Miopes

Miopes

viernes, 30 de julio de 2010

Las series españolas, ese extraño orgullo patrio

Varios de los blogs que más visito tratan el tema de las series, sobre todo las estadounidenses pero podríamos decir las anglosajonas en general. Es un tema que está bastante bien cubierto y que sigo con asiduidad. Decidí no meterme yo también en este complejo mundo y tan sólo dar mi opinión de vez en cuando. Pero hay un vacío bastante significativo en cuanto a las series españolas, no porque no se hable de ellas, que también, sino porque no se habla de ellas bien. Ayer en Freak's City, Dani dio las claves para entender cuáles son los principales problemas de las series españolas, que curiosamente no son los mismos que los del cine español. Curioso.

Las series españolas tienen mucho éxito, cuando seguramente su calidad es bastante más baja que la del cine. Casi todas gastan los mismos parámetros en los últimos años: un excesivo metraje, un exceso de personajes que aportan poco o nada y unas ganas de enredar la trama hasta límites absurdos, creando situaciones que llegan a lo estúpido. Falta coherencia argumental por todos lados, y sinceramente, me creo tan poco a los personajes que desconecto a los pocos episodios.

 Así por encima, series españolas que han copado portadas y han conseguido un share espectacular:

- "Los hombres de Paco", empezó como una comedia al estilo buddy movie. Al final asistimos a una escena digna del mejor Sam Peckinpah...pero alargada hasta el infinito. Sin gracia ninguna para ser una comedia.
- "El internado", de lo mejorcito. A pesar de tener unas tramas más que enrevesadas que no ayudan a la historia general. Es una buena serie pero que para mí basa demasiado su éxito en los encantos de los actores principales.
- "La que se avecina", infumable remake o continuación o yo que sé de "Aquí no hay quien viva". Gracia 0, para mí debido a la sobreexplotación del producto. ¿Porqué alargar tanto algo que podía durar 25 min? La respuesta es la publicidad y necesidad de mantener a un público con el mando a distancia fácil.
- "Hospital Central". El gran remake de "ER", pero con peores actores, tramas y medios. Ya cansa, a pesar del intento de los guionistas de hacer que el hospital sea algo así como un microcosmos donde TODO debe pasar. Aún así tiene alguno de los personajes más reconocibles de la televisión.
- "Águila Roja". Aquí asistimos a un intento por aportar algo interesante a la televisión, algo que se salga de la norma. Tiene muchos altibajos, pero las caracterizaciones están bastante bien y mira es divertida. No todas pueden decir eso.
- "Cuestión de sexo". La he puesto porque la seguía bastante y me hacía gracia. Creo que tenía un espíritu innovador dentro de un género más que trillado. Además tenía algo que falta en España, una buena banda sonora. Además, duraba sólo cincuenta minutos. Con lo cual el argumento ya estaba bastante más concentrado, lo que es de agradecer.

He puesto los ejemplos de ahí arriba como un pequeño muestrario personal de lo visto en la última temporada, pero hay más y quizás alguno piense que mejores. Pero la mayoría sufren de lo mismo. Y aquí no hablamos de tirar por tierra todo lo nuestro, que no nos gusta per sé y que pensamos que lo que viene de fuera es mejor. No, yo veo mucho teatro español y me encanta. Veo mucho cine español y hay cosas muy interesantes, mucho. Y leo tanta literatura española como el que más. Pero la televisión española, y por tanto sus series dejan mucho que desear. Fallan en algo muy importante hoy en día para mí, saber lo que quieren. Los cocktails pueden estar muy bien en muchas facetas de la vida, pero cuando intentas hacer un batiburrillo argumental mezclando historias más naifs con dramones decimonónicos y anécdotas truculentas, normalmente te sale un churro. Eso es lo que pasa en la mayoría de las series actuales. Pero eso no ha sido siempre así, y creedme me he puesto a la ardua tarea de volver a ver algunos episodios de series clásicas españolas para escribir con propiedad.

Antes de la llegada de las cadenas privadas a España a principios de los 90, la series obviamente eran de TVE. Su calidad era infinitamente mejor, por lo menos desde un punto de vista quizás no tan importante hoy en día pero para mí básico, como es el argumento y los actores. Había tiempo para preparar una buena serie, y el producto no defraudaba. Y había para todos los gustos. En la foto de arriba, vemos un fotograma de Brigada central (1989), serie que tuvo dos temporadas y con una cuidada estética intentaba traer cine un poco de esas series policíacas que tanto triunfaban allende los mares. Puede que no nos guste ese aire 80, pero objetivamente, la serie da mil vueltas a cualquiera de sus congéneres actuales, con sus lógicos altibajos. Encima el guión estaba escrito por un experto en novela negra como es Juan Madrid. Qualité.


Las series españolas hasta hace relativamente poco tiempo intentaban evitar comparaciones con las americanas a base de imaginación, de experimentación o incluso de un acercamiento a nuestra literatura, que es tan rica en tramas e historias que se me hace muy raro el hecho de obviarla de esa manera hoy en día.
Cuando se hace un repaso a las series clásicas que TVE estuvo emitiendo en los setenta y ochenta, el abanico resulta variado y sobre todo de una calidad fuera de dudas: Fortunata y Jacinta, basada en la obra maestra de Galdós, dirigida por Mario Camus y con un reparto hispanofrancés más que destacable; Cañas y barro (1978), con uno de los mejores actores que ha dado este país, que es José Bódalo y basada en la obra de Vicente Blasco Ibáñez; Los gozos y las sombras (1982), una de mis favoritas, de nuevo un reparto de lujo para la adaptación del libro de Torrente Ballester, y es que ya no hay coraje de hacer algo así; La regenta (1995), más reciente ésta, con una Aitana Sánchez-Gijón espectacular, dirigida por Fernando Méndez-Leite y basado, claro está, en la obra de Clarín. Recuerdo haber seguido esta miniserie en la tele en su momento. Éstas son sólo algunas basadas en la vasta literatura española, todas fueron aclamadas por crítica y público. Hoy en día sería imposible encontrar algo así, supongo que el relato clásico ya no nos interesa y necesitamos secuencias cortas y diálogos aún más cortos. No hay que aburrir al espectador medio español, que es muy delicado y el hacerle pensar lo pone en una situación incómoda....




Pero incluso series más conocidas tenían un tratamiento muy diferente al actual. Que hay del gran clásico Curro Jiménez (1976), dirigida entre muchos por Pilar Miró o Mario Camus, Tristeza de amor (1986), historia romántica donde las haya con un grandísimo Alfredo Landa, siempre tan denostado, pero un actor como la copa de un pino y que quedó más que refrendado en películas tan importantes como "Los santos inocentes" o "El Pico". ¿Es que ya no hay gente como Chicho Ibáñez Serrador que revolucionó la televisión española con emisiones modernas y competentes? Sus Historias para no dormir (1965.1982) son de lo mejor que ha habido nunca en este país. Una revision de Poe, Hitchcock, Lovecraft, Pierce, Maupassant actualizado y en algunos casos mejorado. Suena a tópico, pero ya no se hacen cosas así



Bueno y qué decir de la mítica Verano azul (1982). Tan repetida, tan imitada, tan parodiada pero que queda como la mejor serie familiar de la historia de la televisión española (ni Farmacia de Guardia, ni Médico de Familia ni leches). Una serie perfecta: divertida, comprometida, inteligente, dramática cuando debía serlo y que tiene posiblemente las imágenes más icónicas de la televisión. "Chanquete ha muerto...señores". No, ya no se hacen series así.











Personalmente de las series clásicas, mis series favoritas son Turno de oficio (1986), dirigida por Antonio Mercero, otro monstruo televisivo y La mujer de tu vida (1989), que la producía Fernando Trueba y también dirigió algún episodio. La primera era una serie de abogados eminentemente española, gracias a ella supe que en los juicios españoles no se hace un speech final al jurado...Era muy real, con un trío protagonista que respiraba química por los cuatro costados. Yo anduve medio enamorado de Carmen Elías un tiempo, me parecía "La mujer de mi vida" y ahí enlazo con la miniserie de 7 episodios que dirigió Trueba. Estamos delante de una de las series más originales que se han hecho en este país. Imposible de encontar hoy en día, espero que eso se acabe pronto y podamos volver a verla. La serie narraba en cada episodio una historia distinta. Tan sólo tenían en común el hecho de encontrar una mujer singular que hacía dar un giro de 180º en la vida del protagonista. Los títulos de créditos finales son ya un clásico de la televisión, la canción creada originalmente por Suburbano, pero cantada por hombres españoles de la época (bastante normales, hay que decir) incluyendo al Gran Wyoming y a Nancho Novo. Enorme.



Después se han hecho grandes series. Pero el hecho de alargarlas hasta el infinito, tanto en episodio como en temporadas, han hecho que pierdan fuelle. Yo sí creo que la versión "Friends" española, era muy buena. Estoy hablando de "Siete vidas", claro. Y también su spin-off, "Aída". Pero creo que el hecho no haber sabido parar a tiempo ha sido su perdición. También me pasó lo mismo con "Aquí no hay quien viva", que debía haber durado la mitad de las temporadas. Pero también series más serias, Policías, en el corazón de la calle (2000) fue muy original en el tratamiento de las escenas de acción y en su estética. Pero acabó consumida por esa enfermedad de la tele española, que es la de matar la gallina de los huevos de oro. Lo mismo se puede decir de la "competencia", es decir El comisario (1999) que terminó siendo una insufrible parodia de sí misma.
De las últimas me quedo con Acusados (2008). A pesar de ser un remake (encubierto o no) de Damages, creo que es bastante respetable. Con buenas interpretaciones, tramas y producción. Sinceramente me parece de lo mejor que he visto, o al menos de lo que menos vergüenza ajena me ha producido, cosa que no puedo decir de otras series que pululan por la pequeña pantalla española.


Concluyendo. Creo que en España hay buenos mimbres para hacer grandes series. No estamos hablando de hacer Battlestar Galactica (aunque quién sabe, si Alex de la Iglesia decide hacer una "Acción Mutante" en serie...), pero sí el poder contar una buena historia, que eso es lo que nos gusta. Hay buenos realizadores, hay buenos actores, hay medios...pero ¿hay productores y programadores que aguanten las bajas audiencias que una serie del tipo clásico tendría? ¿Hay espectadores capaces de premiar una buena serie? No creo, fijaos el poco éxito que tienen las buenas series americanas. ¿Por qué pecan siempre de los mismos errores? ¿Por qué ese batiburrillo de ideas que no llevan a buen puerto? ¿Por qué hacer veinte temporadas de algo?El espectador español quiere algo cercano, pero que no le deje poso, algo light, algo fácil de digerir. Las series españolas funcionan, somos fieles a los seriales sean estos buenos o no. El caso de "Los Serrano" es bastante claro. Un éxito internacional bastante destacable, para una serie que perdió fuelle de una manera tremenda, llevando sus argumentos a auténticas estupideces y con personajes tan manieristas que daba auténtico rubor ver un episodio. Sin embargo, sus seguidores se contaban por millones. Algo malo tendremos. Así los productores españoles no quieren ni oír hablar de innovación. Ahora he visto que quieren hacer un remake de "Las chicas de oro"....creo firmemente que sólo hay una Sophia Petrillo y vive en Miami...en qué líos nos metemos....

7 comentarios:

Antò Pièveloce dijo...

No es posible, pero en el vídeo de "La mujer de tu vida"...¿no es Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria el que aparece en el minuto 1:08? Ya sé que es poco probable, pero el parecido físico es innegable.

Ana dijo...

Guaaaaaa, fuera aparte de que la canción es para dar gracias de no haber participado en ella... sísisisisi, si no es él es su hermano gemelo. Y Nancho Novo con greñas y jersey de punto hecho por los indios mochilones es puarrrrrj.
Y completamente de acuerdo con todo lo que anteriormente has dicho, con la diferencia de que no he visto ni una ínfima parte de todas las series que has visto tú.

Antò Pièveloce dijo...

Ay...pues yo me acuerdo cuando veía la serie de jovenzuelo adolescente que me molaba la canción, de hecho me hubiera encantado participar, justo al lado del señor de perilla que me daba buen rollo. Aunque no hayas visto ninguna, seguro que has visto como está el percal ahora...el otro día estuve viendo un episodio de Física y Química, y me pareció malérrimo malérrimo malérrimo. ¡Y ésta es la serie que triunfa! Pero da igual, gente de pensamientos tan elevados como nosotros no necesitamos la caja tonta...
P.D. Felicidades por tu super C1, ya me pondré en contacto contigo porque estoy interesado en seguirte los pasos para el C1 o el C2, ya veremos.

Ana dijo...

Pero cómo, con toda tu capacity and ability in English no tienes los tituloides??? pero si me das cien mil vueltas... en diciembre hay convocatoria en Burgos y además dicen que es más fácil de aprobar que la de junio (por aquello de que se presenta mucha menos gente) aunque a tí te sobra.
Y me he negado a ver FoQ, antes prefiero echarme sal en una herida. De hecho el otro día al leer tu post estuve pensando en alguna serie española que me mole actualmente y no la hay. Qué triste.

Dani dijo...

Es la leche pero leyendo tu repaso a las series de antaño (muchas de ellas las recuerdo y todas las conozco pero, lo reconozco, me faltan 3 ó 4 años para recordarlas más) parece claro que TVE antes en este aspecto sí hacía como hace la BBC, pero parece que con el tiempo y el tratar de competir con las privadas, se les fue. De todos modos, aunque pecan de algunos de los errores de todas, creo que siguen haciendo series de calidad actualmente, aunque a mí no me lleguen a interesar. Pero éso es culpa mía, no suya.

Habrá muchos que digan que no veo series españolas porque son españolas y soy una especie de snob pero, madre mía, he intentado ver muchas de estas series, algunas me las he tragado obligado y otras se veían bien en grupo echando piropos a las mozas que salían, pero nunca me han enganchado ni me han llegado a interesar tanto como las americanas. Allí, cada día que pasa, se toman más en serio la televisión y no hay más que ver sus series, especialmente en el cable, de los últimos 5 años o así.

Un abrazo.

P.D.: me encantan estas conversaciones/debates/interacciones 2.0 :P

Antò Pièveloce dijo...

la BBC era un referente para todas las televisones europeas, creo yo. Y más para la española. Al principio se hicieron cosas muy serias, pero conforme íbamos cambiando pues TVE también.
Yo sí creo que las cadenas privadas están fijándose en la HBO o alguna otra para sus series, pero tampoco pueden tirar la casa por la ventana cuando el producto que van a vender nunca va a tener una repercusión más allá de lo local. Prácticamente cualquier serie americana se vende al extranjero, algunas con mucho éxito, otras con menos...¿cuántas españolas? Pocas pocas pocas...y desde luego no para emitirlas en prime time.

P.D. Vivan las interacciones 2.0 pues!

Dani dijo...

No, desde luego, pero fíjate también en que ¿cuántas series muy buenas americanas en España pasan sin pena ni gloria? MUCHAS. A veces es por culpa de las cadenas, a veces de los espectadores. Somos asín.