maestro Bob Seger. Bob Seger & the Silver Bullet Band es una de las referencias de la música rock americana en los setenta. Los que no lo conozcan en absoluto (muy mal) seguro que han escuchado la versión de su "Turn the page" que hizo Metallica en el Garage Inc. años ha. Los que sí saben quien es, seguro que ven muchos parecidos con "Night moves" o "Against the wind" en alguna canción de este Born free.
El resto del disco mantiene la tónica de todo el álbum, no puedo decir que haya una sola canción mala, realmente se ha superado aquí el amigo Kid Rock. En "Times like these" tenemos un clásico tema de rock americano, grandes coros y un himno para los conciertos que desde luego va a hacer en cantidades industriales. Si queréis otra referencia, aparte de la de Bob Seger, yo diría John Mellencamp. Desde luego esta última parece sacada de la mejor etapa de Mellencamp con Uh-huh o Scarecrow.
En definitiva, Born free es un disco que debéis escuchar si os gusta el rock americano de bar cutre donde sólo beben bourbon, huele a vaca, señoras muy apretadas te miran desafiantes con sus Stetson y se disfruta de una buena Budweiser. Te echará para atrás si tienes alergia a toda esa parafernalia yankee gratuita y no te apetece mirar más allá. Como dicen por ahí: Michigan brotha all the way!

1 comentario:

Ana dijo...

No puedo pronunciarme para nada sobre este tema, más que decir... ¿Es éste uno de los ex maridos de Pamela Anderson o estoy súper equivocada?
Realmente sólo te comento para decir que el domingo fui al cine en Madrid y conscientemente atendí al comportamiento de la gente de mi alrededor y puedo decir, con la boca bien grande, que hablan tanto o más que en Burgos. Cierto es que como la mayoría eran de mediana edad o más no comían cosas crujientes, pero comentaban a cámara lenta "ha dicho tetas, tetas, jajaja". Asín que, murciano por el mundo, creo que lo de estar en un cine y que haya silencio a tu alrededor has debido de soñarlo...