Miopes

Miopes

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Il bar sotto il mare, de Stefano Benni

 C'era un uomo che non riusciva mai a terminare le cose che iniziava. Capì che non poteva andare avanti così. Perciò una mattina si alzò e disse: "Ho preso una decisione. D'ora in più tutto quello che inizie..."
 Racconto breve (Il bar Sotto il mare, Stefano Benni)

"Il bar sotto il mare" (Feltrinelli, 1989), en España la publicó  Seix Barral como "El bar en el fondo del mar".

Seguramente es una impresión irreal y quizás es sólo mi entorno y no es extensible al resto de lectores, pero mi idea es que en España no gustan los libros de humor, salvo si son chistes o cosas más o menos chabacanas. Pero los libros humorísticos, paródicos, cargados de ironía no suelen tener una gran repercusión, ahora me vienen los nombres de Tom Sharpe, Woodehouse o Pennac, por supuesto todos estos autores están muy traducidos y no hay ningún problema para encontrar sus libros en España, pero en general la tendencia es a leer libros mucho más "standard". Historias más o menos tradicionales, con argumentos planos pero eficaces, unos autores mediáticos con buena técnica y a vender. No me parece tampoco mal, al menos mientras se lea, me da igual que sean de autores más o menos intelectuales o mordaces. Pero sí que es cierto que aquí el humor crítico y corrosivo no suele tener mucho éxito. Quizás sea por el humor visual, quizás nos gusta más un tipo de humor más visual y directo. El caso es que en otros países sí se disfruta de esta literatura de la cual soy bastante aficionado, por cierto.
Stefano Benni es uno de esos autores y la verdad es que he leído casi todos sus libros, en noviembre saca su nuevo libro "Pronto Soccorso e Beauty Case", basado precisamente en dos personajes de este libro que voy a comentar: "Il bar sotto il mare". Benni es un prolijo escritor, además de columnista de Il manifesto, la Reppublica o la revista Panorama. Suelen ser mordaces, inteligentes y críticas con el gobierno establecido. "Il lupo", que así lo llaman, es alguien muy interesante, con un manejo de la ironía y la parodia muy divertido. Aunque a veces es cierto que hace falta conocer un poco el mundo del que habla para poder entenderlo bien.
El primer libro que leí de Benni fue este "Il bar sotto il mare", luego ya llegaron otros como "Terra", "Achille piè veloce", "Bar Sport" y su continuación "Bar Sport 2000", y tantos otros... Además soy un gran seguidor de Benni en sus columnas semanales, que son más que interesantes sobre todo para un italofilo como yo y más en los tiempos que están viviendo nuestros vecinos transalpinos, con Berlusca dándolo todo y soltando disparate tras disparate.


Desde aquel primer contacto con Benni, me enganchó y este libro tuvo mucha culpa: "No me creeréis. Nos pasamos media vida burlándonos de lo que otros creen, y la otra mitad creyendo en aquello de lo que otros se burlan" Así comienza esta colección de historias, más que de relatos, una recopilación de testimonios (falsos o no) contados todos en un bar muy singular, por la clientela más variopinta que puedas imaginar. En realidad, la historia comienza cuando el visitante ve en el puerto un señor que se sumerge en el mar. Pensando quizás en un suicida, el visitante se lanza tras él y de una forma maravillosa se da cuenta que no se ahoga y que además se dirige hacia una especie de cantina que está en el fondo del puerto. Imposible. Aunque a partir de este punto, lo imposible y lo posible no tiene mucho sentido. Al seguir al viejo y elegante nadador, se dispone a entrar en ese lugar tan particular. Al hacerlo se encuentra con un grupo variopinto y sobre todo, extraño. La foto de la portada no es baladí, de hecho es muy necesaria para reconocer a los personajes según van contando su historia:
En ese momento, el visitante está ya preparado para escuchar las historias de estos personajes. Muchos paródicos, otros homenajes encubiertos, todos bastante divertidos. Lo que más me gusta del libro es que trata prácticamente todos los géneros y estilos. En su intento por buscar una parodia quasiperfecta nos muestra los diferentes lugares comunes de la literatura (casas encantadas, historias de amor y odio, rencillas familiares, costumbres paisanas, romanticismo trasnochado, postmodernidad...) todo bajo un prisma sino cómico, al menos desmitificador. Una de mis historias favoritas y también claro ejemplo de parodia es la que cuenta "el hombre del abrigo", que en la imagen no es otro que el que está al lado de la venerable ancianita, es decir Edgar Allan Poe (si bien nunca aparecen los nombres de los protagonistas). Esa historia se llaman "Oleron". De lo que se trata en esta historia es de crear el ambiente del romántico terrorífico del siglo XIX, representado aquí por Poe. La estructura es muy similar a la de Ligeia o La Caída de la Casa Usher: viajero perdido que encuentra antiguo compañero de escuela, hombre trastornado por su herencia familiar que lo está ahora más que nunca y como todo se vuelve cada vez más extraño y malsano, hasta un sorprendente final, muy en linea de Benni y no de Poe.
Pero hay muchas más historias, todas bastante brillantes, como la de "Priscilla Mapple y el delito de la II C", basada claramente en las historias de Miss Marple, creado por Doña Agatha Christie (he ahí la viejecita entrañable), que constituye una parodia de las novelas policiacas. O "Nastassia", una revisión muy cínica del género romántico más embriagador. Otra de mis favoritas es "Cuando se quiere de verdad", también dentro del género romántico, pero esta vez epistolar. Mediante cartas, Benni consigue hilar una historia muy divertida, siguiendo las pautas del género, lo que la hace aún más interesante. Tiene incluso su propio Macondo. Muchas de esas historias aparecen en un pequeño pueblo perdido llamado Sompazzo. Los que sepan un poco de italiano sabrán que al separar la primera sílaba som, y las otras dos, pazzo, tienes "sono pazzo", o sea, estoy loco. Hay muchos juegos como éste durante el libro. Otro muy interesante es la parodia de los cuentos de hadas con "La guitarra mágica" y su defecto de fabricación. Son 24 historias de los más diversos tamaños (el primer párrafo de esta entrada es una de ellas) y muy entretenidas. Benni juega con el doble sentido, además de con la cultura popular como nadie.
Benni no sólo hace una parodia en cada historia, el conjunto en sí lo es. Una historia compuesta de historias lo hemos visto en leido en cientos de obras. Desde las "Mil y Una noches", pasando por los "Cuentos de Canterbury" o incluso  "Cuentos de los viudos negros" de Asimov. Cada una de las historias viene precedida por una cita de un autor, que nos da también la pista para entender la clave del texto que vamos a leer. Una gozada, vaya. Quizás no sea especialmente brillante, pero sí os gusta el humor inteligente, a la inglesa podríamos decir, y el no dar las cosas por sentado, yo me lanzaría a por algo de Benni.

Valoración:   7/10

Otras críticas sobre Il bar sotto il mare:
De traiciones y otros demonios

No hay comentarios: