Miopes

Miopes

miércoles, 10 de noviembre de 2010

De canciones y cine (II)

Retomo esta sección que tenía un poco abandonada ya, y sin embargo es la que tengo más fácil de hacer. Prácticamente cada vez que veo una película (o incluso alguna serie también eh), me fijo en como las canciones juegan su papel en diferentes momentos del film, y como éstas forman parte en cierto modo del guión y de la trama. Cada vez más directores cuentan con las distintas canciones para componer su historia, y desde luego le dan un color muy especial al resultado final. 


Vamos con las de hoy:


1) y 2)  "Tell me" / "Jumpin' Jack Flash" de Rolling Stones. Para la película Malas calles (Mean streets, 1973) de Martin Scorsese. Estamos todos de acuerdo con que Tarantino escoge muy bien sus canciones, de hecho tengo varias en esta sección del amigo Quentin, pero también para Martin Scorsese la música es más que importante para sus películas. En Malas Calles vemos la triste vida de unos delincuentes de tres al cuarto con ganas de escapar y que se aferran a sus sueños en cada pequeña oportunidad. Las dos canciones que he escogido pertenecen a la presentación de los personajes de Charlie (Harvey Keitel) con ese temazo olvidado de los Stones "Tell me" y a la posterior entrada triunfal en escena del gran psicópata Johnny Boy (Robert de Niro), con la contundente "jumpin' jack flash" (yeah yeah yeah)








3) "Hotel California" The Gipsy kings. Para la película El Gran Lebowski (The big Lebowski, 1998). Ésta no podía faltar, ya estaba tardando. Pocas veces una canción que hubiera odiado tanto en cualquier otro momento me ha parecido más adecuada. Increíble el momento en el que The Dude y Walter ven aparecer al gran pervertido de Jesús Quintana (inmenso John Turturro) y suena esa guitarra con los compases del clásico de los Eagles versión flamenco light. Perfecta, como la jugada de Quintana.





4) "Kissing you" Des'ree. Para la película "Romeo y Julieta, de William Shakespeare (Romeo+Juliet, 1996) de Baz Luhrman. ¿Una película centrada en la época actual, con estética kitsch, dirigida por el australiano hortera de Luhrman, con DiCaprio y Claire Danes (más sosa imposible) y encima en verso? Eso no lo va a ver nadie. Quizás no fue un éxito redondo, pero a mi me gustó. Me pareció excesiva, disparatada y al mismo tiempo fiel al original. En el momento en la fiesta de Mercutio, cuando Romeo ve a través de la pecera a su Julieta mientras sonaba aquella canción de "young hearts are free..." y luego todo se detiene y suena esta fantástica balada, tierna dulce pero poderosa con la grandísima  voz de la desaprovechada cantante británica Des'ree. Una escena tan irreal como hermosa.





5) "Bad to the bone" George Thorogood and the destroyers. Para la película Terminator 2: El juicio final (Terminator 2: Judgement day, 1992), de James Cameron. Claro que sí, como no iba a entrar este momento lúdico en una película cargada de efectos especiales y que marcó una época. En una banda sonora que se había hecho famosa por la participación de Guns & Roses y su "You could be mine", la canción que verdaderamente encaja como un guante es este clásico blues utilizado hasta la saciedad de George Thorogood. Eso sí que es un riff. La escena es más que conocida, Arni-terminator entra en un bar de Hell's Angels buscando ropa. Una vez sale con ella, ya ataviado con la ropa de cuero que tanto le pegaba, suenan las notas del tema clásico de los malos malotes. 



Terminator 2 - Bad to the Bone
Cargado por psm343. - Todas las temporadas y episodios enteros online.


6) "Long tall Sally" Little Richard. Para la película Depredador (Predator, 1987), de  John McTiernan. Sí, otra del viejo amigo Arnie que tan buenos ratos nos dio en los 80. Es la famosa escena del helicóptero, al principio. Es la verdadera presentación de los personajes mientras suena atronadora el clásico incendiario de Little Richard asistimos a la ceremonia particular de cada uno de esos soldados de élite. De ahí también es la famosa linea que dice uno de los tipos duros: " Bunch of slack-jawed faggots around here. This stuff will make you a god damned sexual Tyrannosaurus, just like me. ". 





7) "Sixteen tons" Eric Burdon. Para la película Joe contra el volcán (Joe vs the volcano, 1991) de John Patrick Shanley. De acuerdo, no conozco a nadie que le guste esta película. A nadie, excepto a mi. Que la adoro. Es una película simbólica, llena de dobles significados, pero que parece una auténtica majadería. Yo la recomiendo encarecidamente. El bueno de Joe (Tom Hanks) sabe que se va morir, así que acepta la oferta de suicidarse tirándose del volcán de una isla tropical. Al principio de esta comedia romántica pirada vemos como es su lugar de trabajo, opresivo y siniestro. Y el blues de "Sixteen tons" nos viene que ni pintado. A descubrir.







8) "Can't take my eyes off of you" Frankie Valli. Para la película El Cazador (The deer hunter, 1978) de Michael Cimino. Considerada una obra maestra, desde luego refleja una época muy importante en la historia reciente americana y tiene un elenco espectacular, El cazador es sobre todo conocida por la escena de la ruleta rusa. La película es de una tristeza infinita y sobre todo de una desolación, de la falta de empatía con el ser humano. Es triste quizás porque no hay nada de azúcar en ella. Por eso destaco este momento en el que un grupo de amigos están divirtiéndose, jugando al billar antes de que sus vidas cambien para siempre al ir a luchar a Vietnam. Poco a poco, mientras suena la música del bar, todos van uniéndose a la canción de Frankie Valli creando una atmósfera de camaradería tan real como efímera. Brillante.


http://www.youtube.com/watch?v=V95cSlAu2l8


9) "Across the 110th street" Bobby Womack. Para la película Jackie Brown (Jackie Brown, 1997) de Quentin Tarantino. En el cine de Tarantino la música es parte de la película, parte activa además y sus bandas sonoras tienen vida propia. En esta película del 97 que muchos tildan de fallo, no hay excepción. Una banda sonora soulera para historia de bajos fondos. La gran canción del no menos grande Bobby Womanck lo dice todo y es un fenomenal arranque mientras vemos caminar a la siempre impresionante Pam Grier como la heroina de la canción y de la pelícual. 





10) "Don't you forget about me" Simple Minds. Para la película El Club de los Cinco (The breakfast club, 1985) de John Hughes. El himno de los 80. El clásico himno romántico de los escoceses Simple Minds, su gran éxito  a pesar de no ser un tema suyo. La película se convirtió en un símbolo, una película para adolescentes inteligente, que ha superado el paso del tiempo y nos ha dejado un canto a la amistad y a los extraños castigos de los colegios norteamericanos. Al final levantando el puño, después de todo lo que habíamos pasado, todos estábamos con  Bender (Judd Nelson) y gritábamos aquello de "Don't you forget about me, don't don't don't!"


2 comentarios:

marguis dijo...

El club de los cinco, tiene algo esta película que por mucho que pase el tiempo ella sigue vigente, siempre habrá adolescentes que no soportan a sus padres, ¿verdad?
Me gusta todo de ella, especialmente ese plano secuencia cuando Emilio Estevez está contando porqué está castigado... John Hughes era un genio

Antò dijo...

No me canso de verla, siempre descubro cosas nuevas. Creo que pocas películas reflejan tan bien la esencia del cine 80 como El club de los Cinco. Amén con lo de John Hughes.