Miopes

Miopes

sábado, 6 de noviembre de 2010

GH imita a Groucho Marx

Decía Groucho Marx: "Éstos son mis principios, si no les gusta, tengo otros". Parece ser que esta genial afirmación se viene repitiendo con demasiada frecuencia y esta vez le ha tocado a Gran Hermano.
Creo que la Milà lo está consiguiendo. Ha conseguido que GH se vaya acercando cada vez más a la novela de la que sacó el nombre (1984, para aquellos que no lo sepan). Me refiero a que usar el esperpento y crear un espejo deformado y exagerado pero veraz de la realidad que nos rodea, ha sido el trabajo de las (buenas) obras de ciencia ficción de toda la vida. Y poco a poco, año tras año, GH va deformándose aún más, devolviendo una imagen aún más distorsionada del mundo en el que vivimos y que millones de adeptos lo sigan. Mis menos sinceras felicitaciones.



Todo esto viene a la noticia que he podido leer en varias webs como en Ver TeleDiario Vasco o la propia página de Telecinco. Al parecer dos concursantes de esta GH XII han sido expulsados directamente, sin juicio, ni ná de ná, por haber comentado que sus verdaderos intereses a la hora de venir al concurso es hacerse ricos una vez terminaran el programa, ya lo ganaran o no. Que si iban a ir a tal programa, que si iban a vender tal exclusiva, que con el dinero iban a comprar una casa a su madre (mira, para algo loable que iban a hacer...). El arcángel Miguel en forma de Mercedes Milá hizo de juez y verdugo y decidió que su actitud no estaba dentro de las normas que el programa daba en una especie de manual. Así que cual Adán y Eva, Julio y Flor (así se llaman los ajusticiados) han sido expulsados del paraíso fraternal y no podrán obtener la gloria eterna que ellos mismos se prometían, siendo forzados a trabajar y a ganar el pan con el sudor de su frente, en vez de con el sudor que le genera el plató de Sálvame Deluxe. Qué vida tan injusta ésta.

Mira, si ésto hubiera pasado en aquella inocentona y llena de frases míticas, primera edición a finales de los 90, me lo hubiera creído. Es decir, el programa tiene unas reglas y los participantes no las han cumplido, ok, tarjeta roja y hasta la próxima. Pero o bien la Milá y el resto del equipo de GH no ven la cadena en la que están ubicados, o son el grupo de profesionales más hipócrita de la parrilla televisiva. Desde hace ya unos años, más de diez, TELECINCO se retroalimenta con los productos que van saliendo de sus distintos programas de miseria humana. Hace mucho mucho tiempo que sabemos que GH te da popularidad, chabacana y quizás a corto plazo, pero te da cierta cancha para hacer dinero y si eres espabilado y tienes estómago, puedes conseguir hacerte un buen colchón para cuando vengan las vacas flacas. No hay nadie en España que no se haya enterado, y de hecho, es lo que se espera. Esperamos a que estos nuevos personajes que se van creando con cada edición nos nutran de superficialidad, banalidad y caspa nuestras noches antes de irnos a la cama, una vez conocidos los trapos sucios de estos personajes. Digo personajes porque sólo pudo imaginar algo así en un papel, que estas personas tienen su corazoncito y que han decidido seguir con este juego por un simple pero necesario motivo económico.

¿Qué es lo que nos quiere decir GH ahora? ¿Que tienen principios? ¿Que el programa no es sino una granja de hacer minifamosos (lo digo sin segundas)? Y, lo más importante, ¿por qué sigue teniendo audiencias de récord? España es, junto con Estados Unidos y Gran Bretaña, el país con más ediciones, aunque hay otros países con muchas ediciones. Curiosamente países que se parecen mucho a este nuestro, tipo Italia. El programa lo ve todo tipo de gente, de todos los estratos y de todas las edades. Yo, particularmente, no lo entiendo. No lo entiendo. Y lo intento. Cada vez que lo veo, solo presencio un grupo de gente sin oficio ni beneficio, que no aportan nada a los espectadores excepto morbo caducado, que destacan por su penosa educación, su nula capacidad de trabajo y sus deseos de llamar la atención. ¿Autenticidad? No es auténtico, porque nunca estás en una situación así. Se dice que sólo así se puede ver como eres, he ahí el gran experimento sociológico. Bueno supongo que Jigsaw pensaba lo mismo cuando en la primera parte de Saw encadenó a dos tipos con una pistola y una sierra, solamente así en una situación extrema te puedes conocer. ¡Qué vivan los extremos! Un día podían hacer GH : Hambriento. Dejarlos sin comida ni bebida durante un tiempo a ver cuanto tardaban en comerse unos a otros, ah no, que eso es ilegal y va en contra de las normas del programa (desgraciadamente pensará alguno...).

Cuando he dicho al principio que GH deforma la realidad, hablo de la demostración de que la sociedad actual en la que nos movemos está enfocada a las primeras impresiones, a lo superficial, a lo vacuo y zafio. No sirve de nada hacer un concurso en el que tenga que descubrir el bosón de Higgs, o algo por el estilo. Eso no nos llamaría la atención. Esa gente siempre trabajando y no pensando en rascarse la barriga o enseñar sus (operados) pechos. Este discurso que mantengo no es nuevo, lo lleva diciendo mucha gente mucho tiempo, pero nadie hace caso. Al parecer nos gusta ver como unos cuantos mozalbetes ligeros de ropa y de cascos nos enseñan a vivir la vida. ¡Eh! Sin pasarse, que en GH también tiene unas reglas. Me da mucha pena sinceramente.

6 comentarios:

Andrés dijo...

A mi desde luego me ha parecido un juicio demasiado implacable. No les dieron un aviso, sino que directamente les echaron.

Lo que no entiendo es que el año pasado, aunque con menos afán, algunos concursantes hablaban de "el maletín" e imagino que algún comentario sobre su halagüeña vida exterior se hizo en varias ediciones.

Yo creo que esto se ha hecho por otras razones. Una de las quejas de este año es que el casting y personas que han metido, es demasiado "de guaperas" y mucha gente ha dejado de seguir el programa por ello. O sea, que la audiencia ha bajado.

Creo que se los han querido quitar de encima para meter dos suplentes feos pero que aporten conversaciones más entretenidas, o directamente para generar esta semana una noticia que aparezca en todos los medios y les aporte audiencia y atención.

Me ha llamado la atención que esta semana no realizaron la gala Halloween que siempre celebraban, con montajes de terror y todo eso. ¿Será un sustituto más barato para realizar una gala expulsar a dos concursantes como cabezas de turco?

Antò dijo...

Pero lo de los concursantes guaperas no había sido siempre así. Yo nunca lo he visto mucho, pero es que es casi imposible librarse de su influjo haciendo zapping. Pero vamos que siempre ponían chicas y chicos de buen ver que dieran bien en piscina/jakuzi/ducha. La audiencia baja, pero es que el último creo que estuvo por encima de los cinco millones. Yo no me lo puedo ni quiero creer. Buen apunte, como no hay Halloween hacemos lo de Sleepy Hollow y que rueden cabezas! Saludos

Ana dijo...

Antó, creo que has perdido el rumbo...
O por lo menos has perdido el punto de enfoque de un programa como Gran Hermano. Tú dices queson una pandilla de ignorantes a los que se les da un estrado para hablar y un momento (largo) de fama inmerecida. Y en cuanto a eso es cierto. Pero porque estás mirándolo desde el punto de vista del televidente que quiere programas de calidad. MAL.
Claramente, si quieres programas de calidad científica, divulgativa o etc, no veas T5, cuyos propósitos no son ni mucho menos eso.
Mi enfoque de esos programas (y por el cual muchos de ellos incluso me gustan)(conste que esta edición no la estoy viendo, pero habré visto el 80% de ellas, y fama, y OT y supervivientes y...) es el mismo que la gente que hace 50 años iba a ver el circo. Tal cual, tú te sientas, con una bolsa de pispejo en tu mano y vas a ver al valiente domador, al payaso listo, al payaso tonto, a la guapa trapecista... y ahora me dirás que es incomparable porque esa gente hace su trabajo. Realmente sí. Pero si des-idealizas tu idea del circo lo que te queda es: un león famélico y medio calvo, un señor que le grita vestido con un traje que 10 años antes marcaba su tipazo y ahora amarillea aparte de marcarle su barriga cervecera, un payaso listo que te repatea, un payaso tonto que no te hace gracia tampoco sino que te da pena y etc. Sigue tú mismo. Pero la gente sigue yendo y le sigue divirtiendo. Porque rellena un espacio en el que no quieres ni noticias, ni historia, ni nada de lo que has de buscar en otro sitio. (Si es que has de buscarlo, piensa que hay gente que ha ido miles de veces al circo y a los coches de choque y nunca a un museo aunque lo tenga al lado de casa. O sea, hay gente que no necesita "contenidos de calidad" para sobrevivir).
Si lo ves con chip circo, entonces te encuentras a un morito que cumple limpiamente con sus deberes oracionales pero dice "pa chulo chulo mi pirulo", a una chica bastante bajita y con un tipo no ideal, toda prieta ella, que quiere ligarse al guaperas de turno, porque es lo que nos han enseñado los USA, a una siliconada que no sabes si ya la habías visto en la edición pasada o es que va al mismo doctor que la otra, a un chulito que es un follarín como no hay otro y a una serie de personajes quizá más listos, quizá más cultos, quizá más educados, pero de los que no te acuerdas. Porque el que te hacía reír no era el payaso listo.

Antò dijo...

Ana, gracias por ese comentario. Como se nota que haces las mejores críticas a este lado de la ciudad. Me ha gustado mucho, aunque no esté de acuerdo contigo como ya te podrás imaginar. Por partes. No tengo rumbo, yo soy más de disparar a discreción. Y ya metiéndome en tu propuesta, te diré que yo no estoy en contra de los programas tipo Fama u OT. De hecho, la última de fama me la vi entera porque me parece que son muy interesantes. Se basan en el esfuerzo personal, los chicos tienen que presentar sus trabajos cada día, el premio es grabar un disco en un punto (malo, pero eso es otro tema) o incluso simplemente una beca para una escuela de baile. Luego están las partes en las que se mezclan sus vidas en la academia, escuela o lo que fuera. Esas no me gustan. GH es 100% eso, se premian las habilidades sociales, lo cual no está mal, pero en lo que se recrea es en las partes de la convivencia que más puedan gustar al espectador clase "pan y circo", haciendo todo tipo de montajes, de cortes y pegas para que la cosa tenga sustancia. Es decir, si el espectador es siempre conducido, aquí es mucho más manipulado.
Yo soy de los que cuando se ponen una película elige entre tipo "sesuda" o tipo "ostias y pan rallao". Me gusta desconectar y pensar 0, y me gusta que me haga gracia el payaso tonto, pero ten en cuenta que el payaso tonto hace esa gracia por tener la referencia del listo. Si sólo hubiera payasos tontos, al final debería haber alguno más tonto.
Mira T5 es infumable, para mi. En parte porque tiene todo un programa que dedica su programación a hablar de la nada que pasa en GH, por la tarde otro, otro semanalmente para debatir, y luego las conexiones. Todo el santo día. Eso es lo que me revienta, que los que ven T5 y se dejan llevar tengan que tragarse gilipollez tras gilipollez, sea de GH o sea de la Esteban y sigamos así. No tiene nada que ver con tu nivel cultural, conozco gente de todos los tipos que lo ven. T5 le encanta dejar su sello. Se quedó con los derechos de OT y lo convirtió en un GH, se quedó con Mira quién baila, y lo granhermanizó a pesar de todo el mundo que partipaba en él, poniendo a propósito para esa misión a la Esteban, para que le diera el punto chungo que necesitaba la cadena.
En definitiva eso es lo que me molesta de GH, no sólo que te de pan y circo, sino que te "panicirque" una cadena entera durante tanto tiempo. Es falso que sea un experimento social, es algo barato que da altos beneficio.
Pero evidentemente, lo único que tengo que hacer es cambiar de canal. Ciao ciao

Dani dijo...

Mi opinión personal está clara: Telahinco actuó con hipocresía. Es decir, después de más de una década, todos sabemos qué es (o en qué se han convertido) este programa, y qué es (o en qué se ha convertido) la cadena. En ese "todos", están incluídos ellos mismos y, en este caso, las personas que quieren entrar en GH y, en consecuencia, los que entran. Lo que pasa es que, aunque todo está ahí, implícito, a T5 lo que le molestó es que se convirtiera en algo explícito, en que se lo restregaran en la cara y que lo que todo el mundo sabe en la cadena, pero no se dice, se hiciera algo real en uno de sus programas clave (y cantera). Es decir, lo único que hicieron los concursantes es ser unos descarados (tanto que supongo que lo hicieron queriendo para que se hablara de ellos pero igual calcularon mal, no sé) y abiertos sobre los motivos que les han llevado al programa en vez de murmurar chorradas sobre experiencias y convivencias a estas alturas de la película.

Un saludo.

P.D.: yo no lo he visto en noticias, lo he visto porque a cierta mujer le gusta y, bueno, a veces tragas XD

P.D. 2: ¡cómo da que hablar este programa entre los que no les gusta, dios mío!

Antò dijo...

Mea culpa al P.D. 2