Miopes

Miopes

viernes, 11 de junio de 2010

Kasey Chambers


Descubrí a Kasey Chambers allás por el 2002 cuando vivía en Irlanda. Allí compraba un par de revistas muy conocidas llamadas  Mojo y Uncut, de gran prestigio ambas, aunque habrá muchos que opinen que si no tienes barba y camisa de leñador, nunca podrás tener una buena crítica de tu disco.



  En fin, el caso es que compré un día la Uncut en cuestión y entre las críticas leí una sobre una cantautora australiana emergente llamada Kasey Chambers, que promocionaba su disco del 2001 Barricades & Brickwalls. Yo me lo compré inmediatamente, aún sin apenas saber nada de la tal Kasey. Ese disco me enganchó desde la primera escucha. Estaba bastante alejado de lo que solía escuchar por entonces, pero la voz de esta aussie, sus letras simples pero emocionantes y esa fuerza que pone hasta en las composiciones más simples me volvieron loco. Hay que decir que si queréis alguna etiqueta para esta mujer, ésa es la de country rock. Su voz, poco habitual en el mundo del pop-rock más cercano a nosotros,  siempre tiene ese timbre tan característico del country, pero queda totalmente incorporado a unas melodías emocionantes.
  Volviendo a Barricades & Brickwalls, aquel disco empezaba con la canción homónima. Recuerdo como sonó la primera vez que la oí, la voz aniñada de Kasey te desorientaba en un principio, para más tarde introducir unas guitarras más propias de un hard-rock. Después viene una de mis favoritas, "Not pretty enough", una canción preciosa, tierna, sencilla, íntima...una pequeña maravilla. Poco a poco se van abriendo otras pequeñas joyas, como la sugestiva "Nullabor song", dedicada a Nullabor Plain, una vasta zona bastante árida de Australia Occidental donde se crió Kasey. Desde entonces he seguido la carrera de esta chica con devoción.
  Hija de un cazador de zorros (supongo que en Australia los oficios no son exactamente los mismos que por aquí), de pequeña ya tuvo mucha relación con la música, de hecho su padre era un músico amateur (y muchas otras cosas más por lo que pone su biografía). Cuando era adolescente formó parte de la Dead Ringer Band, acompañada de varios miembros de su familia. Tuvieron cierto éxito en Australia, hasta que a finales de los 90, la joven Kasey se fue por su cuenta. Su primer disco salió en 1999, se llamó The Captain. Luego llegaron los premios, el reconocimiento fuera de Australia, sobre en Estados Unidos donde su estilo tiene más cabida, y en el Reino Unido. Por el resto de Europa, pues no viene mucho la verdad. En el 2004 apareció Wayward Angel, con canciones tan estupendas como "Pony", "Stronger" y, sobre todo, "More than ordinary" (mi favorita). En el 2006, Kasey publicó Carnival, cuya tema inicial "Colour of a carnival" es de los que te enganchan a la primera escucha, otra obra maestra. Y finalmente, en el 2008, salió Rattlin' bones, su disco más folk (no quiero decir country porque yo lo metería más cercano al bluegrass o incluso a ciertas músicas más cercanas a lo que entedemos como música celta). Este disco lo hizo con Shane Nicholson, su pareja actual tanto artísica como sentimental, con la que tuvo un hijo en el 2006.
    En el 2009, Kasey sacó un disco y un libro para niños llamado "Little Kasey and the Lost Music", donde aparece prácticamente toda su familia, e incluso su primer hijo Talon, de tan solo siete años. De momento no hay noticias sobre un nuevo disco en solitario, pero sus conciertos y proyectos paralelos se suceden, aunque siempre en los límites (enormes) de su Australia natal.

En internet podéis ver varios videos musicales y actuaciones en directo. Ésta es una canción que gusta especialmente, "A million tears". Supongo que Kasey no será del gusto de todos, pero si os acercáis a sus discos, dadle una oportunidad, porque merece la pena.


P.D. Si buscáis información sobre Kasey, aparte de su página web, podéis echar un vistazo al blog de Camarillo Brillo. Allí encontraréis una entrada dedicada a Kasey con un link donde poder descargar un montón de su material.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, con los comentarios hacia Kasey Chambers. Tropecé accidentalmente con The Captain en el sound track de The Sopranos... Y fuí cautivado por esa vocecita y las letras que motivan a continuar escuchándola interminablemente, hasta su total acostumbramiento. Fue amor a la primera nota.

Antò dijo...

Me alegro que te haya gustado. No recordaba yo su aparición en ls banda sonora de los Soprano...me alegro aún más entonces. La sigo escuchando muchísimo, me relaja esa voz tan especial que tiene. Son letras tranquilas, tiernas pero que no tienden a la estupidez supina de otras. Ha sacado nuevo disco "Little bird", no hay que perdérselo. Un saludo!