Miopes

Miopes

viernes, 16 de julio de 2010

Pontypool: Zombies, linguística y arces.


Últimamente me estoy tragando todas las películas de zombies/infectados que puedo. La verdad es aunque se repiten y se repiten...pero me lo paso bien, para qué vamos a mentir. Pontypool es una película del 2008, canadiense cuya punto fuerte no son los efectos especiales más o menos sanguinolentos. Aquí el gran guiñol de la sangre es un añadido sin la importancia que tienen los clásicos del género. Aquí se trata de la voz. La voz o el lenguaje (justamente lo que nos hace humanos) es el detonante de toda la acción. Ya sólo por esa premisa decidí a verla porque sabía que me iba a aportar algo interesante.



La historia se centra en una estación de radio llamada CLSY Radio 660, en una pequeño pueblo canadiense llamado Pontypool. Grant Mazzy (Stephen McHattie) es el locutor principal de un programa matutino llamado como no podía ser de otra forma, "Mazzy in the morning". Es un programa basado en noticias locales, algún que otro chisme y las propias percepciones vitales del señor Mazzy. Es imprescindible ver esta película en versión original, porque la voz de McHattie es de una profundidad enorme. No sé cómo estará el doblaje, pero este hombre merece ser escuchado. Allí encerrado en la pequeña radio con dos compañeras comienza su programa diario contando una anécdota que le ha ocurrido viniendo al trabajo, cuando todavía de madrugada y nevando una extraña mujer ha llamado a la ventanilla de su coche y luego ha desaparecido.

A partir de ese momento, Mazzy hace varias conexiones en directo con gente del pueblo y alrededores. Un radioaficionado le cuenta que hay una especie de revuelta, que no parece que tenga ningún origen claro. En ese momento comienzan a sucederse los acontecimientos. Mazzy con la obligación de informar sobre lo que sucede, sin tener la certeza de que lo que está pasando no es una tomadura de pelo.

Lo que más me gusta de esta historia de muy bajo presupuesto es la justamente el guión tan inteligente que tiene. Como historias mínimas sin importancia van cobrando relevancia con el paso del tiempo, las miserias de cada uno de los personajes (pocos) salen una tras otra hasta llegar a un clímax final que puede ser un sinsentido, pero no más que el 99% del resto de películas del género zombie. La angustia y el miedo están muy bien trabajados. El que el espacio principal fuera un espacio tan cerrado ayuda a la sensación de claustrofobia de todo el film.

Y el lenguaje, el lenguaje es lo más importante. Ver como los personajes pierden su humanidad a partir de la pérdida del habla, de la imposibilidad de transmitir ideas. La no comunicación lleva a un estado salvaje, primario y terrible. Entiendo que esta idea no tenga muy buena acogida entre el fan clásico y acérrimo de la serie B, pero seguro que sabrá apreciar el punto de originalidad que transmite esta película.

Esto de calificar no se me da muy bien.....

7 / 10


1 comentario:

Anónimo dijo...

excelente pelicula clase b, de ese tipo que engalana este tipo de peliculas que son asociadas a malas historias o actuaciones, cosa por completo errada ( ejem: sexto sentido, the blair wich proyect, actividad paranormal...)muestra una variedad el genero que venera el origen de fenomeno zombie "transmicion de enfermedad" no vudu. con actuaciones mas que dignas, y un leiv motive original y consecuente con la historia, es de esas peliculas de medianoche que uno ve en el cable y que lo dejan con un buen dormir. Pequeñas joyas que da gusto descubrir.