Miopes

Miopes

sábado, 30 de octubre de 2010

Stone, o la falsa idea de porque te gusten todos los ingredientes, el plato va a estar bueno.

  Decía Cela en boca de su personaje Doña Rosa en las primeras líneas de "La Colmena" aquello de "-No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante". Y qué sabias son estas palabras, éste, el de perder la visión del conjunto de las cosas, es un mal que nos afecta a todos. Nos dejamos llevar por modas, prejuicios, correveidiles, rumores infundados o no, miedos...lo que sea para luego dar nuestra opinión sobre algo sobre lo que seguramente no hemos reflexionado lo suficiente. ¿Y ésto a qué viene? En realidad a nada, pero conviene decirlo de vez en cuando. O quizás sí. Mirad, pensad un momento cuantas veces habéis visto una película  que no os ha gustado en absoluto, que os parecido lenta (adjetivo que a mi no me parece para nada malo, pero parece ser que en una crítica cinematográfica es terrible), aburrida o directamente no habéis entendido nada. Esa película para siempre quedará como la basura del año, obviando completamente sus virtudes y acrecentando sus defectos. Y lo que quizás no habéis valorado es en el estado mental en que os encontrabais: ¿realmente os apetecía ver una película? ¿No estabais demasiado cansados y cabreados con el mundo para no ver todo negativo? ¿No era mejor tomarse una cerveza con unas bravas y para casa? Al fin y al cabo, entrar en la dinámica de una película / pieza de teatro / libro / disco siempre exige una actividad por parte del espectador / lector / oyente, que no siempre estamos preparados para dar.
 Ejemplo de ello pudiera ser lo que me pasó a mi ayer. Salimos tarde y a unos amigos les apetecía ver una película en el cine, era ya tarde como he dicho y no llegábamos a las sesiones de las 22h30 y la sesión golfa pues no estaba muy interesante la verdad. Así que decidimos ver la nueva de De Niro, que hace ya tiempo que no es garantía de nada, pero quién tuvo , retuvo...al bueno de Edward Norton, claramente  su sucesor y un valor seguro en cada peli que hace, y a la siempre atractiva Mila Jovovich...a la que hacía tiempo que no la veía tan hermosa, la verdad. Otro de los actores principales es Frances Conroy, que interpretaba a Ruth Fisher en A dos metros bajo tierra  (¿la mejor serie de la historia?). Gran plantel para una película de limitadas expectativas. Había tenido un día largo y sobre todo, duro. Muy complicado. Pesado, con mucho que pensar y poco tiempo para desarrollar lo pensado. Un día agotador físicamente, pero necesitaba salir a que me diera el aire. No me apetecía mucho la idea del cine a medianoche (qué se le va a hacer, uno se hace mayor) y The town, que ahora la única que me llamaba la atención, pues no estaba. A partir de aquí pasó lo que pasó, la película transcurrió de forma monótona, con algún punto interesante que inmediatamente se iba diluyendo gracias en parte a mi cansancio y mi poca motivación. Salimos del cine con la idea que la película había sido un fracaso en todos los sentidos. Pero esta mañana he decidido darle otra oportunidad y reflexionar un poco más.


 La historia comienza con un prólogo clarificador donde los personajes Jack Mabry (de Niro)  y Madelyn Mabry  (Francis Conney) son puestos en antecedentes. Inmediatamente nos situamos en nuestra época donde Mabry está a punto de jubilarse de su trabajo como oficial de la condicional. Su trabajo consiste en entrevistar a diferentes presos que puedan conseguir esa libertad tutelada y dar el visto bueno. Uno de sus últimos trabajos es con Gerald "Stone" Creeson, preso por haber encubierto el asesinato de sus abuelos 9 años atrás. Asistimos a partir de aquí a la manipulación a la que Jack es sometido por parte de Creeson y de Lucetta (Jovovich) como la esposa de éste último, a la vez que vemos en qué se ha convertido el matrimonio entre Jack y Madelyn. Las tormentosas vidas de los cuatro personajes nos son expuestas y asistimos a la bajada a los infiernos (al menos a los que él mismo ha creado) de Jack, una especie de cambio de punto de vista entre los dos personajes principales. 



Sin desvelar nada más de la trama, me voy a centrar en los personajes. Jack Mabry se nos presenta como un ser antipático, detestable y patético en la mayor parte de las ocasiones. Se contrapone a Stone, víctima del sistema, que no rechaza su culpa pero que cree que la ha pagado con creces. Lucetta, mujer sensual donde las haya, es un personaje ambivalente, ingenuo y maquiavélico al mismo tiempo, que juega, o no, con los sentimientos de quien le rodean. Madely Mabry, mujer sufrida que durante 43 años ha soportado la carga que suponía Jack. Hasta ahí todo bien. La película hay que decir que no me ha gustado en buena parte debido a su doblaje. Esta película es de personajes, es de cara a cara, de diálogos que van directamente a las tripas, y el doblaje no hace otra cosa que darnos una sensación de falsedad que no nos ayuda nada a la ya difícil película. Mi visión de la película sería algo diferente con la V.O., sin duda.
   La historia que plantea la película es la pregunta que se hace Stone, ¿por qué tú eres mejor que yo? ¿Por qué estoy pagando yo y tú no? La respuesta de Jack no es más simple y concisa: Yo no he cometido ningún crimen. La carga filosófica de la película no me parece gratuita, creo realmente que hay varias lecturas y que tiene un guión bastante sólido con algunos puntos oscuros que la estropean. La dirección de actores está muy bien, John Curran ha dejado que sus actores sean el centro de la película, casi más que el propio argumento. Los silencios y las miradas lo dicen todo, mientras que los diálogos son engañosos y tramposos en cierta medida. Los minutos finales son los peores, demasiado tiempo esperando un clímax para que todo se desbarate. No hay tensión y sin embargo se está buscando durante todo el metraje. La actuación de de Niro no está muy allá, si bien es un actor con mucho oficio y sabe perfectamente encajar en cada situación, pero no me deja huella. No me aporta nada su personaje, no me importa lo que le pase sea bueno o malo porque no entro en absoluto en su juego. En cuanto a Mila Jovovich, bueno pues maneja bien las características de su personaje. Transmite muchísimo con su mirada pero es una actriz bastante limitada y se nota que en las escenas donde la sensualidad no existe pasa bastante desapercibida, aunque tampoco desentona.
    Finalmente hablar de la música. Es persistente y dura, incómoda, como el resto de los elementos: la cárcel, la casa de Jack que ha presenciado la anulación de su mujer, el apartamento de Lucetta o la continua radio que se escucha, una especie de Radio María, que entronca directamente con la moralidad ultraconservadora del personaje de Jack.
    No es redonda, no sé si el director sabía donde quería ir, pero mi puntuación hubiera sido peor ayer mismo. 

   Valoración:  6,5/10

2 comentarios:

Andrés dijo...

Muy de acuerdo con esta frase "Y lo que quizás no habéis valorado es en el estado mental en que os encontrabais".

A mi me ocurre esto, que si no estoy preparado para ver algo, seguramente carecerá de interés para mi y no estaré concentrado para disfrutarlo.

En lo que sí te envidio es en tu capacidad de análisis al día posterior.

Saludos.

Antò dijo...

Ahora que la veo escrita da la impresión que lo de "estado mental" suena muy fuerte...pero veo que no se malinterpreta. Tampoco es que pida que todos seamos críticos profesionales y todos lo veamos de forma objetiva, que (a la mayoría) no nos pagan por eso. Pues fíjate que si al día siguiente me estoy haciendo preguntas sobre la película, algo bueno tendrá.
Saludos!