Miopes

Miopes

domingo, 26 de diciembre de 2010

Little bird, la obra más dulce de Kasey Chambers

De Kasey Chambers ya había hablado aquí hace unos meses. Tras su disco "Rattlin' bones" había hecho un parón profesional para poder cuidar a su familia, algo que parece que tiene que ver poco con el rock and roll, pero supongo que sí para el country rock. Tras el genial "Rattlin' bones" a dúo con su compañero sentimental Shane Nicholson, Kasey había publicado un disco-libro llamado "Kasey Chambers, Poppa Bill and the little Hillbillies" en el 2009. Y no parecía que Kasey tuviera muchas intenciones de publicar algo nuevo este año. A finales de marzo se puso a componer y en dos semanas consiguió sacar las 14 canciones que componen este "Little bird".

6/10


En cuanto escuchas "Someone like you" te das cuenta que Kasey ha vuelto a sus primeras canciones muy country pero con claros toques pop. La voz melodiosa de Kasey se presta a canciones intimistas, historias pequeñás sin grandes alardes que sólo quieren hacerte pasar un buen rato. Para mi el punto más fuerte de Kasey es su sencillez. Esto no siempre resulta positivo, pero en el caso de la cantante australiana creo que es parte de su encanto. Porque esa sencillez viene acompañada de una gran habilidad para crear canciones pegadizas, con letras que funcionan muy bien por su cotidianidad y por su cercanía. Oí una entrevista que Kasey Chambers tenía canciones para adolescentes inteligentes...desde luego eso no funcionaría para chicas adolescentes de mi país, pero quizás se pueda entender para las aussiebueno, eso puede sonar pretencioso pero cada vez estoy más de acuerdo. El estilo que podemos encontrar en "Little bird" es mucho más pop que en otros discos, pero sin renunciar a ese base folk que tan bien marca su identidad. "Devil on your back" es un buen ejemplo de ese estilo country rock con el que tan bien se defiende. Uno de los temas fuertes del disco es el que da título, "Little bird", que junto con "Invisible song" resulta de lo más emotivo del disco. Luego hay algunos temas un poco más rockeros como "Down here on Earth" o "Train wreck", pero la tonalidad general del disco es de medios tiempos bien medidos y con la maestría habitual en los arreglos de Papá Chambers (Bill) que aporta su experiencia country en este buen disco.
Quizás sea el hecho de ser demasiado pop, pero no encuentro verdaderas canciones que me emocione como "Barricades & brickwalls", "A million tears", "Not pretty enough" o "The captain". Como he dicho no me parece una mala selección de temas, pero es verdad que en discos anteriores vi más riesgo y sobre todo un intento de introspección e intimidad mayor que dio como resultado algunas de las joyas de Kasey. Aún así me sigue pareciendo que Kasey Chambers es brillante como compositora e intérprete. Sus canciones son pequeñas piezas de la vida personal de cada uno, tienen una carga sentimental que puden rozar la bisoñez, cuando no se meten de lleno, pero aún así, Kasey Chambers merece la escuha.

No hay comentarios: