Miopes

Miopes

sábado, 11 de diciembre de 2010

John, John, John

"Christianity will go. It will vanish and shrink...we're more popular than Jesus now"

El pasado 8 de diciembre hizo 30 años que John Winston Lennon fuera asesinado enfrente del edificio Dakota en Nueva York, por Mark David Chapman. Un fanático admirador al cual había firmado un disco esa misma tarde. Después de cuatro tiros, John Lennon llegó prácticamente cadáver al hospital Roosevelt, donde se certificaría su muerte. Tenía cuarenta años y hacía diez años que todos los fans de los Beatles soñaban con una reunión, esperanzas que evidentemente se fueron al garete tras este día. La historia post-beatlee de John Lennon estuvo cargada de polémica, gracias a su relación con Yoko Ono y bueno, a su visión del mundo que le hizo generarse muchos enemigos entre el sector bienpensante de la sociedad. Y la malpensante, porque Lennon era un auténtico  "pain in the ass" para mucha gente, no se casaba con nadie, disparaba de forma indiscriminada, incluso a sus antiguos compañeros, especialmente a Paul, pero aún así, John Lennon se convirtió en un referente en la música moderna.

Yo tendría unos 15 años y en mi clase había un chico de pelo largo al que apodaban "el indio". Tendría tres años más que nosotros, uno de esos tripitidores que tanto abundaban antes en nuestro sistema educativo. El tío hablaba poco, y siempre iba vestido un poco hippioso, un poco heavy, siempre desaliñado. Era la primera mitad de los 90 y el grunge estaba haciendo mucho daño. El caso es que el chico estaba muy emocionado esos días, estaba parlanchín el chaval y nos dijo que iba a ir a Madrid a ver a Paul McCartney. No fueron pocos los que dijeron ... ¿a quién? Estaba muy excitado y nervioso, aprendiéndose cada canción que Paul pudiera tocar esa noche. Se declaró fan de los Beatles y de hecho, el profesor de religión (un cura de lo más rojo que he conocido nunca) le preguntó por eso. Y El indio nos explicó su amor por la banda, y como adoraba a todos los miembros de la misma, especialmente a Lennon. Ahí ya me picó la curiosidad, por qué a Lennon y no a Paul, que era más conocido. Ahí nos enteramos como se llamaban los otros miembros de la banda, que el único que no estaba vivo era el propio Lennon y que se lo habían cargado. Nos explicó también que el nombre de la banda era un juego de palabras entre el insecto "beetle" y de un movimiento cultural de finales de los cincuenta (la generación beat) y que de ahí venía ese "supuesto error ortográfico". A partir de ahí, cada vez que escucho los Beatles me a cuerdo de El Indio. El día después del concierto, el chico se dedicó a escribir en la mesa todo el set list del concierto. Impresionante, sobre todo para un adolescente como yo que decía no impresionarse por nada.

Los Beatles me empezaron a gustar. Los escucho desde entonces con cierta frecuencia, para mi escuchar a estos iconos es como escuchar unos viejos amigos. En momentos de tensión me suelen reconfortar. El caso es que cuando reviso las canciones de los Beatles, mis favoritas son las que fueron escritas por Lennon, casi siempre en dúo con Macca, a pesar que siempre mi componente favorito había sido George Harrison. Quizás John Lennon no me caía especialmente bien, pero su talento y ... talante, sobresalían de una manera evidente.

Una vez separados los Beatles, John prosiguió con su carrera en solitario. Que no es santo de mi devoción, pero tengo que reconocer que el triplete "Plastic Ono Band", "Imagine" y "Mind games" me parecen muy buenos. John Lennon amaba el rockandroll, pero desde la raíz. Luego estaba su versión más folk y más cantautor, que no desentonaba y que al final se convirtió en su santo y seña. Las harmonías y las poderosas melodías correspondían más a McCartney que a Lennon, que era mejor letrista, pero muchas de sus canciones post-Beatles podrían haber perfectamente formado parte de los chicos de Liverpool.

A partir de la separación de los Beatles, John Lennon se metió de lleno en política (War is over) y empezó a hacerse ver en todo tipo de manifestaciones. Hace un tiempo puse la imagen de John Lennon apoyando al IRA. No es que fuera una pose, era una auténtica actitud. No sé si el personaje que Lennon se inventó realmente devoró al ser humano, pero lo que está claro es que la década de los setenta nos dejó un músico para la posteridad como no lo habíamos visto antes. Muy comprometido desde el punto de vista social, y no sólo con las grandes causas. En realidad, era esa intimidad tan desnuda la que más molestaba. ¿Habéis escuchado alguna vez la canción "Mother" de su disco ?


Mother, you had me but I never had you, 
I wanted you but you didn't want me, 
So I got to tell you, 
Goodbye, goodbye. 
Farther, you left me but I never left you, 
I needed you but you didn't need me, 
So I got to tell you, 
Goodbye, goodbye. 
Children, don't do what I have done, 
I couldn't walk and I tried to run, 
So I got to tell you, 
Goodbye, goodbye. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home. 
Mama don't go, 
Daddy come home...


 Con este treinta aniversario del fallecimiento de Lennon, he vuelto a escuchar sus canciones. Decían en los distintos foros y en los comentarios por el aniversario, que John Lennon era un hombre de paz. Supongo que era así, murió con violencia lo cual no deja de ser un poco el signo de los tiempos. De todas las canciones que escribió o coescribió John Lennon yo me quedo con esta, mi sempiterna favorita, ojalá tuviera una décima parte de la sensibilidad y creatividad de este tipo para poder haber compuesto algo así. Tan simple y tan brillante.

3 comentarios:

Andrés dijo...

Pues yo siempre he conocido a John como el auténtico Beatle con carisma, creo que su muerte lo mitificó tanto como para eclipsar a los otros Beatles, o al menos esta es mi impresión, ya que este grupo no es de mis favoritos, claro.

Gracias por compartir con los demás esa experiencia-anécdota tan personal de tu relación entre los Beatles y el Indio, me encanta cuando un bloguero abre de esa manera su baúl de los recuerdos.

Un saludo.

Ana dijo...

Mmm, qué buena... yo también reconozco que John nunca ha sido mi favorito a pesar de que los Beatles han sido mis favoritos desde que puedo recordar. Ever.
¿Adivinas quién es mi favorito? El que es el menos favorito: ¡¡¡¡Ringo!!!! es tan sí mismo y divertido que siempre ha encabezado mi lista...
Por cierto, ésta es mi canción favorita de ellos: http://www.youtube.com/watch?v=I8QrS6TK5tI aunque I am the walrus ha estado ahí ahí ;)

Antò dijo...

Estoy de acuerdo con la idea de John como el miembro más "exportable", aunque nunca he comulgado mucho con lo de que era el auténtico Beatle. Yo creo que lo de "Fav four" era algo indiscutible y todos tenían que decir. Una de las mejores canciones de estos chavales ha sido y será "Something" de mi añorado George Harrison. Ringo Starr es lo que dice su apellido una estrellarrr!!!!
Gracias Andrés por el comentario, en realidad lo tenía un poco abandonado en la memoria, pero el Indio fue todo un personaje en aquella época, me pregunto que habrá sido de él. Otra cosa, la curiosidad me pica hasta decir basta...si los Beatles no son de tus favoritos, cosa que entiendo porque tienen también mucha morralla, ¿alguna pista para adivinar alguno de tus favoritos?

Ana, buenísima canción. Una elección fantástica. Ahora la estoy cantando...